¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

La Deidad de Cristo: ¿Verdadera o Falsa?

Tiempo de lectura: 8 min

¡Bienvenidos! Y gracias por unirse a nosotros a este, nuestro quinto post de esta nueva serie de blogs que tendremos este año y que hemos llamado “Juntos en una Aventura”. En este post profundizaremos un poco más en sí Jesús afirmó ser Dios.

Algunos críticos de la Biblia afirman que Jesús no dijo que Él era Dios. No es verdad. Solo en el Evangelio de Marcos, Jesús reclamó su deidad más de seis veces. YO SOY, dijo. (En inglés) Click To Tweet

Miramos a nuestro majestuoso mundo y nos preguntamos: “¿Todo esto sucedió realmente por una casualidad afortunada?” ¿O es este el trabajo de un Creador, cuyo amor por el orden, la belleza y la creatividad también se extiende a nosotros? Creer en Dios en realidad no requiere tanta fe, porque las complejidades del reloj de nuestro mundo son realmente asombrosas. Nuestras almas anhelan una conexión con él. Sin embargo, algunos de nosotros todavía luchamos tan duro en contra de creer en El, en confiar en Dios   y en la deidad de Cristo. Por lo tanto, podemos tomar nuestras propias explicaciones de la vida, o podemos tomar la Palabra de Dios. ¿Cuál elegirás?



¿Afirmó Jesús ser solo un gran guía espiritual,  o ser Dios en forma humana? (Pista: ¡la última!)

A algunos escépticos les gusta afirmar que Jesús no era Dios, y que nunca pretendió serlo. ¡Así que no es verdad, mi gente! Estas afirmaciones sólo nos harían rascar nuestra  cabeza en confusión, porque los escritores del Nuevo Testamento de la Biblia claramente escribieron lo contrario.

Tomemos, por ejemplo, cuando el sumo sacerdote le preguntó a Jesús: “¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?” Jesús respondió: “Yo soy. Y verás al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder, y que vendrá con las nubes del cielo”. 

“¡Blasfemia!”, Gritó el sumo sacerdote,  mientras rasgaba sus ropas para señalar su condena hacia Jesús. “¿Qué necesidad tenemos de testigos adicionales?”, Preguntó a los líderes judíos reunidos. Y con eso, sin un juicio razonable ni justo, estos líderes decidieron asesinar a Jesús. No solo estaba robando su reinado, estaba incómodamente cuestionando sus creencias.

Pero está es la cosa: Jesús les permitió que lo mataran. A Jesús no le importaba salvarse a sí mismo. Así que en todas las Escrituras registradas, El no se movió de puntillas sobre el tema de Su deidad. Él era Dios y afirmó ser tal. Lo hizo calmadamente. Ciertamente. Sin preocupación. Porque Jesús sabía que estaba totalmente en control del resultado de este y cada otro momento. #verdad

Jesús mantuvo su enfoque en la misión que vino a completar: morir para limpiar nuestras vidas, viviendo de una manera completamente nueva y mejor.  El Evangelio de Juan registra que Jesús dijo: “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi propia voluntad, sino la voluntad del que me envió”.


~ Con humildad, Jesús reclamó audazmente Su deidad ~

Juan también registra que Jesús dijo, sin ego, Lo más seguro es que te digo, antes de que Abraham fuera, YO SOY”. Sin embargo, por esta afirmación de deidad, los judíos agarraron piedras para intentar matarlo. ¿Por qué? Porque sabían que, de acuerdo con la ley mosaica (Ley de Moisés), cualquier persona que se atreviera a hacer tal afirmación merecía la muerte. Un punto importante: Sabemos, por su reacción, que entendieron que Jesús reclamaba su deidad. Tú y yo deberíamos llegar a la misma conclusión. Cuando los críticos dicen lo contrario, ignoran lo obvio.

Jesús afirmó ser digno del mismo honor debido a Dios. Y que ver a Jesús era ver a Dios. Seguramente solo un necio haría tal afirmación... (Página en inglés: josh.org) y, sin embargo, ¡Jesús caminó sobre el agua! ¡ Calmó las tormentas! ¡Sanó a los leprosos! Y sacó a todos los demonios corriendo! ¿Podría alguien que no sea Dios hacerlo?

Jesús dijo que El pre-existía con Dios antes de venir a la tierra en forma humana. Juan 17:5  dice: “Y ahora, oh Padre, glorifícame junto contigo mismo, con la gloria que tuve contigo antes de que existiera el mundo”. En Juan 14:6,  Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad, y la vida “. En Juan 5,  Jesús nos dice que Dios el Padre” ha dado todo juicio al Hijo”.

