¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

Las Malas y las Buenas Noticias sobre la Navidad

Tiempo de lectura: 3 min

¡En esta navidad, hay buenas y malas noticias!

Cualquier Navidad que gire en torno a Santa se reduce a esto: ¿estás en la lista buena o estás en la lista de los traviesos?

Si has sido bueno, califica para la buena lista, ¡y obtendrás la recompensa! Si has sido malo, terminas en la lista de traviesos y te lo pierdes.  Es importante que los padres ayuden a los niños a comprender que las decisiones tienen consecuencias, tanto buenas como malas, … aunque sin recurrir ante Papá Noel como fuente de autoridad moral [sonrisa].

Pero, cuando se trata de la VERDADERA razón de la navidad, hay buenas y malas noticias.

Primero, las malas noticias.

La Biblia nos dice, ¡que TODOS estamos en la lista de los traviesos!

¡Ay!

Jesús dijo, los pensamientos que tenemos son suficientes para saber y muestran que somos personas quebrantadas que viven en un mundo quebrantado. Hay un regalo supremo de Dios: una relación con Él que dura para siempre, pero está fuera de nuestro alcance, ya que nunca podremos ganarnos ni merecer el favor de Dios.

No ves esto en demasiadas tarjetas de Navidad.

Pero aquí están las buenas noticias que ponen la Navidad al revés, o debería decir el camino correcto.

La Biblia dice que Dios ama a todas las personas, a pesar de que estamos en la lista de traviesos, tanto que estuvo dispuesto a hacer lo que fuera necesario para sacarnos del problema.

En la clásica película navideña, Es una vida maravillosa, un hombre quebrantado clama a Dios cuando está agobiado por una deuda que no puede pagar, hasta que alguien más interviene y salva el día.

En la película, la historia tiene sentido porque era un buen hombre que se lo merecía.

En la verdadera historia de la navidad, que es SU historia, Dios vino a salvar a personas que no lo merecían. Jesús vivió entre nosotros. Murió por nosotros, para pagar por todo lo que debería separarnos de un Dios Santo. No tiene nada que ver con nuestra bondad, se trata de la gracia de Dios.

Eso es un regalo real, del tipo que no merecemos y no podemos permitirnos.

¡Y es por eso que este mensaje se celebra en todo el mundo!

Este es un regalo que puedes desenvolver esta Navidad. ¿Cómo? Pídele a Dios que te perdone, confía en Jesús que murió por ti y cree que resucitó para conquistar la muerte, ¡ofreciéndote una nueva vida que comienza hoy y dura para siempre!

¡Feliz Navidad!

Propaga el amor de Dios