¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

¿Por Qué Dios? Porque Él es Digno de Confianza

Tiempo de lectura: 7 min

A lo largo de las Escrituras se nos enseña a apoyarnos en el hecho de que Dios es digno de confianza. Debemos liberar nuestras mentes y corazones de preocupaciones. Debemos ceder el control (¡como si lo tuviéramos para empezar!). Debemos confiarle nuestras vidas.

El universo es un lugar desordenado, lleno de fuerzas que escapan a nuestro control. Esa debe ser una de las razones por las que Dios puso tantos versículos en la Biblia acerca de tener confianza en Él. Dos de mis favoritos: “Confíen en el Señor para siempre, porque el Señor, es una Roca eterna” (Isaías 26: 4), y “Confía en el Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propio entendimiento”. (Proverbios 3: 5).

Entonces, ¿cómo podemos esperar apagar los “fuegos” que nos abruman, cuando estamos consumidos por preocupaciones, conflictos y problemas? ¿Cómo adquirimos el conocimiento de que Dios es digno de confianza?

Aprendemos de la experiencia personal. También podemos ver ejemplos bíblicos de personas comunes, como Rut, Abrahán y Job.


¿Por que Dios? #hurthealedwhole


¿ES Dios digno de confianza?

RUT

En esta historia bíblica aprendemos que Noemí y Rut se han quedado viudas.

Con medios limitados y sin la protección de los maridos, las mujeres enfrentan un futuro sombrío.

Sin embargo, Rut demuestra integridad, lealtad y amor cuando elige abandonar su país de Moab para seguir a Noemí, su suegra, que después decide regresar a su hogar en Judá. La decisión de Rut es increíblemente desinteresada; ante ella se encuentra un arduo viaje y toda una vida de servicio a Noemí. Noemí anima a Rut a quedarse en Moab y encontrar un nuevo marido, pero Rut no lo acepta.

¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti! “Porque iré adonde tú vayas,  y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi  Dios ”(Rut 1:16).

No te pierdas esto: Ruth está CON TODO. Al tomar su decisión, Rut también elige a Dios y Sus caminos sin reservas.

Dios bendice a Rut por su humildad y actitud de sierva. No solo le da un marido rico (un pariente de Noemí, que también restaurará la buena fortuna y la posición social de Noemí), sino también un bebé que se convierte en el abuelo del rey David, un antepasado directo de Jesús. ¡Que  interesante!

Lo que me encanta de esta historia es la provisión de Dios. Ninguna de las mujeres, mientras imaginaban su futuro sombrío, tenían la menor idea de que Dios estaba dirigiendo sus pasos para bendecirlas y cumplir sus planes de traer a Jesús a la tierra.


ABRAHÁN

En el libro de Génesis aprendemos que Abrahán, a los 75 años, ya es un anciano. A los 65 años, su esposa, Sarai, también es mayor. Pero Dios visita a la pareja sin hijos, prometiendo que algún día sus descendientes directos serán tan abundantes como las estrellas. ¡Este es el material de las novelas de fantasía!

Abram elige creer en Dios.

“Y [Dios] llevó a [Abram] afuera y le dijo: ‘Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes’. ¡Así de numerosa será tu descendencia!   [Abram] creyó en el SEÑOR; y el SEÑOR se lo reconoció como justicia “. (Génesis 15: 5-6).

Durante las próximas dos décadas, mientras Dios se detiene en su promesa, la fe de Abram vacila. Mientras que Sarai se estrella y se quema.

¿Dar a luz a los ochenta? ¡Imposible!

Solo cuando Abram se acerca a la MUY madura edad de 100 años, Dios finalmente invitó a Abram a cumplir Su promesa. (¡Dios disfruta de lo milagroso!)

“Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el SEÑOR se le apareció y le dijo: ‘Yo soy El Shaddai , el Dios Todopoderoso. Sírveme fielmente y vive una vida intachable. Haré un pacto contigo, por el cual te garantizo que te daré innumerables descendientes ”. Ante esto, Abram cayó boca abajo en el suelo “. (Génesis 17: 1-3)

Como parte del pacto, Dios cambia el nombre de Abram a Abrahán, que significa “Padre de una gran multitud”, y el nombre de Sarai a Sara, que significa “Princesa o Dama”. A pesar de su falta de fe, Dios todavía la llama a Su visión para ella. Dios también quiere hacer eso por nosotros.


JOB

Job podría ser uno de los libros más difíciles de entender de la Biblia. ¿Por qué, nos preguntamos, permitiría Dios que Job, a quien la Biblia describe como “recto y aprobado por Dios”, soportará tanto sufrimiento si Dios es bueno y amoroso?

Dios a veces permite que las circunstancias difíciles nos enseñen y nos ayuden (o a otros) a crecer.

En el caso de Job, Dios permite que Satanás destroce su cómoda vida. Mata a los hijos de Job. Roba las cosechas y el ganado de este. Y tortura a Job cubriéndole el cuerpo de dolorosas llagas. A pesar de la increíble pérdida y el sufrimiento, Job no sigue el consejo de su esposa de “maldecir a Dios y morir”. Pero él sí cuestiona la justicia y benevolencia de Dios – tal como probablemente lo hubiéramos hecho tú y yo

Dios responde.

Y cuando llama a Job para explicar los orígenes del universo, Job se da cuenta de las limitaciones de la mente humana. Más importante aún, llega a confiar en la justicia de Dios.

“Entonces Job respondió al SEÑOR y le dijo: ‘Yo sé bien que tu lo puedes todo, que no es posible frustrar ninguno de tus planes’” (Job 42: 1-2)

Dios le devuelve a Job todo lo que le fue quitado. Satanás sólo puede esconderse en las sombras, lamiendo sus heridas por no haber podido robar la confianza de Job en Dios.


Dios ES digno de confianza.  

Tú y yo nunca tendremos el entendimiento de Dios. No sabemos cómo Él está dirigiendo nuestro camino. Por eso debemos optar por confiar en Él. Lo que Dios permite, tiene un propósito para eso

Afortunadamente, Dios comprende que nuestra confianza puede tardar en crecer. Pero en nuestra actitud de entrega, que comienza con nuestra elección de abrir nuestro corazón a Él, Dios se complace. Cuando permitimos que Dios tome el control y confiamos en Él en todas las cosas, podemos vivir con esperanza y fortaleza. Y podemos apoyarnos plenamente en la seguridad de su amor incesante.

Sigo teniendo mis propios momentos de mirar profundo en mi y ver el potencial de confiar en Dios. He tenido problemas financieros, problemas de salud y me he tambaleado cuando me siento fuera de control. Pero he aprendido la verdad de Lucas 18:27: “Lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios”.

Los dejo con esta promesa de Romanos 8:28: “Y sabemos que en todas las cosas Dios obra para el bien de los que le aman, que han sido llamados conforme a su propósito”.

Dios quiere que confiemos como Rut, cuando nuestro futuro no está claro. Dios quiere que confiemos como Job, cuando la vida se siente oscura y dolorosa. Dios quiere que confiemos como Abrahán, cuando nos enfrentamos a lo imposible. Dios es digno de confianza. ¡Cree!


>>> Dios quiere una relación contigo. ¡Haz clic aquí para obtener más información!


EL BLOGGER INVITADO DAN MUENCHAU ES UN INGENIERO JUBILADO QUE DISFRUTA DE MOSTRAR EL AMOR DE DIOS A LOS DEMÁS.

Propaga el amor de Dios