Una Investigación: ¿Jesús solo un Hombre?

Tiempo de lectura: 10 min

¿Jesús fue solo un hombre, o Dios?

Sin duda, Jesucristo ha sido la figura dominante en la historia de la cultura occidental durante casi veinte siglos. ¡Habla sobre poder mantenerse! Igualmente constante: el debate sobre quién es Él.

Casi todos los que han oído hablar de Jesús han desarrollado una opinión acerca de Él. Eso es de esperarse, ya que Él es la persona más famosa y controvertida en la historia mundial. ¿Fue Jesús solo un hombre o, como afirmó el mismo, Dios en forma humana?

 

 

La controversia acerca de Jesús se extiende a esta identidad central. Por un lado, los cristianos creen que Jesús es el Hijo divino de Dios, el cumplimiento de las antiguas profecías bíblicas, el Salvador prometido del mundo.

Los escépticos, por otro lado, afirman que Jesús no era divino ni pretendía serlo. Posiblemente fue un gran maestro, solo uno entre muchos que afirmaron poseer la verdad. Pero dicen que las afirmaciones de poder y autoridad de Jesús resultaron exageradas cuando los romanos clavaron su cuerpo en una cruz. Cualquiera que afirmara haber visto a Jesús vivo después, agregan, simplemente experimentó visiones inducidas por la pena.

Diablos, pasa solo cinco minutos leyendo cualquier libro publicado por un escéptico prominente, y es posible que te preguntes si algo de lo que crees acerca de Jesús contiene una pepita de verdad. Porque es tan fácil torcer la verdad. Pero las dudas son buenas, porque nos motivan a un estudio más profundo. Si vamos a llamarnos “seguidores de Cristo”, debemos tener una base sólida para hacerlo.

Entonces, ¿cuál es? ¿Jesús fue solo un hombre? ¿O fue Jesús en realidad Dios, como lo afirmó audazmente? 

Como Alister McGrath (Página en inglés), profesor de ciencias de la religión de Oxford: “El desafío que el testimonio del Nuevo Testamento de Jesús plantea a cada generación sucesiva no es tanto: ‘¿Qué enseñó Él?’ sino ‘¿Quién es Él? ¿Y cuál es Su trascendencia para nosotros hoy día?’”

Para responder a eso, necesitamos ver algunas de las elevadas afirmaciones que hizo Jesús, según lo registrado por los escritores del Nuevo Testamento.


~ Jesús reclama su deidad directamente ~

“¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?” Jesús dijo: “Yo soy. Y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Todopoderoso, y viniendo en las nubes del cielo”. Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras y dijo: “¿Qué más necesidad tenemos de testigos? ¡Has oído la blasfemia! ¿Qué opinas?” Y todos le condenaron a ser merecedor de muerte (Marcos 14:61-64).

En el juicio por Su vida, Jesús se dirigió al Sanedrín con palabras que sabía que encontrarían blasfemas. Eso es interesante, ¿verdad? Jesús no anduvo de puntillas alrededor del tema. Él les respondió directamente, usando referencias del Antiguo Testamento que sabía que ellos entenderían al instante.

El Evangelio de Juan registra que Jesús hizo esta afirmación en varias ocasiones. Una vez, cuando Jesús respondió: “Con toda seguridad,  os digo, antes que Abraham fuese, YO SOY”, los judíos tomaron piedras para tirárselas. La reacción de ellos dejó pocas dudas de que entendieron Su referencia como una afirmación de divinidad. Los judíos sabían que cualquiera que se atreviera a hacer esa afirmación era blasfemo y, según la ley de Moises, merecía la muerte.

Jesús afirmó también que Él era digno del mismo honor debido a Dios el Padre. E incluso que Dios no podría ser honrado si Jesús no fuera honrado. También afirmó que verlo a Él era ver a Dios. Eso habría volado las mentes de estos judíos. Según el autor y ministro William Barclay, “Para los griegos, Dios era característicamente El Invisible; los judíos lo consideraban como un artículo de fe que nadie había visto a Dios en ningún momento. …. Bien puede ser que para el mundo antiguo esto fuera lo más asombroso que Jesús haya dicho jamás”.

