¿Qué Haría Jesús “WWJD”, Durante Estos Tiempos Difíciles?

Tiempo de lectura: 8 min

¿”WWJD” Qué Haría Jesús?

Últimamente he escuchado a la gente decir, “2020 resultó ser un muy mal año.”

De acuerdo. Y no en un solo rincón del mundo, sino globalmente. La gente está cansada, preocupada y asustada. Entonces, tal vez sea hora de volver a visitar un acrónimo que alcanzó su punto máximo en popularidad entre los cristianos en la década de 1990: WWJD?  (Página en inglés), “What Would Jesus Do?”¿Qué haría Jesús?

La intención del acrónimo, que apareció en muchos productos, incluidas joyas, llaveros, cubiertas de libros, camisetas, calcomanías para carros, carpetas escolares y más, era recordar a los seguidores de Jesús que hicieran una pausa y meditaran antes de “hacer algo”. Saber por qué pensamos de la manera que lo hacemos y tomar las medidas que tomamos. Preguntarnos, ¿Qué haría Jesús? “WWJD”? para discernir las respuestas a preguntas triviales como (“¿Hojuelas de maíz o Cereal de fibra?”) no funciona tan bien. Pero nos ayuda a responder preguntas importantes y trascendentales, incluyendo la forma de responder a nuestro cansancio, preocupación y temores en torno a COVID-19 y el odio que alimenta el racismo.

¿Qué haría Jesús, “WWJD”? La Biblia nos da dos pasos de acción claros que nos ayudan a manejar la fatiga y la ansiedad, y a saber cómo amar a los demás.


Hacia la Plenitud blog #hurthealedwhole


Durante más de 50 años, el Ministerio de Josh McDowell ha llevado a los buscadores a un conocimiento más profundo de la verdad y el poder de Dios. Les ofrecemos nuestros conocimientos acumulados e investigaciones (Página en inglés), para ayudarlos a encontrar la verdad y el aliento para vivir una vida sana y completa en Cristo.


¿Qué haría Jesús … para resistir las presiones de la vida?

Si todavía se encontrara en Su cuerpo humano, es posible que Jesús apruebe el relajamiento  con velas de de olor, batidos de té verde y programas de televisión de aquellos que te hacen sentirse bien como Inspirado por un Ángel “Touched By an Angel”, La Casa de la Pradera “Little House on the Prairie” y Barrio del Sr. Rogers.

Pero en Su vida de polvo y burros y nada de tecnología, la Biblia nos dice que cuando Jesús necesitaba recargar, reabastecerse y renovarse, no recurrió a la televisión ni a ningún medio social, sino a Dios. Presta atención a esto: se quedó solo… en una tranquila soledad… con el Dador de la vida. Entonces para ser como Jesús, también debemos de desconectarnos y sintonizarnos con Dios sin interrupciones ni distracciones. 

Es popular en estos días que los cristianos “instalen un armario para la oración” en sus hogares u oficinas. No voy a mentir; la primera vez que escuché de un “armario de oración”, pensé que era una tontería. Pero, en realidad, lo que no me gusta del espacio que dedicas a las charlas con Dios, ya sea en un rincón de tu dormitorio o en un armario real. Especialmente si coloca este letrero para otros: “Así dice el Señor: ‘¡No interrumpirán!'”

Dios, solo, puede llenarnos de la verdadera esperanza, paz y calma que necesitamos desesperadamente. Es el único que tiene un control real sobre este mundo loco, y en el fondo lo sabemos. En Dios obtenemos la única relación en la que podemos descargar, compartir y confesar plenamente, y aún así ser 100 por ciento comprendidos y aceptados. ¡Asombrosa Gracia! Cuando descansamos en Su gracia, podemos escapar de la atracción de este mundo loco.

La vida moderna es tan acelerada que NECESITAMOS estas sesiones regulares de recarga uno a uno para aclarar nuestras mentes sobre lo que es realmente importante, para que vivamos vidas que lo honren. Pero admitamos que somos una sociedad súper incómoda con la quietud y el silencio. Una sociedad SUPER incómoda admitiendo y abordando los difíciles temas que hierven en nuestra sociedad actual.

Como vemos con tanta claridad en este momento, ignorar el odio no hace que desaparezca. Se pudre y crece, volviéndose violento. Para ser parte de la solución, Dios nos dice, repetidamente, que oremos. Para invitarlo a mover y purificar nuestros corazones y mentes, porque los humanos hacemos un trabajo muy poco convincente al amarnos, afirmarnos y apoyarnos unos a otros por nuestra cuenta. ¿Odiar a alguien por su color de piel? Absurdo.

Entiendo que la oración se siente DIFÍCIL. Y no solo porque requiere concentración y silencio, sino porque hemos sido entrenados para confiar en nuestra propia fuerza mientras intentamos mantener el ritmo mediante la multitarea. Nos estamos ahogando, y lo sabemos, así que corremos más rápido en la rueda de hámster, en lugar de deslizarnos hasta detenernos y mirar hacia arriba. ¿No reconocemos el gran amor y el poder ilimitado de Dios? Tu y yo DEBEMOS reunirnos regularmente con Dios en oración, si queremos amar bien y desinteresadamente, para corregir los errores que sanarán nuestro gran país. 

