Yo Soy El Que Soy: el Nombre Más Importante de Dios

Tiempo de lectura: 10 min

ELos nombres son significativos. Siempre es importante que alguien sepa tu nombre, y por eso todos intentamos recordarlo mejor. Conozco a mucha gente, y odio olvidarme y tener que decir: “¡Hola, tú!” o “¡Me alegro de verte, hombre!” Recordar un nombre es algo importante, y no sólo porque sea conveniente para llamar la atención de alguien. Un nombre es un revelador del carácter, como cuando alguien dice: “Oh, tiene un nombre muy bueno en la industria”. No se trata sólo de cómo se llama a alguien, sino de lo que es.

Lo mismo ocurre con Dios. La Biblia le llama por muchos nombres. Cada uno tiene una historia, y cada uno revela un aspecto diferente del carácter de Dios. En este post destaco el que puede ser el nombre más importante de Dios, que revela Su carácter amoroso. 

Yahvé: Yo Soy El Que Soy

El nombre más importante de Dios es Yahvé, que se traduce como “Yo soy el que soy”. Este nombre, con el que Dios se llamó a sí mismo, aparece con uno de los personajes bíblicos más conocidos, Moisés.

Quizá sepas que, siendo un bebé hebreo, Moisés se salvó del infanticidio que el faraón egipcio ordenó para frenar la población de israelitas, trabajadores esclavos de Egipto. Su madre lo mete en una cesta y lo hace flotar por el río Nilo, donde Moisés es encontrado por una de las hijas del faraón y criado como egipcio. De joven, Moisés conecta con su herencia israelí e intenta congraciarse con ellos matando a un egipcio que abusa de un esclavo hebreo. No funciona. Los israelitas actúan como si: “No te conocemos”. Y los egipcios se enfurecen por el asesinato. Así que Moisés huye y acaba en otro país, donde vive como pastor con su suegro, un sacerdote pagano. 

Un día, Moisés ve una zarza que arde, pero no se consume. Curioso, se acerca y Dios le habla. Dios le dice a Moisés que Él va a rescatar a los israelitas de siglos de esclavitud. Moisés dice: “Genial, gracias por avisarme. Me alegro de que lo hagas”. Entonces Dios le dice que va a utilizar a Moisés para hacerlo realidad. Moisés tiene algunas objeciones. Dice: “Si voy a los israelitas, van a decir: “¿Cuál es el nombre del Dios que os ha dicho esto? ¿Qué les digo?” Como Moisés creció como egipcio, era familiar con cientos de dioses. Entonces, ¿cuál es éste?

Dios le dice a Moisés: “Yahvé”. Yo Soy El Que Soy.


Yahvé: No es nuestro Build-A-Bear

A primera vista, Yahvé, soy el que soy, no parece revelar mucho. Pero el nombre sí lo hace.

En primer lugar, revela que Dios es un ser personal. No es sólo una fuerza, como en la Guerra de las Galaxias, “Que la fuerza te acompañe”. Esto es algo importante que hay que entender. La gente que no conoce a Jesús ve a Dios como una fuerza impersonal en el universo, y a menudo dirá cosas como: “El universo nos unió” o “Espero que el universo me guíe para tomar la mejor decisión”.

Esto suena bien, pero si lo piensas, una fuerza impersonal es una esperanza muy baja. No es diferente de la suerte ciega. Dios no es el universo; es el ser personal que siempre ha existido. Él creó el universo. Es una persona que desea una relación con Su creación, tú y yo, que es de lo que trata el cristianismo. 

En segundo lugar, el nombre nos dice que Dios es quien es al margen de nuestra opinión sobre quién es. Dios existe fuera de nuestra imaginación. No es lo que queremos que sea, o lo que tememos que sea. Él es Yahvé, independientemente de lo que pensemos de Él. Él es yo soy el que soy.

Cuando pensaba en esto, me vino a la mente una idea para el cumpleaños de mi nieta, que está a punto de cumplir dos años. Pensé en esos Build-A-Bears, y decidí entrar en Internet y construir un oso para ella. Pero Dios no es un Build-A-Bear. Es el Dios eterno que existe más allá de nuestra opinión sobre Él.

Él creó a los osos, y a ti y a mí. Así que nuestro trabajo es relacionarnos con Él, no hacerlo a Él a nuestra imagen. Cuando la gente dice: “Oh, mi Dios nunca haría eso”, o “Sólo puedo creer en un Dios que sólo hace X”, están actuando como si Dios fuera su Build-A-Bear. Pero no lo es.  Él es yo soy el que soy.


La Naturaleza inmutable de Yahvé

Dios elige ocho descriptores de Su esencia, que apuntan a un Dios que parece demasiado bueno para ser verdad. Estas palabras no describen LO QUE Dios hace, sino QUIEN es en su interior. Su esencia:

Compasivo
No tenemos que intentar encontrar a Dios en un buen día. No es temperamental; a veces es malo, otras veces es amable. Siempre es compasivo. La palabra hebrea está relacionada con la palabra que designa el vientre de una mujer, captando el tipo de emoción que siente una madre por el bebé que lleva. Dios está diciendo: “No soy una deidad distante que no se preocupa por ti. Cada gramo de Mi ser está dedicado a ti y se preocupa por ti”.

Misericordioso
Otro aspecto sólido y bueno del carácter de Dios, que nos permite saber que es mucho más generoso con nosotros de lo que podemos imaginar. No es tacaño ni estirado. Es dadivoso, sobre todo de lo que no merecemos.