En el relato de Mateo del Sermón de Jesús en el Monte,  Jesús cita repetidamente la ley del Antiguo Testamento, pero luego afirma Su autoridad sobre ella. ¿Puedes imaginarte la escena? Las personas se agolpan alrededor de Jesús, probablemente atraídas por su voluntad y capacidad de sanar, y lo escuchan declarar con valentía que tiene una autoridad aún mayor que su respetada Ley Mosaica. Las palabras de Jesús fueron extraordinarias en una cultura judía que reverenciaba las enseñanzas de los profetas y patriarcas como sagradas. En al menos seis ocasiones (comúnmente conocidas como las antítesis), Jesús usa la fórmula: “Habéis oído que se dijo… pero yo os digo”. Al hacerlo, ¡Jesús estaba claramente contrastando Su superioridad con la tradición judía!

Si eso no les llamó la atención lo suficiente, Jesús fue aún más lejos: en realidad recibió adoración como Dios. Estos judíos sabían muy bien que las Escrituras emiten una advertencia persistente en contra de adorar a cualquier persona o cosa que no sea Dios mismo. El primero de los Diez Mandamientos, por ejemplo, establece claramente: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20:3). Es notable, entonces, encontrar que Jesús aceptó libremente la adoración. En ningún registro encontramos a Jesús impidiendo que la gente lo adore.

Dentro del contexto judío en el que operaban los primeros cristianos, era Dios y sólo Dios quien debía ser venerado. Así que imagina el obstáculo que les tomó a los judíos escuchar las afirmaciones de Jesús de ignorar las Escrituras y llamarlo “Señor”. Muchos lo hicieron mientras aún estaba vivo. Y convencido de Su deidad, el Nuevo Testamento nos dice que la iglesia primitiva continuó adorando a Jesús después de Su muerte y ascensión.


~ Jesús reclama su deidad indirectamente ~

Además de estas afirmaciones directas, Jesús hizo y dijo muchas otras cosas que implicaban su divinidad. Veamos algunos ejemplos:

Jesús perdonó los pecados. Los escribas judíos empapados en la Ley disintieron con esto. En Marcos 2 leemos que preguntaron: “¿Por qué habla este hombre así? ¡Está blasfemando! ¿Quién puede perdonar los pecados sino sólo Dios?” Conociendo las dudas de estos, Jesús declaró explícitamente que su autoridad para perdonar los pecados procedía de ser “el Hijo del hombre”.

Al llamarse a sí mismo el “Hijo del Hombre”, Jesús se refería a tres cosas: Su ministerio terrenal de venir con el poder divino para traer la salvación a los perdidos a través de Su último sacrificio (Mateo 8:19-20; 9:6; 11:19; Lucas 19:9-10; Lucas 22:47-48); Su advertencia a los discípulos acerca de Su muerte inminente (Mateo 12:40; 17: 9,22; 20:18); y Su Segunda Venida como juez glorioso de toda la humanidad (Mateo 13:41; 24:27,30; 25:31, Lucas 18:8; 21:36).

Jesús afirmó ser “vida”. En Juan 14:6 Jesús dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. No dijo que sabía estas cosas, sino que Él era estas. En Juan 11:25 Él dice: “Yo soy la resurrección y la vida”. Merrill Tenney, profesor de Nuevo Testamento y Griego, lo resume de esta manera: “Se declaró a Sí mismo la llave final de todos los misterios”.

Jesús afirmó que Dios le dio autoridad suprema. Los discípulos, que habían visto a Jesús caminar sobre el agua y decirle a las olas enojadas que le dieran un descanso, probablemente con entusiasmo se inclinaron asintiendo. Aquellos atraídos por Jesús probablemente sintieron un salto de esperanza en sus corazones. Pero cualquier mofador o se reía o se molestaba bastante con este tipo que atrae a la multitud de ese pueblito, Nazaret.

