¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

¿Por Qué Dios? Por el Regalo de Vivir Rotos

Tiempo de lectura: 4 min

Hay una sugerencia sobre la mesa: de que Dios nos quiere rotos.

Si la palabra “roto” te asusta, no estás solo. La sociedad nos ha enseñado a percibir la palabra negativamente. Platos rotos … electrodomésticos rotos … coches averiados … personas sin hogar … encarcelados … aquellos con adicciones destructivas. La sociedad quiere hacernos creer que estas cosas y personas no valen nada. Y todos queremos que se nos considere valiosos, ¿verdad?

Pero el quebrantamiento, en la economía de Dios, habla de un valor diferente. Un valor independiente de lo que hay en nuestra cuenta bancaria, nuestra reputación, nuestra posición. Un valor que no se ve afectado por nuestros errores y traspiés. Un valor que depende únicamente de nuestra elección de vivir rendido a Él.

¡Discutámoslo!


shame

Hacia la Plenitud blog #hurthealedwhole


Dios no necesita nuestra ayuda para promover Sus planes. Pero Él nos invita a ser sus manos y sus pies. Esto requiere que nos rindamos a Su voluntad por nuestras vidas. Que vivamos rotos.


Rotos por un propósito

“¿A quién usa Dios con más frecuencia?” pregunta el pastor Craig Groeschel en su libro Oraciones peligrosas (Dangerous Prayers). Su respuesta: Aquellos que están quebrantados y dependen de Él.

Una persona quebrantada y rendida que se destaca en la Biblia es el apóstol Pablo. Otro es Moisés. Un tercero es Simón Pedro, uno de los 12 discípulos que Jesús seleccionó personalmente para unirse a Su ministerio.

Pedro parece haber pensado que estaba quebrantado, todo por Jesús , hasta el momento en que Jesús permitió que lo arrestaran. ¡¡¿Qué?!! La sumisión a la autoridad romana y judía no fue a lo que Pedro se suscribió. Quería que Jesús pateara traseros. Conquistar. Darle a Pedro una posición en la mesa del poder.


Es prudente afirmar que Pedro amaba a Jesús, pero mientras el gallo cantaba a su vez él  negaba conocer a Jesús por tercera vez, Pedro se dio cuenta de su falta de voluntad para ceder el control; su apego a su propia agenda personal. Entonces, ¿cómo se hizo famoso Pedro más tarde por proclamar con valentía las Buenas Nuevas de su Salvador?  


Rotos por la trascendencia

Pedro se rompió. Jesús redimió a Pedro, quitando la vergüenza de Pedro y su deseo de vivir para sí mismo. Pedro se convirtió en un nuevo hombre. Adiós miedo. Adiós, no ser de aqui ni ser de allá. ¡Adiós, yo! Ahora bien, Dios podría usar a Pedro para pescar mares de hombres, cueste lo que cueste. Al elegir el quebrantamiento, Pedro ganó una vida de propósito, asombro y significado eterno que se habría perdido al vivir para sí mismo.

Más tarde, las autoridades intentaron silenciar a Peter con la amenaza de crucifixión, pero él no se acobardó. Más bien, la tradición dice que Pedro pidió audazmente que lo crucificaran boca abajo, diciendo que no era digno de ser crucificado a la manera de su Señor.

No temas vivir roto. Dios podría llamarte a servir como misionero en África, pero es más probable que te llame a servir a tus vecinos. Pero dondequiera que Él te lleve, sepa que es lo mejor que tu puedes ofrecerle a Él.

“Cuando te entregues a Él”, escribe Groeschel, “tendrás ojos para ver dónde Él está trabajando en ti. Un corazón para sentir lo que toca Su corazón. Y manos para mostrar Su amor. Verás personas que necesitan aliento y Su Espíritu te dará las palabras para decir. Verás a alguien que tiene una necesidad y Dios le indicará que la satisfagas. Verás a alguien que está solo y les mostrarás el amor de Dios. Tú eres su servidor. Disponible. Entusiasta. Y listo para empezar “.


Rendido. Roto. Apuesta todo. ¿Estás dispuesto?


Próximos pasos:


Sheri escribe y edita para Josh McDowell Ministry.

Propaga el amor de Dios