Lento para enfadarse
Dios no tiene el dedo en el gatillo. Es paciente y nos da una cuerda muy larga. Eso es algo muy bueno, porque no duraríamos ni un segundo si Él fuera un impulsivo.

Desbordante de amor y siempre fiel
Lo que llena a Dios es el amor, y lo que encontrarás cuando te acerques a Él es un amor que desborda su dirección. Su amor no tiene límites; al igual que Su fidelidad, no se agotará. Vivimos en un mundo con muy poca lealtad y resistencia en las relaciones, pero Dios se queda con nosotros, y durará más que nuestras últimas insensateces.

Amor inquebrantable y comprometido
La palabra hebrea “jesed” es una de las más importantes de la Biblia, y Dios la utiliza todo el tiempo para describirse a sí mismo. Es un amor de alianza, como el matrimonio, basado en una promesa que Él nunca romperá. Es un compromiso irracional con otra persona, para hacer lo mejor y seguir con ella pase lo que pase.

Indulgente y justo
Dios es lento para enfadarse y rápido para perdonar. El no guarda rencor. No es pasivo-agresivo. Ni saca a relucir cosas del pasado. Pero también es justo, porque el amor exige justicia. Sin embargo, Su justicia no es una contradicción con Su amor. Su justicia y su misericordia se unen en la cruz de Jesús, donde Dios asumió nuestro merecido castigo, para eliminar la culpa de nuestro pecado. En la cruz, Su misericordia triunfa sobre la justicia. Él nos da gentilmente la opción de conocer Su justicia o Su misericordia.


Aquellos a los que Jesús ama

La naturaleza inmutable de Dios es fija; no podemos diseñar a Dios a la medida. Lo cual es bueno, porque Su amor por ti y por mí es mucho más grande de lo que podemos comprender. Incluso ahora, después de dos décadas de pastoreo, Dios sigue mostrándome que Él es mucho más de lo que imagino.

A principios de año me tomé un año sabático, que me resultó muy provechoso y me cambió la vida. Me embarqué en este periodo con algunas preguntas que quería plantear a Dios. Pero cuando intenté llevárselas a Él, lo que obtuve fue una sensación de ” Buenas preguntas, pero eso no me interesan en este momento. Preocupémonos de todo eso más tarde. Sólo quiero que conozcas mi corazón para ti en este momento”. Y eso es lo que ocurrió. Me sentí abrumado por el corazón de Dios, de una manera profunda que supera el conocimiento de los libros.

Así que ésta es mi esperanza para nosotros hoy: Que Dios nos permita experimentar profundamente Su carácter. Su amor.

No sé cómo ha moldeado tu pasado tu visión de Dios. Tal vez lo veas como una deidad distante que se sienta y observa tu sufrimiento sin preocuparse. Eso no es lo que Yo soy el que soy. Tal vez veas a Dios como un juez enfadado que sólo está esperando para darte tu merecido. Eso no es lo que es Yahvé. Si te preguntas qué siente Él por ti, la buena noticia es que no tienes que preguntárselo. Él te ama. Está a tu favor. Tiene compasión y misericordia y una fidelidad inquebrantable hacia ti. Y nada de lo que puedas hacer podrá cambiar eso. 

Me encanta cómo Juan, uno de los doce discípulos de Jesús, se refiere a sí mismo cuando se menciona en el libro del Nuevo Testamento, Juan. Juan nunca se refiere a sí mismo por su nombre ni en primera persona. En cambio, se llama a sí mismo “El que Jesús amaba”. Juan estaba tan abrumado por el amor de Dios hacia él, que esto se convirtió en su identidad. Nosotros también podemos convertirla en nuestra identidad.

El apóstol Pablo ofrece una oración en el libro de Efesios del Nuevo Testamento por sus amigos de la iglesia que fundó en la ciudad de Éfeso. Esta oración se ha convertido en mi oración constante, por ti y por mí:

Por esta razón me arrodillo ante el Padre, de quien procede toda familia en el cielo y en la tierra. Le ruego que, de sus gloriosas riquezas, los fortalezca con poder mediante su Espíritu en vuestro interior, para que Cristo habite en vuestros corazones por medio de la fe. Y ruego que, arraigados y afianzados en el amor, tengáis el poder, junto con todo el pueblo santo del Señor, de comprender cuán ancho, largo, alto y profundo es el amor de Cristo, y de conocer este amor que supera el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios. A aquel que es capaz de hacer mucho más de lo que pedimos o imaginamos, según su poder que actúa en nosotros, a él sea la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén.


>> ¿Quién es Jesús? Descarga gratuita (Version en Inglés), Lee el primer capítulo del bestseller de Josh McDowell, Más que un Carpintero.

>> ¡Dios quiere una relación contigo! Haz clic aquí para saber más.


EL BLOGUERO INVITADO JEFF JONES ES EL PASTOR PRINCIPAL DE LA IGLESIA CHASE OAKS, CON SEDE EN PLANO, TEXAS. ESTE POST FORMA PARTE DE LA SERIE DE SERMONES DE JEFF, “NOMBRES DE DIOS: NUESTRA INVITACIÓN A CONOCER MEJOR A DIOS”. PUEDES VER LA SERIE DE SERMONES HACIENDO CLIC AQUÍ

Propaga el amor de Dios