En Juan 5:22 y 5:27 Jesús declara que el Padre “ha dado todo juicio al Hijo”. Al final del Evangelio de Mateo, Jesús reúne a un grupo de Sus discípulos en una montaña de Galilea para pronunciar unas palabras finales, a las que los eruditos ahora se refieren como la “Gran Comisión”. Jesús comienza con una declaración contundente: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18). Jesús esta directamente diciéndole a sus discípulos que Él  comparte el asiento del trono de Dios, una posición que lo coloca sobre todo el universo.

Jesús afirmó que Él ya existía, que existía conscientemente antes de Su vida en la tierra, y que estaba consciente de ello durante esa vida. En Juan 17:5, Jesús dice: “Y ahora, oh Padre, glorifícame junto contigo mismo, con la gloria que tuve contigo antes que el mundo existiera”. En Juan 6:38, Jesús dice: “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió”. Declaraciones similares abundan en los Evangelios y las Epístolas del Nuevo Testamento.

Jesús afirmó ser el “Hijo de Dios”. El teólogo Michael Green escribe que Jesús “afirmó que tenía una relación con Dios que nadie había afirmado antes. Aparece en la palabra aramea Abba (padre) que tanto le gustaba usar, especialmente en la oración”. Agrega Green, “Es la palabra familiar de intimidad más cercana. Por eso diferenció entre su propia relación con Dios como Padre y la de los demás personas”.

Ni siquiera el rey David, autor de la mayor parte de los Salmos y conocido por su cercanía a Dios, oraba en términos tan íntimos. El teólogo británico George Beasley-Murray observó: “Sigue siendo cierto que Jesús es el único en Su uso constante de este modo de dirigirse en Sus oraciones a Dios”. Maire Byrne, profesora de Estudios Bíblicos y Antiguo Testamento de Millowtown, concluye: “En las oraciones judías se encuentran muchas formas de dirigirse a Dios como Padre, pero no Abba. Por lo tanto, la elección de esta forma de dirigirse por parte de Jesús es sorprendente”.


~ ¿Jesús solo un hombre? ~

Comenzamos esta publicación con la pregunta, “¿Quién es Jesús?” Luego miramos las escrituras del Nuevo Testamento para ver quién Jesús afirmó ser.

Lo que sabemos hasta ahora es que el Nuevo Testamento dice consistentemente que Jesús afirmó ser igual a Dios, empoderado con las características únicas de Dios (soberanía, juicio, autoridad divina, perdón de pecados y preexistencia), y por lo tanto digno de veneración.

Los escépticos, por supuesto, no están de acuerdo. Algunos afirman que ni siquiera existió su ciudad natal de Nazaret, aunque los arqueólogos han localizado y fechado una casa de la época de Jesús.

Los escépticos afirman lo contrario, pero existe demasiada evidencia para dudar de que Jesús es quien dice ser. Que Dios abra nuestros corazones para verlo cada día más.


En nuestra próxima publicación de blog de esta serie, veremos esta pregunta: “¿Es Jesús el Señor, un mentiroso o un lunático?” ¡Hasta entonces!

 

Evidence book cover Apologists

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta publicación de blog destaca el clásico de apologética revisado de Josh y Sean McDowell, Evidencia que Demanda un Veredicto. Este recurso totalmente actualizado y ampliado es una herramienta eficaz de evangelismo que fortalecerá su fe al responder las preguntas más difíciles que le plantean los escépticos. Se lo que sabes, porque es verdad. Comparte la verdad en AMOR.

Si deseas comenzar desde la primera publicación de blog de esta serie, haz clic aquí: Apologética: ¿Disculparse por Creer en Dios?

Propaga el amor de Dios

Propaga el amor de Dios