¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

Vive en la luz: Mírate Como Dios te Mira

Tiempo de lectura: 7 min

Queridas amigas, en esta, la tercera publicación de blogs de nuestra serie que explora nuestra verdadera identidad, veremos si estás iluminando con la luz adecuada tu retrato, la imagen TUYA, que llevas en tu cabeza.

Como ya hemos señalado, tu VERDADERA identidad proviene de una sola fuente: la que Dios dice sobre ti.

En el Calvario, Dios declaró al cielo, al infierno y a toda la tierra que eres digna del regalo de Jesucristo, Su amado hijo. ¡Dios te ve como eternamente amable y eternamente valiosa! #FindelaHistoria

Entonces, ¿por qué muchas de nosotras vivimos como si no creyéramos que Dios nos ve dignas y encantadoras? Porque NO nos vemos nosotras mismas como lo hace Dios. Somos como cuadros colgados en una galería de arte con poca luz. Los contornos de nuestros marcos son visibles, pero es imposible distinguir los detalles de nuestros rasgos. Es decir, hasta que, la luz pura y veraz de Dios brille sobre nosotras. SÓLO entonces podremos vernos como los hermosos retratos que Dios ve, libres de las sombras de la culpa, la vergüenza y el desprecio por nosotros mismas.

Amigas, quiero vivir DIARIAMENTE en la verdad de la luz de Dios, no en en las sombras que me he impuesto. ¡¿Estás conmigo?!

Acechando en las sombras

Gran parte de la forma en que pensamos sobre nosotras mismas se formó durante nuestra primera infancia. Estas tres preguntas críticas pueden ayudarte a descubrir por qué es posible que todavía vivas como si no supieras que Dios te ve completamente amada y valorada:

1. ¿Cuánta luz de Dios había en tu hogar cuando eras niña?

¿Fueron tus padres y otros adultos importantes en tu vida creyentes? Si es así, ¿modelaron una relación amorosa con Jesucristo? ¿O era su “religión” una de reglas para imponer prohibiciones y culpa? Si fue esto último, no obtuviste una imagen real de quién es Dios o cómo te ve. Es posible que incluso hayas crecido viendo a Dios como un ogro exigente que estaba listo para abofetearte en el momento en que te salieras de la línea. Puede que hayas crecido pensando que tenías que ganarte el amor de Dios. Si es así, es probable que creas que tu valor está completamente en tu desempeño. Amigas, nunca podemos GANAR nuestro camino al cielo. ¡Gracias a Dios que no tenemos que hacerlo! ¡Ya tenemos acceso completo!

2. ¿Cuánta luz de Dios había en la cultura que te rodeaba?

Si el ambiente de tu niñez estuvo fuertemente influenciado por la apatía y / o antagonismo contra Dios, la Biblia y el cristianismo, definitivamente tienes una visión sesgada del valor que Dios ve en ti. Nuestra sociedad cada vez más secular ha pasado de creer que cada persona tiene un valor intrínseco a declarar que el valor de una persona está determinado por circunstancias y factores. Para algunos, un feto no deseado no tiene valor. Para otros, las personas con enfermedades mentales no tienen ningún valor. Para otros, la gente detrás de los muros de la prisión no tiene valor. Y para algunos, solo aquellos que alcanzan la fama y la fortuna tienen valor. La verdad: Dios te ve a TI como alguien increíblemente valioso, simplemente porque Él te creó.

3. ¿Cuánta luz de Dios vino a través de tus compañeros?

¿Con qué tipo de amigos salías cuando eras niña y adolescente? ¿Cómo ocupaban el tiempo tú y tus amigos de la universidad? ¿Estaban tus compañeros interesados ​​en ayudarte a avanzar en tu caminar con Jesús? ¿O te influenciaron para que lo hicieras a un lado? Si tus amigos vivían en la oscuridad, ellos ayudaron a bloquear la luz de Dios en tu vida. 

¿Sigues permitiendo que tus compañeros dicten cómo te sientes contigo misma? Seguiremos sintiéndonos disminuidas hasta que sintamos correctamente lo valiosas que somos para Dios. Chicas, podemos protestar por nuestra dignidad hasta que se nos ponga la cara azul, ¡pero NUNCA cambiaremos la opinión de Dios sobre el tema!#ÉlDicequeSomosloMáximo

Aceptando la luz

“De ninguna manera puede Dios amarme”, podrías estar pensando. “Él simplemente me soporta porque he aceptado a Jesús como mi salvador. Dios solo perdona mis pecados porque tiene que hacerlo, no porque quiera. Dios nunca me amará realmente. Tal vez cuando llegue al cielo, pero no ahora. Por ahora, solo me está aguantando”.

¡Oh! ¡No! ¡Dios nos QUIERE! Solo tenemos que mirar a Jesús para saber que esto es cierto. En cada encuentro que Jesús tuvo con la gente, Sus palabras y acciones repitieron un mensaje simple: ¡HE VENIDO PARA PROBAR EL VALOR QUE DIOS VE EN TI!

Amigas, en los días en que te sientas triste, como la chica de la foto de arriba, elige salir de las sombras y entrar en el amor incondicional de Dios. Clámalo. Créelo. ¡Vive valientemente como el hermoso retrato que Dios ya ve! ¡Borra tu visión nublada!

Nos vemos la semana que viene, cuando analicemos las 10 necesidades emocionales que atravesamos en la vida tratando de satisfacer. ¡¡No te pierdas esta publicación!


¡Un recorrido de 12 semanas sobre nuestra verdadera identidad personal!

Parte de comprender correctamente nuestra verdadera identidad personal requiere que sepamos cómo nos ve Dios. Como nuestro creador amoroso, Dios nos dice dos cosas: “Eres mi hija” y “Eres elegida”. ¿Sientes el corazón de Dios hacia ti? ¿Puedes poner en tu mente la verdad de que Dios estaba pensando en ti incluso antes de crear el mundo?

Deja que esa verdad se sumerja en la profundidad de tu corazón y tu mente. Puede tomar mucha determinación de tu parte, pero a medida que comiences a darte cuenta de lo valiosa que eres a los ojos de Dios, podrás romper las cadenas que te impiden aceptarte y amarte a ti misma. ¡Amigas, PODEMOS dejar la carga de lo que otras personas piensan y la opinión que tenemos para nosotras mismas!

Durante esta serie de blogs de 12 semanas, que publicaremos sobre identidad personal incluirémos una canción para recordarnos la verdad de cómo Dios nos ve.  Nuestra canción de esta semana es You Say por Lauren Daigle. Lauren tiene exactamente la razón cuando dices: me levantaras  cuando yo no pueda más. ¡Cuando no pertenezco, dices que soy tuya! ¡Acepta esta verdad para experimentar el verdadero gozo de ser TÚ!

See Yourself as God Sees You

See Yourself as God Sees You

Esta serie de blogs se basa en el libro de Josh, See Yourself as God Sees You.   ¡Adquiere tu copia en ESPAÑOL!

¡Es nuestra oración que durante esta serie llegues a reconocer y aceptar tu verdadera identidad personal! Pero si necesitas algo más específico,  envíanos una solicitud de oración a través de esta forma.

Propaga el amor de Dios