¿Podemos Reconocer Absolutamente lo Bueno de lo Malo?

Tiempo de lectura: 5 min

¡Bienvenidos! Y gracias por acompañarnos en esta, nuestra más reciente publicación en esta serie de blogs de un año que hemos llamado “Juntos en una Aventura”. En esta publicación nos hacemos una ENORME pregunta que muchos creen imposible de responder: “¿Podemos reconocer absolutamente lo bueno de lo malo?”

Vayamos al grano al responder esto, mientras miramos la lista de verificación de 3 puntos que Josh McDowell usa para tomar buenas decisiones morales.


absolute right from wrong

Si es legal, es moral … ¿verdad?

Si fueras a votar si la verdad absoluta es reconocible, ¿emitirías tu voto como un sí o un no?

Las posibilidades son altas de que votes no, ya que nuestra sociedad cada vez más secular ha tenido bastante éxito en vendernos sobre la falacia de que la verdad es completamente subjetiva (Página en inglés: josh.org). “Mi verdad es mi verdad, y tu verdad es tu verdad”. Pero ¿podemos tú y yo realmente basar la verdad en la preferencia subjetiva? ¿Puede nuestra sociedad, como un todo, hacerlo y sobrevivir?

Josh, en su video sobre discernir lo correcto de lo incorrecto, afirma: “La legalidad no tiene nada que ver con la moralidad”. ¡Este es un punto crítico, amigos! Porque si la moral está determinada por lo que es legal, ¿eso significa que cuando la ley cambia, la moral también cambia? ¿Es la moral realmente tan fluida?

En un artículo en línea titulado “¿Es Dios realmente bueno? “El autor nos recuerda que “Dios es el autor de la lógica y la verdad, por lo que la Palabra de Dios debe estar en la lista de prioridades al analizar algo críticamente. De hecho, sin el Dios bíblico, no hay una base lógica para usar las leyes de la lógica, que fluyen de Su naturaleza ”.

El autor agrega, si no hay un estándar absoluto de moralidad, todos harían lo que su propia colección de átomos en su cerebro les dijeran que hiciera, ya sea asesinando a alguien que se interpuso en su camino o tomando comida de alguien que tenía más que él.

Pero es esta línea en el artículo que resume por qué nosotros mismos no podemos ser el estándar absoluto para la moralidad: “¿Por qué la colección de átomos que componen mi cerebro serían mejor para determinar qué es “correcto” que otra persona? ”


Alineando nuestras costumbres con Dios

Sin embargo, la sociedad empuja que lo “correcto” y lo “incorrecto” es completamente subjetivo! Que solo un tonto anticuado mantendría un código moral de talla única. Pero esto no es verdad. Y en el fondo todos lo sabemos. Sabemos cuando elegimos el pecado pero lo justificamos. Dios nos dice en su Palabra que El nos crea con este conocimiento del alma.

Escucha, no importa lo que nos enseñaron nuestros padres o pastor. Nuestro código moral no es “correcto” porque refleja nuestros valores familiares. No está bien porque “se siente” bien para nosotros. No está bien porque sigue la opinión de la mayoría. Y ciertamente no es correcto porque una figura de autoridad (o gobierno) lo aprueba o hace cumplir.

Nuestro código moral es correcto sólo cuando se alínea con la persona y el carácter de Dios. No podemos fijar nuestro código moral en lo que piensan nuestros profesores universitarios, en lo que piensan nuestros amigos, en lo que piensan nuestros padres o incluso en lo que piensan nuestros pastores. Solo lo que Dios dice.


Los tres pasos de Josh para tomar decisiones morales a la manera de Dios.

Josh señala que Dios es justo, íntegro y puro, porque cada uno de estos aspectos refleja su carácter. Si profesamos seguir a Jesús, nuestro código moral personal debe reflejar nuestro compromiso de reflejarlo a El, no nuestros deseos egoístas. Estamos llamados a superar nuestro egoísmo innato y alinear nuestras elecciones morales con el estándar de Dios del derecho absoluto.

Los tres pasos de Josh:

1. Acepte que solo Dios tiene la autoridad para definir el bien y el mal absolutos.

2. Compare la elección que está haciendo con el estándar de Dios. ¿Se alinean? ¿O estás torciendo las Escrituras, o sacándolas del contexto, para afirmar la elección que quieres hacer?

3. Cuente con las bendiciones de Dios cuando elija su justicia. Ahora, el retorno inmediato de hacer lo correcto inicialmente puede tener consecuencias negativas: podríamos perder amigos, familiares o incluso nuestra carrera. Pero a la larga, Dios nos promete su gracia, protección y provisión cuando alineamos nuestro estilo de vida con su estándar.

No estamos siendo “progresivos” o “iluminados” cuando basamos nuestra moralidad en un estándar diferente al de Dios. Elegimos ignorar al Creador que nos ama más que a la vida misma. Es así de simple.


En nuestra próxima publicación de blog, veremos más por qué Dios, no la sociedad o las personas, debería ser nuestro estándar.

Ponerse al día: La publicación introductoria de esta serie.

Traducido por Pilar C Quintero

Propaga el amor de Dios