¿Qué es el Gozo del Señor? ¿Lo Podemos Tener?


Tiempo de lectura: 9 min

“El gozo del Señor es mi fortaleza”.

Si escucho que un cristiano ocasionalmente usa esta expresión, siempre lo noto, ya que no es una declaración que se dice a menudo. Ciertamente, ni cerca de la frecuencia con que decimos, “¡Dios es bueno!” o “Jesús nos ama”.

Creo que esto se debe a que los cristianos a menudo luchan con sentir gozo. Sabemos que debemos sentirlo, debido a Jesús, pero la vida es a menudo difícil. Al igual que Pedro, que solo caminó momentáneamente sobre el agua por invitación de Jesús, nos hundimos cuando desviamos nuestros ojos de Él hacia nuestros problemas.

Quizás la mayor parte del tiempo nos describe más acertadamente, “estresados”, “preocupados” y “temerosos”. Pero la Biblia dice que el “gozo del Señor” es la realidad que podemos experimentar continuamente. Entonces, ¿por qué no lo hacemos? En Google buscando respuestas, obtuve ideas de madres amas de casa, escritoras profesionales y pastores (incluido este impresionante sermón de 1871 de Charles Spurgeon, el “Príncipe de los Predicadores”). Si, así como yo, quieres alegría constante en tu vida, sigue leyendo.


Bridging the Gap blog #hurthealedwhole


Durante más de 50 años, el ministerio Josh McDowell ha llevado a los buscadores a un conocimiento más profundo de la verdad y el poder de Dios. Le ofrecemos nuestro conocimiento e investigación (Página en inglés) acumulados para ayudarlo a encontrar la verdad y el aliento para vivir una vida sana y completa en Cristo.


Definiendo gozo

El diccionario define gozo como “sentimiento de complacencia en la posesión, recuerdo o esperanza de bienes”. Pero algunos de nosotros pensamos que no podemos sentir gozo si no nos sentimos felices. Así que aclaremos la diferencia entre el gozo que podemos generar por nuestra cuenta y el gozo que obtenemos de Jesús.

En uno de sus sermones, el Pastor John K. Jenkins, Sr., señala que la alegría del Señor es un burbujeo de satisfacción que sentimos al estar conectados con Dios. No tiene nada que ver con circunstancias agradables. Solo este sobrenatural gozo, agrega Jenkins, puede darnos un “deleite tranquilo en medio del infierno” y una “alegría incluso cuando la vida no es alegre”.

El verdadero gozo, un fruto del Espíritu Santo, es una transacción sobrenatural que experimentamos con Dios. Es la certeza profunda que nos ayuda a enfrentar el cáncer … la bancarrota … el final de nuestro matrimonio … incluso nuestra soledad durante el COVID-19 … porque sabemos que Jesús nos está llevando a través de esto.

Francis Chan, orador cristiano, autor y fundador de Crazy Love Ministries, nos recuerda que Filipenses 4: 4 llama a los seguidores de Cristo a regocijarse siempre en el Señor. “¿Te ve la gente como un regocijador, que estas siempre alabando al Señor?” ¡Que presión, Francis! Si vamos a llegar allí, amigos, debemos crear hábitos diarios que se mantengan conectados al poder sobrenatural de Dios.

¿Qué es el Gozo del Señor? ¿Lo Podemos Tener? Click To Tweet

“Nadie es inmune a la angustia, el sufrimiento, el arrepentimiento y la depresión”, señala Candace Payne, la ama de casa que, de la noche a la mañana, se convirtió en una celebridad de las redes sociales después de publicar un video de sí misma riendo con deleite por su máscara de Chewbacca. Su video ha sido visto más de 200 millones de veces, por la sencilla razón de que el gozo y las risas de Candace eran tan contagiosas. 

Después de haber luchado contra la depresión en el pasado, Candace ahora está tan centrada en la alegría que ha escrito varios libros sobre el tema, los cuales comparte con el público en vivo y en línea. “Cuando la vida te golpea, el gozo desafiante emerge y me defiende y se niega a dejar que las circunstancias negativas la definan”, dice Candace. “El gozo desafiante encuentra su identidad, su valor, en Cristo”.

Entonces, ¿cómo podemos, como Candace, agregar el gozo del Señor a nuestra vida diaria? Podemos comenzar con los siguientes tres pasos. 


Paso uno: Permanecemos en él

El Salmo 16:11 dice: “Me darás a conocer el camino de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; En tu mano derecha hay placeres para siempre. El primer paso, amigos, está justo en el medio de este versículo: debemos acercarnos a Dios en oración y alabanza.

¿Qué es la oración y la alabanza? ¿Son horas de rodillas, hablando con el “te” y “tú” formales de la traducción de la Biblia King James? Claro, si ese es tu estilo. Pero Dios no es particular; Él solo quiere nuestro enfoque y nuestros humildes corazones. Entonces, la oración y la alabanza pueden ser nuestra conexión silenciosa con Dios mientras estamos en el autobús para ir a trabajar. Nuestro canto a Él mientras le damos un biberón a nuestro bebé. Nuestro aprecio por sus bosques mientras damos un paseo. Nuestro baile tan fuerte para alabar la música que nuestros platos vibran. Nuestro mirar hacia el cielo durante el almuerzo, para agradecerle por proporcionarnos otra comida. Cuando se trate de nuestro tiempo uno a uno con Dios, podemos ser creativos. Dios es todo oídos, y está en todas las frecuencias, 24 horas al día,7 días a la semana.

