¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

Transformados por Nuestra Alabanza

Tiempo de lectura: 6 min

A medida que alabamos con canciones basadas en las Escrituras, crecemos en nuestro conocimiento de quién es Dios en realidad. Somos transformados con nuestras alabanzas.


Como estudiante de secundaria que asistía a las reuniones de un grupo juvenil lleno de luces brillantes, música fuerte y estudiantes emocionados, recuerdo claramente haber dado un paso atrás para considerar lo que estábamos cantando. A lo largo de mis años de escuela secundaria, comencé a darme cuenta de que, si bien muchas de mis canciones cristianas favoritas contenían una pizca de verdad bíblica, carecían de profundidad.

Yo sugeriría que la alabanza no se trata principalmente de cómo nos sentimos, sino de quién es Dios.

En su libro, Un corazón para Dios, el Dr. Sinclair Ferguson afirma que : “El fundamento de la adoración en el corazón no es emocional … es teológico”. Ferguson tiene razón; Si bien la adoración ciertamente debe involucrar nuestras emociones, nuestras emociones no son la base de nuestra adoración. Sin embargo, de alguna manera hemos comenzado a preocuparnos más por cómo nos hacen sentir las palabras que por lo que dicen de Él.

Cuando alabamos, estamos reconociendo la grandeza de Dios y nuestra pecaminosidad. Cuando elegimos cantar canciones con letras ricas y profundas, somos llevados a una mayor comprensión y amor por Dios. Somos cambiados por nuestras alabanzas.

Hacia la Plenitud blog #hurthealedwhole


3 formas en que nuestra alabanza nos transforma

Con demasiada frecuencia, venimos a la iglesia y cantamos en alabanza para sentir que Dios está presente … sin escuchar las palabras que estamos cantando. Cuando hacemos esto, podemos sentirnos bien en el momento, pero nos vamos y entramos en el resto de nuestra semana sin cambios.

Sin embargo, cuando escuchamos lo que dicen las letras de las canciones sobre quién es Dios, podemos llevar esas verdades con nosotros durante toda la semana. Nuestra alabanza nos cambia cuando nos lleva a amar a Dios por quien es Él.

La alabanza nos informa de nuestra visión de Dios

“Y es mi oración que tu amor abunde cada vez más, con conocimiento y todo discernimiento” (Filipenses 1: 9).

A medida que alabamos a Dios y declaramos verdades sobre su carácter, crecemos en nuestro conocimiento de quién es él. Tal como nos enseñan los sermones y los libros, las letras de las canciones son lecciones que se nos quedan grabadas en la cabeza. Nuestra visión de Dios está indudablemente moldeada por las palabras que cantamos sobre Él.


A medida que cantamos canciones arraigadas en las Escrituras, nuestra mente adquiere una idea más precisa de quién es Dios: el amoroso e increíble Creador del universo.


¿Por qué cantaríamos canciones que nos den una visión superficial de Dios, en lugar de esta profusa verdad?

La alabanza hace crecer nuestro afecto

Si, como yo, creciste yendo a un campamento de la iglesia, o has estado en un viaje misionero a corto, sabes que la “euforia espiritual” se desvanece rápidamente. Pero las canciones pueden tener un efecto duradero en nosotros, ya que seguimos recordando las letras.

En uno de sus sermones, el destacado pastor John Piper lo expresó sin rodeos cuando dijo: “Donde los sentimientos por Dios están muertos, la adoración está muerta”.

Nuestro afecto por Dios está motivado por nuestro conocimiento de Dios. No podemos alabarlo correctamente sin conocerlo. Es por eso que debemos cantar canciones que nos recuerden lo que enseña la Palabra de Dios. A medida que crezcas en tu comprensión de quién es Dios y cómo Su pueblo debe amarse los unos a los otros, tu amor por Dios se profundizará y crecerá.


A menudo, sacrificamos la integridad doctrinal por una experiencia emocional. La alabanza debe despertar sentimientos dentro de nosotros, pero el sentimiento no es principalmente lo que buscamos. Estamos detrás de Dios. Dios es la meta.


La alabanza une a la iglesia

Bob Kaufilin, en su popular libro de 2008, La adoración importa, escribió: “Cantar glorifica a Dios al expresar la unidad que disfrutamos a través del Evangelio”. Cuando los creyentes de diferentes clases socioeconómicas, generaciones y trasfondos se unen para cantar las verdades de las Escrituras, están unidos en torno a la fe histórica que comparten.

En 2015 estuve con varias docenas de personas en una iglesia bilingüe en el corazón de Panamá, el pequeño país que une América Central y Sur América. Mientras cantábamos al Señor en nuestros idiomas nativos, nos unimos no solo por los sentimientos que experimentamos, sino también por las verdades que declaramos. Dios puede hacer una obra poderosa a través de aquellos que cantan juntos sobre quién es Él y cómo ha transformado sus vidas.

La próxima vez que cantes tu canción de alabanza favorita, detente y considera la letra. ¿Las palabras le dirigen hacia una imagen precisa de Dios, como se presenta en las Escrituras? Nuestro objetivo debe ser exaltar y adorar a Dios, quien creó todo y a todos. Aquel que nos ha perdonado a pesar de nuestro pecado, mediante el sacrificio del Hijo que envió a morir por nosotros.

Espero que la próxima vez que cantes una canción de alabanza, tu amor por Dios crezca al considerar cuán maravilloso es Él en realidad. ¡Se cambiado por su adoración!


¡Alaba al Señor!

  • ¿Tienes una relación con Dios? Si no, ¡empieza aquí!
  • ¿Quieres recibir devociones diarias para pasar tiempo con Dios? Regístrate hoy para recibirlos en tu bandeja de entrada.
  • Te invitamos a leer el libro de Josh, Más que un Carpintero, More Than a Carpenter. Este breve clásico de la apologética examina la evidencia histórica sobre Jesús, Dios encarnado, quien es nuestro ancla de gozo y paz en este mundo loco.

Escrito por el bloguero invitado Cole Shiflet. Cole es estudiante de tercer año en la Universidad de Samford y estudia periodismo y comunicación de masas. Originario de Dallas, Texas, Cole se desempeña como director ejecutivo de Anchored Passion. Cole escribe regularmente para Radical.net  y Rooted Ministry. (Paginas en inglés)

Propaga el amor de Dios