¿Están el Cristianismo y la Ciencia en Guerra?

Tiempo de lectura: 12 min

Supongo que Dios está totalmente de acuerdo con la ciencia.

Cada vez que veo una asombrosa puesta de sol, o la actividad del flujo y reflujo en una playa, o el nacimiento de una nueva vida, estoy completamente convencido de que Dios, el Creador, existe. Porque cada una de estas imágenes es simplemente alucinante en su intrincada precisión y belleza. Dios habló, dice la Biblia, y apareció la creación. Los escépticos tienen dificultad con esto. Uno de ellos, de hecho, preguntó: Si eso es cierto, ¿por qué Dios no escribe ‘Jesús salva’ en la luna?” (Página en inglés)

Un área importante de la vida que crea un conflicto intenso es el debate entre la ciencia y la religión. 

Gracias en gran parte a los medios de comunicación, muchos de nosotros creemos que la ciencia y la religión están en guerra. La creencia de que el cristianismo aparentemente se opone a la ciencia moderna es, de hecho, una de las principales razones que citan los jóvenes para abandonar la Iglesia. Pero, ¿es correcta esta idea? ¿De dónde vino? Al presidente de la Universidad de Cornell, Andrew Dickson White, a fines de la década de 1890, se le atribuye en gran medida la invención y propagación de la idea de que la ciencia y la religión son adversarios en la búsqueda de la verdad. En su libro [A History of the Warfare of Science With Theology in Christendom], Una Historia de la Guerra entre la Ciencia con la Teología en la Cristiandad, White presentó a los cristianos como fanáticos que se aferraban a las afirmaciones bíblicas de que la tierra era plana. Curiosamente, White admitió más tarde que escribió el libro simplemente para vengarse de los cristianos que critican sus planes para Cornell.

Christianity science war

¿Ciencia vs. Dios?

La realidad de hoy: muchos científicos refutan la afirmación de que la ciencia es enemiga de Dios. Un estudio del 2014, por ejemplo, destacado en un artículo de Christianity Today, encontró que 2 millones de científicos estadounidenses se identifican a sí mismos como cristianos evangélicos. Si reunieras a todos estos científicos, agrega el artículo, podrían poblar la ciudad de Houston, Texas.

La mayoría de los pioneros científicos, incluidos Isaac Newton (1642-1727), Louis Pasteur (1822-1895), Francis Bacon (1561-1626) y Max Planck (1858-1947), se dedicaron intensamente a la ciencia debido a su creencia en Dios. Ciertamente, algunos cristianos se resisten a la ciencia. Dios, dicen, creó el mundo en seis días, y decir lo contrario es francamente blasfemo.

Pero el verdadero conflicto no es entre el teísmo y la ciencia. Está entre la ciencia y el naturalismo, que dice que el mundo es el producto de un proceso ciego, sin propósito y sin guía.

Explicación convincente

Nadie cree realmente que tuvo lugar un proceso no guiado, porque lo contrario está claramente a la vista en todo momento. Nuestro mundo está intrincadamente entrelazado. Y los descubrimientos en astronomía y física han demostrado, más allá de toda duda razonable, que nuestro universo tuvo un comienzo definido. Los científicos de hoy admiten que este comienzo apunta lógicamente a un Principiante.

Las leyes de la física que gobiernan el universo están exquisitamente afinadas para el surgimiento y el sustento de la vida humana. Los más mínimos cambios en cualquier número de constantes físicas harían inhóspito nuestro universo. La explicación más convincente y confiable de por qué el universo está afinado con tanta precisión es que una mente inteligente lo hizo de esa manera. La gran cantidad de información (incluido el ADN) contenida en los organismos vivos apunta a un Dador de información.

Pero así como los creacionistas se niegan a creer que la tierra tiene millones de años, muchos científicos se niegan a reconocer la posibilidad de que Dios sea la fuente de la creación. El escritor Matthew Tingblad, en su entrada de blog sobre el tema de la ciencia y Dios, menciona a Richard Lewontin, un renombrado genetista y biólogo evolutivo que “admitió que algunas de las cosas que proponen sobre la evolución son absurdas, pero dijo que debemos aceptar estas absurdidades, porque ‘ no podemos permitir que un Pie Divino entre por la puerta”’. Agrega Tingblad, “David Berlinski, que es un filósofo secular, defendió a los teístas en este punto, diciendo: ‘Si uno se ve obligado a aceptar absurdos por temor a un Pie Divino, imagínese qué prodigios de esfuerzo se requerirían si el resto del Torso Divino se encontrara encajado en la puerta demanding exigiendo que lo dejen entrar?’”