Sin embargo, podemos ser culpables de buscar a Dios solo cuando necesitamos o queremos algo de él. Como señala la maestra y autora cristiana Joyce Meyer , “Es sorprendente cuánto tiempo tenemos para Dios cuando estamos desesperados”.

La vida es una locura agitada con horarios completos, trabajos agotadores, facturas interminables, interrupción de teléfonos y relaciones exigentes. Esa es la realidad de nuestro mundo moderno, dice Will Graham (Página en inglés),  nieto del evangelista Billy Graham. Y, agrega, “puede ser difícil tocar los frenos y reducir la velocidad cuando tratamos de pasar un momento tranquilo con Dios. Recorreremos un breve pasaje de las Escrituras y nuestra lista de peticiones de oración, sin perder de vista el teléfono para asegurarnos de que no perdemos el mensaje de texto del jefe. Te felicito por tomarte el tiempo para estar con el Señor, pero te animo a que medites en las palabras del Salmo 46:10: “Estad quietos y reconoced que yo soy Dios”.

Esto se siente incómodo si somos nuevos en la costumbre de encontrarnos a solas con Dios. Después de todo, ¿por qué  El Gran Yo Soy (YouTube video en inglés/español de la canción: “Great I Am”)  quiere saber de nosotros? ¡Porque Él es nuestro amoroso Padre Celestial! Él nos hizo; Incluso sabe la cantidad de cabellos en nuestra cabeza. ¿No se deleitan los padres en que sus hijos quieran pasar tiempo con ellos?

Paso dos: Pasamos tiempo en las Escrituras

Confiesa: ¿Conoces tu Biblia lo suficientemente bien como para encontrar Juan 3:16, Romanos 8:38 y las otras promesas que Dios tiene para ti?

Algunos cristianos leen sus Biblias a menudo, marcando el texto con bolígrafos y marcadores. Regularmente entran en la Palabra de Dios para saber lo que dice, para poder vivirla . Otros cristianos nunca abren una Biblia, sin darse cuenta de lo que están renunciando.

Si no lees la Biblia, ¿cuál es la razón? ¿Quizás porque intentaste leer un pasaje o dos y decidiste que era aburrido? Ciertamente, algunas partes del Antiguo Testamento son un poco secas, pero están incluidas porque son históricamente importantes. Pero no hay forma de que puedas llamar aburrido al Nuevo Testamento. ¡Nos enseña acerca de nuestro Salvador! Para enamorarnos de Jesús, tenemos que conocerlo. Para conocerlo, comencemos con la fuente más verdadera e históricamente investigada: la Palabra de Dios.

La Biblia no es una obra de ficción polvorienta, sino una sabiduría eterna que todavía sigue siendo muy aplicable a la vida moderna. ¿Tienes algún problema con las reacciones instintivas? Memoriza Santiago 1:19: sea ​​rápido para escuchar, lento para hablar y lento para enojarse. ¿Te tienta a menudo el chisme? Estudia Proverbios 16:28: una persona perversa suscita conflictos, y un chisme separa a los amigos cercanos. Este versículo nos recuerda por qué Dios nos advierte que protejamos nuestra boca. ¿Tienes el hábito de gastar dinero? Falta de integridad? ¿Luchas con ser generoso? La Biblia tiene mucho que decir sobre cada tema, para ayudarte a superarlos para que no te superen a ti.

Paso tres: Vivimos para Dios

Al conectarnos con Dios y al saber lo que Él nos dice en Su Palabra, comenzamos a desear complacerlo con nuestros pensamientos, palabras y acciones. Es en él donde encontramos nuestra ruta para una vida alegre. Entonces, ¿por qué tendemos a sentirnos atraídos a seguir cómo nos dice el mundo que vivamos? Hagamos una breve comparación para identificar qué voz debe tener autoridad en nuestras vidas.

El mundo nos dice que puede definir quiénes son “ganadores” y quiénes son “perdedores”. Dios nos recuerda que solo su alta opinión de nosotros es importante. El mundo nos dice que el egocentrismo garantiza nuestra “mejor” vida. Dios recuerda que al tener un corazón de siervo realmente vivimos. El mundo nos dice que nada es gratis y que no esperemos segundas oportunidades. Dios nos recuerda que su amor no tiene ataduras, y que Él es el arquitecto de los retornos ilimitados. El mundo nos dice que seamos perfectos para ser aceptados. Dios nos recuerda que nuestro crecimiento es lo que le importa.

Claramente, al mundo le importamos muy poco. Pero Dios nos ama tanto que murió por nosotros. Él quiere que estemos “con todo”, viviendo firmemente arraigados en su fuerza y ​​sabiduría. Entonces, busquemos diariamente una conexión profunda con Él, para que produzcamos buenos frutos, incluyendo su gozo sobrenatural.


PRÓXIMOS PASOS:

  • ¿Quieres tener una relación con Jesús? Haz clic aquí..
  • ¿Quieres recibir devociones diarias para pasar tiempo con Dios? registrate hoy. para que lleguen a tu bandeja de entrada de correos.
  • ¡Imprime estos versículos bíblicos sobre la oración! Léelos. Confía.  ¡Memoriza un poco!
  • Te invitamos a leer el libro de Josh, Más que un Carpintero. Este breve clásico de la apologética examina la evidencia sobre Jesús.

Sheri escribe y edita para Josh McDowell Ministry
Propaga el amor de Dios

Tags: , , , ,


Anterior
«