¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

¿Por Qué Dios? El Acepta al Impostor

Tiempo de lectura: 5 min

Síndrome del impostor. Lo conozco bien.

Al comienzo de Covid, asistí a una boda y me expuse a un invitado que sin saberlo tenía el virus. Tuve que ponerme en cuarentena durante dos semanas. Sentí que mi mundo se derrumbaba, en parte porque no podía pasar tiempo con mi prometida, Hannah. Pero lo aprovechamos al máximo: todas las noches abríamos nuestras computadoras y nos veíamos por FaceTime durante horas.

Me gustaría compartir contigo los aspectos más destacados de una de nuestras discusiones. Cambió mi vida y podría cambiar la tuya.


¿Por Qué Dios? blog #hurthealedwhole


Durante más de 50 años, el Ministerio de Josh McDowell ha llevado a los buscadores a un conocimiento más profundo de la verdad y el poder de Dios. Les ofrecemos nuestros conocimientos acumulados e investigaciones (Página en inglés), para ayudarlos a encontrar la verdad y el aliento para vivir una vida sana y completa en Cristo.


Alerta impostor

Sé lo que estás pensando: “entiendo que estás enamorado, pero ¿De qué podrías hablar durante tantas horas cada noche?

Bueno, una cosa sobre la que pasamos mucho tiempo discutiendo fueron dos libros sobre relaciones escritos por Shaunti y Jeff Feldhahn, titulados Sólo para hombres (For Men Only), y  Sólo para mujeres (For Women Only). Hannah y yo queremos disfrutar de un gran matrimonio que glorifique a Dios, así que hemos estado leyendo todo lo que podemos encontrar sobre cómo Dios ha creado al hombre y a la mujer de manera única. 

Cuando comencé a leer en voz alta el Capítulo 3 de Sólo para mujeres, miré hacia arriba y vi a Hannah tomando notas vigorosamente. Sonreí, agradecido de que ella realmente quisiera comprenderme y amarme por completo. 

Pero luego comencé a retorcerme. Porque el capítulo empezó hablando del síndrome del impostor masculino, un tema que conozco muy bien. 

Solo tomó un segundo para que los familiares sentimientos de vergüenza surgieran. Las lágrimas brotaron de mis ojos mientras mi estómago se revolvía ante la vieja mentira que inundó mis pensamientos: no soy lo suficiente.


Síndrome del impostor: un patrón psicológico en el que un individuo duda de sus habilidades, talentos o logros y tiene un miedo interiorizado persistente de ser expuesto como un fraude.


Sintiendo el fraude

Sintiendo el fraude

Mi miedo a no ser suficiente me ha atormentado toda mi vida. (¿Quizás te puedas identificar?)

Para mí, el miedo comenzó en la escuela secundaria, cuando un amigo me dijo que nunca les agradaría a las chicas. simplemente porque yo era yo

¿Por qué le escuché? Porque me esfuerzo con que me vean como inteligente y capaz. Soy muy consciente de mis debilidades y fracasos, pero prefiero guardarlos para mí mismo.

Como hijo de pastor, siempre sentí la expectativa de ser perfecto para ser aceptado. En secreto luché con una adicción a la pornografía durante ese momento; Recuerdo haber pensado: “Si mis padres o los niños de mi grupo de jóvenes descubren esto, no creerán que tengo una relación real con Jesús”.

A menudo todavía camino con el temor de que me descubran por ser un fraude. No quiero que Hannah me vea de esa manera. 

Sentado allí, con miedo de mirarla a los ojos, todo lo que podía pensar era: “¿Seguirá Hannah amándome, si se da cuenta de lo débil que soy en realidad?

Hannah dio la respuesta.


“Austin, no hay nada que puedas hacer o decir que me haga pensar menos de ti. Lamento mucho que te sientas así. No me voy a ir a ninguna parte; Te quiero.”


Liberado para ser auténtico

En ese momento, Hannah me dio la seguridad de aparecer como mi auténtico yo. Sus palabras reafirmaron su compromiso de amarme como Dios lo hace: plenamente conocido y plenamente aceptado. 

La promesa de Romanos 8: 35-39:

¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? Así está escrito: «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte; ¡nos tratan como a ovejas para el matadero! Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.

Debido a mi valor en Cristo, no necesito vivir como un impostor. Debido a que Él me ama y me acepta plenamente, puedo afirmar y amar mejor a los demás. Especialmente a Hannah. 

Desde esas dos semanas de charlas nocturnas en FaceTime, he ganado una enorme confianza gracias al respeto y apoyo de Hannah. Su amor me empuja a amar y a satisfacer también sus necesidades.  

Proverbios 31:10 sabiamente señala: “¿Una esposa excelente quién puede encontrar? Ella es mucho más valiosa que las perlas”. Nos acercamos a la fecha de nuestra boda, pero ya recibí el mejor regalo de bodas que podría desear: ¡Hannah!


Próximos pasos

  • ¿Dónde luchas con el síndrome del impostor?
  • ¿Conoces a alguien que tenga problemas con el síndrome del impostor? 
  • ¿Cómo podría recordarles el valor que les ha dado Dios?
  • ¿Luchas por ocultar quién eres? ¡Ve nuestro Movimiento de Resolución!

Como comunicador asociado del Ministerio Josh McDowell, Austin es parte del equipo de conferencistas.

Propaga el amor de Dios