Como tú y yo, Jesús estaba increíblemente ocupado. Una vez que se corrió la voz de que Él era el hombre a quien acudir en busca de sanidad gratuita, las multitudes lo asediaban por todos lados. Enfrentado a las interminables necesidades de quienes lo buscaban, Jesús reconoció su gran necesidad de escabullirse para tener él “un tiempo con Dios” y así mantener sus prioridades en orden. Nosotros deberíamos hacer lo mismo.

La Biblia no nos dice que Jesús alguna vez se puso de mal humor (bueno está bien, hubo una vez que empujó las mesas de los vendedores del templo). Pero sí nos dice que se cansó. Y se llenó de miedo y ansiedad la noche antes de Su crucifixión, que la sangre se mezcló con el sudor de Su frente. En esos momentos de tristeza, Jesús no “perdió su religión”. Hizo lo contrario: se conectó con la única fuente que podía proporcionar la esperanza, la fuerza y ​​la paz que necesitaba desesperadamente para hacer lo que vino a hacer.

Jesús pudo mantenerse constante, porque fue constante en la búsqueda de Dios, quien lo calmó, lo llenó y lo dirigió.


¿Qué haría Jesús … para reflejar el amor de Dios?

Jesús no se desvió en su compromiso de honrar a Dios con sus palabras y acciones. Él basó su comportamiento en nuestros dos mayores mandamientos: Ama a Dios y ama  a los demás. Punto. No solo a las personas que queremos amar. Pero todos los que Dios ama … que son todos. Blancos. Negros. Altos. Bajos. Homosexuales. Heterosexuales. Ricos. Pobres. Capitalistas. Socialistas. Ateos. Seguidores de Cristo comprometidos. Todos.

Básicamente, debemos seguir la regla de oro: hacer con los demás lo que nos gustaría que nos hicieran a nosotros. No cuando nos apetece. Y no cuando es conveniente. Pero como nuestra opción predeterminada, la diana a la que debemos apuntar, con cada parte de nuestro corazón, alma, mente y fuerza.

¿Quiere que se calmen tus miedos? Calma los miedos de los demás. ¿Quieres experimentar la paz? Ofrece la paz de Jesús. ¿Quieres comprensión? Automáticamente busca comprender a los demás. Jesús nos recuerda que los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros. Sirve, donde puedas, cuando puedas y lo mejor que puedas. Sobre todo, AMA.

Permíteme ser franco: si tienes odio en tu corazón hacia otras personas debido a su color de piel u orientación sexual, definitivamente deberías preguntarte: “¿Que Haría Jesús ‘WWJD’ con mi odio?” Amigo, Él te diría que NO estás viviendo de acuerdo con la parte que nos dijo de “amarás a tu prójimo como a ti mismo” de Mateo 22.

¿Cuáles son algunos de los pasos que puedes tomar ahora mismo para mostrarle a Dios y a otros que admites que el racismo es totalmente inaceptable? Puedes informarte sobre la historia racial de nuestro país. Puedes entablar conversaciones amablemente con tus amigos que no sean blancos. Puede reconocer que los privilegios en este país SIEMPRE se han distribuido injustamente sobre la base del color. Y puedes ofrecer una mano amiga para que otros sobresalgan.

Aqui encontrará algunos enlaces realmente buenos para educarlo, para que se convierta activamente en ser parte de la solución para acabar con el racismo. Comienza con este sermón de Jeff Jones, el pastor principal de la iglesia Chase Oaks en Plano, Texas. Vea películas como Selma y este documental, que confirman dolorosamente el odio entre blancos y negros que es una parte imperdonable de la historia de nuestra nación. Mire todos las películas o documentales que pueda ver en Netflix y Prime sobre el tema. Lea libros de ficción y no ficción. Edúquese sobre la verdad, incluso si requiere cambios en tu vida que sean inconvenientes.

Solo Dios sabe lo que nos espera durante los meses restantes de 2021. Si produciremos esperanza y amor, o odio en el futuro. Tú y yo, a través de nuestra actitud, palabras y acciones, determinaremos cuál. ¿Qué haría JesúsWWJD”? #SeamosComoJesús


PRÓXIMOS PASOS:

  • ¿Quieres tener una relación con Jesús? Empieza aquí.
  • Lee nuestras publicaciones de la serie  Juntos en una Aventura. ¡Experimenta a Dios de una manera más profunda!
  • Te invitamos a leer el libro de Josh, More Than a Carpenter. Este breve clásico de la apologética examina la evidencia histórica de Jesús y el movimiento de amor que Él lanzó y que ha cambiado el mundo.

Sheri escribe y edita para Josh McDowell Ministry.

Propaga el amor de Dios