¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

Rompiendo la Burbuja Cristiana

Tiempo de lectura: 5 min

Las universidades cristianas evangélicas privadas pueden ser peligrosas. Yo debería saberlo; estoy terminando mi último semestre en una de estas como estudiante de seminario.

No es que no me gusten. De hecho, estoy muy agradecido por la educación que he recibido en mi universidad. Aún más, ¡lo volvería a hacer todo de nuevo! Pero existe un riesgo involucrado cuando un cristiano elige seguir la ruta de la educación evangélica privada. Aquí, lo llamamos la “burbuja”.


Hacia la Plenitud blog #hurthealedwhole


La vida en mi burbuja cristiana

El significado de la “burbuja cristiana” no es difícil de reconocer. Los estudiantes que asisten a estas escuelas tienden a vivir en un mundo donde todos son cristianos, al menos nominalmente. Creamos esta sociedad utópica dentro de una burbuja y tenemos muy poco contacto con la gente del mundo exterior. Entonces un día me dí cuenta de esto durante mi segundo año.

Aquí estaba yo, estudiando en el seminario con un grupo de cristianos evangélicos. Trabajé en las afueras para un ministerio con un grupo de cristianos evangélicos. Iba a la iglesia todas las semanas con un grupo de cristianos evangélicos. Había estado viviendo en Los Ángeles por más de un año, ¡y todavía no conocía a una persona en la ciudad que no fuera cristiana! ¡¡Los Ángeles!!

No culpo a la universidad ni un momento. Esto fue mi culpa. Necesitaba darme cuenta de que una escuela privada no me iba a dar todo lo que necesitaba para vivir fielmente como cristiano. Después de todo, nuestro propósito en la tierra no es solo estudiar la Biblia y tener compañerismo con otros cristianos hasta que vayamos al cielo.

Dios nos ha llamado a hacer discípulos en todas partes (Mateo 28:19), a predicar la palabra en  temporada y fuera de temporada (2 Timoteo 4: 2). Jesús dijo que debemos ser la “sal” del mundo, y que no nos atrevamos a perder esa cualidad (Mateo 5:13). Continúa diciendo que debemos ser la “luz” del mundo, y sería una tontería mantener nuestra luz cubierta.

Existe la tentación de empaparnos de todo este conocimiento de Dios y guardarlo para nosotros. Existe la tentación de pensar que la vida dentro de nuestra bonita burbuja utópica es la vida cristiana. Pero esto está lejos de la verdad. Y para nosotros los estudiantes que asisten a escuelas cristianas privadas, debemos ser aún más intencionales acerca de nuestro llamado a vivir como embajadores en un mundo que no es nuestro hogar (2 Corintios 5:20).


Saliendo de mi burbuja

Una vez que me di cuenta de esto, me desesperé. Me sentí complacido internamente, pero bíblicamente sabía que necesitaba oportunidades para experimentar la comunidad con los no cristianos. Necesitaba crear un espacio en mi agenda para interactuar con personas fuera de mi burbuja cristiana.

Como estudiante de posgrado de tiempo completo con un trabajo de medio tiempo y como voluntario en mi iglesia, esto no fue fácil. Pero me conecté en el Internet y busqué grupos comunitarios en el área sur de Los Ángeles. Descubrí un sitio web llamado Meetup (Página en inglés), que conecta a las personas con las comunidades locales de todo el mundo. ¡Me sorprendió descubrir cuántas comunidades sociales diferentes existen en mi área a través de Meetup!

Terminé uniéndome a un grupo que se reunió para jugar juegos de mesa que dejaba explícito que es un espacio seguro para personas con atracción por personas del mismo sexo. Nunca he sido muy aficionado a los juegos de mesa, ni me atraen personas del mismo sexo, ¡así que esto sonó perfecto! ¡Gente que no era como yo! Es cierto que estaba nervioso el primer día que me reuní con ellos. Como eran amigables con las personas con atracción por el mismo sexo, ¿cómo responderían a un estudiante de seminario evangélico? Al final resultó que, ¡fueron muy acogedores!

Aprendí mucho sobre la atracción por personas del mismo sexo de estos miembros, lo que me ayudó a comprender su comunidad. Y disfruté construyendo amistades con ellos, aunque solo pude quedarme con el grupo por un par de meses, ya que los cambios en mi vida me alejaron. Me hubiera gustado tener más oportunidades para profundizar estas relaciones y eventualmente compartir mi fe de manera más explícita. Pero aun creo que Dios usó ese tiempo.

A veces podemos ser una luz simplemente compartiendo que somos cristianos y luego no actuar como si fuera nuestro trabajo arreglar a las personas que simplemente necesitan un amigo amoroso.


¿Necesitas reventar tu burbuja?

Muchos de ustedes pueden identificarse con estas burbujas cristianas en las que inevitablemente nos encontramos, incluso si no asisten a una escuela cristiana privada. Te animo a aventurarte más allá de tus burbujas a través de Meetup u otras aplicaciones sociales. ¿Cuáles son tus aficiones o intereses? Probablemente haya un grupo para estos cerca de donde vives. ¡Anímate a hacerlo! Conoce gente. A medida que lo haces, creo que Dios creará oportunidades para que les muestres a Cristo.

  • Lee cómo la burbuja se puede utilizar como fuerza positiva aquí.
  • Ready to get involved in your local community? You can create a Meetup account.
  • ¿Necesitas algunos consejos e ideas creativas para compartir tu fe? Mira mi publicación anterior (Página en inglés).
  • ¿Estás buscando una forma económica de regalar un libro sobre el cristianismo a tus amigos? Puede comprar el clásico de apologética de Josh, More Than a Carpenter, en un paquete de 6 o más en nuestra tienda en línea.

>>Me encantaría conocer tus pensamientos. ¡Comparte tus comentarios a continuación!


Matthew Tingblad es un comunicador en el Ministerio Josh McDowell con una educación de seminario de la Escuela de Teología Talbot.

Propaga el amor de Dios