“No podemos permitirlo” suena como palabras de pelea, por seguro. Pero al igual que fue el caso de Josh, tener una mente abierta permite que la verdad se arraigue. ¿La opinión del ateo convertido en creyente Lee Strobel? “Una entidad inteligente ha explicado literalmente Su existencia a través de las cuatro letras químicas del código genético. Es casi como si el Creador autografiara cada célula. “Si bien Dios no ha proporcionado un conocimiento exhaustivo de Su existencia, ha dado suficiente conocimiento para aquellos con una mente y un corazón abiertos. Pregúntale a cualquier persona que haya presenciado o recibido un milagro si Dios existe, y escucharás un rotundo: “¡Sí!”


Usando nuestro cerebro para razonar

Todos reconocemos que nuestra creencia o incredulidad tiene más que ver con la psicología que con el argumento racional. Jesús nos dice que amemos a Dios con todo nuestro corazón, alma, fuerza y ​​mente (Marcos 12:30). Entonces, claramente, Jesús quería que las personas razonen la verdad de sus afirmaciones, para que puedan comprometerse completamente a buscarlo. Cuando Jesús y los apóstoles llamaron a una persona a ejercer la fe, no fue una “fe ciega”, sino una fe intelectual, basada en el historial de Jesús de realizar milagros increíbles. Tú y yo podemos creer, con fe inquebrantable, tanto por las acciones históricamente confirmadas de Jesús como la “huella divina” de Dios que nos rodea.

Dice David Horner, profesor de filosofía, “La fe y la razón son amigas y compañeras. Van juntas. Se necesitan mutuamente y no pueden florecer o incluso sobrevivir separadas. … Confiar y comprometerse con lo que tiene buenas razones para pensar que es verdadero y digno de confianza, en aquellos casos en que hacerlo sea apropiado o inevitable, es lo más razonable que puedes hacer”.

Agrega Berlinski: ¿Alguien ha proporcionado una prueba de la inexistencia de Dios? Ni siquiera cerca. ¿Han explicado las ciencias por qué nuestro universo parece estar ajustado para permitir la existencia de vida? Ni siquiera cerca. ¿Hay algo en las ciencias o en su filosofía que justifique la afirmación de que la creencia religiosa es irracional? Ni siquiera se le aproxima.

Creo plenamente que Dios está más que de acuerdo con nuestra exploración y avances científicos, porque cuanto más aprendemos, más gritan las diminutas complejidades de la vida: “¡Proceso útil, guiado y significativo!” Me gusta cómo lo expresa el autor y profesor de biología Kenneth Miller: “Aquellos que le piden a la ciencia un argumento final, una prueba definitiva, una posición incuestionable desde la cual se pueda decidir el tema de Dios, siempre se sentirán decepcionados. Como científico, no reclamo nuevas pruebas, ni datos revolucionarios, ni una visión asombrosa de la naturaleza que pueda inclinar la balanza en una dirección u otra. Pero sí afirmo que para un creyente, incluso en el sentido más tradicional, la biología evolutiva no es en absoluto el obstáculo que a menudo creemos que es. En muchos aspectos, la evolución es la clave para entender nuestra relación con Dios”.

¿Argumento de la bala de plata?

Dicho esto, en nuestro mundo posmoderno es muy fácil ser persuadido de creer que Dios es un mito. Una gran cantidad de información errónea está disponible con unos pocos clics; una persona que busque información que cuestione la verdad del cristianismo la encontrará fácilmente. Toma las ideas de Darwin sobre la evolución, por ejemplo. Si escuchamos a los medios de comunicación, los ateos y algunos científicos, la teoría es un trato probado. ¿En serio? No. La comunidad científica moderna ha reconocido durante mucho tiempo que muchas de las afirmaciones de Darwin son completamente erróneas; sin embargo, los libros de texto escolares y otras fuentes continúan posicionándolas como “verdad”. La comunidad científica está totalmente comprometida con estas y, por lo general, ven con menor estima a los científicos que no tienen problemas para ver la compatibilidad de la ciencia y lo sagrado.

¿Por qué? Porque Dios, como creador, iniciador y dador de vida, es absurdo para aquellos que se niegan a reconocer a Dios.

Dice Miller, en su libro Finding Darwin’s God: A Scientist’s Search for Common Ground Between God and Evolution [Encontrar al Dios de Darwin: La Búsqueda de un Terreno Común entre Dios y la Evolución por Parte de un Científico], “La evolución desplazó al Creador de su posición central como la explicación principal de todos los aspectos del mundo viviente. Al hacerlo, Darwin prestó ayuda intelectual y consuelo a los antirreligiosos de todo el mundo”.

