¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

Tres Pasos Antes de Reclamar

Tiempo de lectura: 5 min

El advenimiento de las redes sociales le ha dado a cada persona un escenario y un micrófono para expresarse frente a una gran audiencia.

Esto nos ha dado la capacidad de hablar en contra de los prejuicios e injusticias raciales. ¡Ésto es una cosa buena! Los profetas del Antiguo Testamento expresaron repetidamente el encargo de Dios a Israel de cuidar a los marginados y ejercer justicia. Pero, ¿y si eso no es suficiente? ¿Nos llaman las Escrituras a hacer algo más que hablar en nombre de los demás?

>>> Reclamar es bueno, pero eso por sí solo no puede ser la solución a la injusticia en nuestro mundo.

Quizás, como yo, te has sentido frustrado por lo que puedes hacer para marcar una diferencia real en estos temas. Aparte de hablar en las redes sociales, sentí que otros pasos de acción eran demasiado grandes, demasiado inalcanzables para mí. No tenía el tiempo ni los recursos para lanzar por ejemplo, un movimiento o iniciar una organización benéfica. Pero desde entonces me he dado cuenta de que hay tres pasos bíblicos, efectivos y alcanzables que puedo aplicar en mi propia vida para abordar estos problemas. Me gustaría compartirlos contigo.


Speak out

Hacia la Plenitud blog #hurthealedwhole


Uno: Puedo orar a Dios por la curación

Como dice Filipenses 4: 6, “No te preocupes por nada, pero en cada situación, con oración y petición, con acción de gracias, presenta tus peticiones a Dios . “ En medio de un mundo caótico, es fácil olvidar que nuestro primer plan de acción es siempre dirigir nuestra atención a Aquel que sostiene el universo con la palabra de Su poder (Hebreos 1: 3).

Esto ayudará a calmar nuestras mentes y anclar nuestras almas en nuestro Dios inmutable, de modo que estemos mentalmente centrados para hablar. Pero, ante todo, oramos porque Dios responde a las oraciones de su pueblo, y solo Dios puede, en última instancia, lograr los cambios necesarios para sanar nuestra tierra.

   >>> Así que no es sólo reclamar, sino hablar con Dios.


Dos: Puedo examinar mi corazón

Tal vez hayas notado cuántos afirman que nuestra cultura tiene problemas, pero pocos admiten que los problemas comienzan con ellos. El pecado tiene una forma de cegarnos, especialmente cuando podemos escondernos bajo nuestras palabras que suenan morales. Entonces, antes de expresarnos sobre la injusticia, debemos unirnos a Dios y mirar hacia adentro para ver si alguno de estos problemas está enterrado en nosotros mismos. 

Este es el núcleo de la declaración de Jesús en Mateo 7: 3: ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? Si queremos ver un cambio en nuestro mundo, debemos comenzar por nosotros mismos. Invitamos a Dios a participar en este proceso porque Él nos conoce mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos. Solo Él tiene la gracia que necesitamos para perdonarnos a nosotros mismos y experimentar la transformación.

  >>> Así que no es sólo reclamar, sino hablar consigo mismo.


Tres: Puedo consolar a los lastimados

Este es un paso importante antes de expresarnos, porque es mejor hablar con nuestro caminar que con nuestro hablar. No te arrojes al rincón de un hipócrita con tu mensaje; deja que tu mensaje se base en tu vida. Con las botas en el suelo, haciendo el trabajo mundano pero necesario. Nuestro llamado como cristianos es preocuparnos por las cosas que le importan a Dios. Esto incluye a quienes sufren por discriminación racial, explotación sexual o cualquier problema que reduzca su dignidad irrevocable como portadores de la imagen de Dios. Este enfoque es profundamente relacional y requiere que establezcamos relaciones con personas diferentes a nosotros

 

Romanos 12:15 nos anima a “regocijarnos con los que se alegran, llorad con los que lloran”. Por ejemplo, cuando George Floyd fue asesinado, muchos sintieron mucho dolor, tanto dentro como fuera de la comunidad afroamericana. El dolor del racismo sigue siendo muy real para muchas personas. ¿Nos estamos registrando? ¿Estamos ofreciendo palabras de aliento y brindando consuelo? ¿Estamos apareciendo como las manos y los pies de Jesús?

    >>> Por lo tanto, no se trata solo de reclamar, sino de hablar pensando en los demás.


¡Tú y yo podemos hacer la diferencia!

En todo esto, nunca queremos perder de vista que el Evangelio de Jesucristo, la proclamación de Su muerte y resurrección para el perdón de los pecados, está en el centro de todo lo que defendemos. Pero dado que Dios repetidamente expresa su preocupación por los débiles, los heridos, los pobres y los marginados, vemos que esto también debe encontrar su lugar en la sangre vital de cada creyente.

>>> Reclama, exprésate, háblate a ti mismo, comunicate con los demás. Al hacer esto, damos pasos positivos hacia un cambio real en nosotros mismos y en el mundo.


Próximos Pasos:


MATTHEW TINGBLAD ES UN COMUNICADOR DEL MINISTERIO JOSH MCDOWELL CON UNA EDUCACIÓN SEMINARIA DE LA ESCUELA DE TEOLOGÍA TALBOT.

Propaga el amor de Dios