¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

¿Puede Dios hacer lo malo, cómo tener celos?

Tiempo de lectura: 2 min

La biblia dice que Dios se pone celoso por nosotros. Pero nos enseñaron desde el principio que estar celoso está mal. Así es Dios capaz de hacer el mal?

No. Las Escrituras nos, prometen que “Todo lo que el hace es justo y razonable. Él es un Dios fiel que no practica la injusticia, que recto y justo él es” ( Deuteronomio 32:4). Y Hebreos 6:18 declara, “que Dios agraviase iría en contra de su misma naturaleza y condición, a la cual no puede ser.”

Así que el problema debe ser con nuestra definición de la palabra celoso. Aunque celoso en Inglés se utiliza sobre todo en un sentido malo, en hebreo, las palabras “Dios celoso” son “el qana”, que expresan pasión y cuidado, la mayoría de las veces en relación con una relación Matrimonial. Dios consideraba a los israelitas como su pareja Matrimonial, y él quería que lo amaran como una esposa que se dedicaría exclusivamente a su esposo. Éxodo 34:14 declara, ” no debes adorar a otros dioses, porque el Señor, cuyo nombre es Celoso, es un Dios celoso de su relación contigo.”

Como seres relacionales podemos entender el deseo de ser amados exclusivamente. Estamos diseñados para anhelar celosamente el amor exclusivo del otro. Y debido a que Dios es perfectamente bueno y santo, sus celos no son de ninguna manera egoístas. Él sabe que cuando lo amamos exclusivamente-con todo nuestro corazón, alma y fuerzas— nos permite experimentar la alegría y el significado que buscamos en la vida. El amor celoso de Dios es un modelo a seguir.

Pregunta: ¿Alguna vez has estado loco de celos por alguien? ¿Qué emociones te vienen a la mente al recordar esa relación? ¿Hiciste algo realmente tonto cuando estabas atrapado en tus celos?

Pregunta: ¿Puedes ver cómo los celos de Dios por nosotros son completamente opuestos, que es algo bueno? ¿Cómo te sientes sabiendo que Dios desea tanto una relación contigo?

sheribell

Contenido adaptado de 77 Preguntas profundas sobre Dios y la Biblia por Sherri Bell

Traducido por Pilar C. Quintero

Propaga el amor de Dios