Agrega Rodney Stark, distinguido profesor de ciencias sociales en la Universidad de Baylor: “Desde Thomas Hobbes hasta Carl Sagan y Richard Dawkins, las afirmaciones falsas sobre la religión y la ciencia se han utilizado como armas en la batalla para ‘liberar’ la mente humana de los ‘grilletes’. de la fe.’ … Sostengo que no solo no existe un conflicto heredado entre la religión y la ciencia, sino que la teología cristiana fue esencial para el surgimiento de la ciencia”.

Desafortunadamente, no existe un método milagroso que pruebe el cristianismo; no hay un solo argumento que pueda obligar a una persona a creer. Pero si no podemos ofrecer evidencia “innegable” de que Dios existe, especialmente a las personas a las que se les ha enseñado repetidamente que solo la ciencia puede probar la verdad, ¿deberíamos tomarnos el tiempo para hablarles acerca de Jesús?

No contarle a la gente acerca de Jesús, cuando nuestra gratitud por Su sacrificio y amor diario debería estar fuera de los límites, es vivir sin autenticidad y sin verdadera compasión por las personas. “Pero no quiero iniciar una discusión”, podrías decir. “O simplemente es demasiado difícil mencionar la religión, y todos dicen que no hables de eso en estos días”. ¿La manera fácil de “hablar” sobre religión? Vive como un cristiano comprometido. Si “haces lo que predicas”, eventualmente se te darán oportunidades para hablar de Jesús.

¿Quién sabe? Dios puede haber estado trabajando en el corazón de una persona por un tiempo, y *ahora* es el momento en que Dios te ha escogido para iniciar una conversación acerca de Cristo. Simplemente tienes que estar dispuesto a empujar suavemente la puerta cuando sientas que Dios la abre.

Dice Benjamin Warfield: “No estamos argumentando absurdamente que la apologética tiene en sí misma el poder de convertir a un hombre en cristiano o de conquistar el mundo para Cristo. Sólo el Espíritu de Vida puede comunicar vida a un alma muerta, o puede condenar al mundo con respecto al pecado, la justicia y el juicio. … Pero estamos argumentando que la fe es, en todos los ejercicios por igual, una forma de convicción y, por lo tanto, está necesariamente fundamentada en la evidencia”.


El regalo para toda la humanidad

La verdadera fe requiere confianza. La confianza con Dios requiere relación. La relación con Dios comienza cuando aceptamos que lo necesitamos. Aunque algunas iglesias hacen que las personas sirvan sin cuestionar para ser “lo suficientemente buenos” para unirsen al club, pero todo lo que Dios requiere de nosotros es un corazón humilde. Incluso cuando estropeamos nuestro caminar con más pecado. Él es rápido para perdonar cuando se lo pedimos. Eso, para mí, es lo más asombroso de la gracia de Dios: la ofrece libremente, a cada persona. Solo tenemos que aceptarla. #promesasdeDios

Señala el escritor cristiano Max Lucado, en su libro [The Gift for All People], El Don para Todas las Personas, pregunta: “¿A quién ofrece Dios su don? ¿ A los más brillantes? ¿La más bella o el más encantador? No. Su regalo es para todos nosotros: mendigos y banqueros, clérigos y empleados, jueces y conserjes. Todos los hijos de Dios. Y nos quiere tanto que nos aceptará en cualquier condición, “tal cual” se lee en la etiqueta de nuestros collares”.

Dios nos eligió a ti y a mí no porque nos necesite, sino porque nos quiere. Seamos, entonces, audazmente amables al compartir nuestro amor por Él con los demás, sin preocuparnos de tener las palabras “correctas” exactas para decir, o los hechos científicos “correctos” exactos. No entres en discusiones acaloradas sobre la evolución, el creacionismo o la datación por carbono, recordando esto:

la ciencia ahora tiene respuestas para muchas preguntas del “cómo”, pero simplemente no puede responder las preguntas del “por qué”: ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Qué es importante? ¿Qué es verdad? ¿Por qué estoy aquí?  ¡Los que conocemos a Cristo sabemos las respuestas! Mejora tus conocimientos de los avances científicos, ¿por qué no?, para que puedas tener conversaciones reflexivas y humildes con aquellos que creen que la ciencia refuta la existencia de Dios. Pero también mejora tu lectura de la Biblia y la oración. ¡Consigue tu testimonio, apologista!

 

Evidence book cover Apologists

Esta publicación de blog destaca el clásico de apologética recientemente revisado de Josh y Sean McDowell, Evidencia que Demanda un Veredicto. Estamos seguros de que este recurso completamente actualizado y ampliado será una herramienta eficaz de evangelización para ti y fortalecerá tu fe al responder las preguntas más difíciles que te hagan los escépticos. Se lo que sabes, porque es verdad. ¡Pero comparte esta verdad con AMOR!

 

Propaga el amor de Dios

Propaga el amor de Dios