Y en el Evangelio de Mateo, en lo que se conoce como el Sermón del Monte, Jesús afirmó tener mayor autoridad que la ley sagrada del Antiguo Testamento y la tradición judía establecida. Se registra que Jesús reunió a un grupo de sus discípulos en Galilea para decirles: “Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra”.  Nuevamente, no para airear un ego masivo, sino simplemente para afirmar su deidad. Para asegurar a TODOS los seguidores de Cristo que de aquí en adelante El tiene el universo en sus manos. ¡Podemos confiar en El!


~Y humildemente mostró su deidad a través de sus acciones ~

Incluso en la curación de personas, Jesús exhibió humildemente su poder y naturaleza. Él sanó a todos, desde el más alto en estatura hasta el marginado social más bajo. Jesús no fue motivado por el mejor postor, sino por su amor puro. ¡Yo adoro eso de él!

Como se registra en el Evangelio de Marcos, Jesús sanó a un paralítico  llevado a Jesús por cuatro amigos. Al ver al hombre, Jesús declaró: “Hijo, tus pecados son perdonados”. “¡Blasfemia!”, Gritaron nuevamente los líderes judíos. “¿Quién sino Dios puede perdonar los pecados?” Como Sean McDowell explica en su post sobre la deidad de Cristo, (Página en inglés: josh.org) Cristo,“Se cree que el hombre estaba paralizado porque había pecado contra Dios, y sin embargo Jesús tuvo la audacia de afirmar que él podía perdonar personalmente estos pecados.” ¡Porque amigos: El ERA quien dijo que era!

Jesús promovió su reclamo de autoridad divina al sanar a un hombre en la sinagoga   durante el sabbat. Algunos de los fariseos buscaban una razón para acusar a Jesús, por lo que observaron atentamente para ver si Él curaría en un día del sabbat. “¿Qué es lícito en el día de reposo”, preguntó Jesús, “hacer el bien o hacer el mal, salvar la vida o matar?” Las Escrituras nos dicen que sus críticos permanecieron en silencio, pero tramaron en sus corazones para matarlo.

En lugar de dejarse deslumbrar por lo milagroso, estos líderes judíos de corazón duro decidieron mancillar la deidad de Jesús y poner a la gente en contra de él. Algunos incluso sugirieron que Jesús tenía poder sobre los demonios simplemente porque Él mismo era un demonio. ¡Lógica circular en su máxima expresión!


~ Aun así, Jesús no impone el punto en cuestión ~ 

En sus oraciones a Dios, los escritores del Evangelio nos dicen que Jesús usó la palabra aramea Abba para el padre. Es una palabra que sugiere su posible intimidad más cercana con Dios. Al reclamar esta relación única, Jesús afirmó con calma su autoridad sobre las Escrituras del Antiguo Testamento y el liderazgo judío. Pero sus afirmaciones trastornaron seriamente los planes de los líderes judíos

¿Nos enojaríamos de la misma manera con las afirmaciones de Jesús si Él llegara hoy declarando ser el Mesías y diciéndonos que nos dirijamos a El en busca de vida y respuestas? Muy posiblemente, si viéramos a Jesús de una manera similar a través de la lente de nuestro orgullo egoísta.

A pesar de todo, Jesús tuvo cero problemas de orgullo; Nunca se movió más allá de la humildad. ¡¿No es eso absolutamente increíble?! No obligó a la gente a creer en él. No perdió el tiempo persiguiendolas o tratando de persuadirlas. Simplemente declaró quién era Él, luego se ocupó de mostrar la verdad de Sus afirmaciones a través de Sus acciones. ¿Quién sino Dios tiene el poder de controlar el mundo natural? Jesús realizó lo milagroso tan fácilmente como un juego de niños. Sanó a los enfermos solo con una palabra o un gesto. Y sanó las heridas de los lastimados. Y restauró la vida de cualquiera que buscó su ayuda.

A pesar de que poseía todo el poder del cielo, Jesús eligió la muerte de un criminal para mostrar la profundidad de su amor infinito por nosotros. Y a través de su resurrección, Jesús resolvió el argumento de su deidad. Pero Él nos da la libertad de elegir si confiaremos en Él en esto. 

Entonces, ¿qué dices? Si aún estás dudando en tomar la palabra de Jesús, te invito a que te pongas al día sobre la evidencia histórica de Cristo. Puedes comenzar por leer la serie de blogs que hicimos durante un año en el 2018, basada en el libro de Josh y Sean McDowell, “Evidence That Demands a Verdict” (Evidencia que demanda un veredicto).

Jesús proclamó su deidad y lo demostró humildemente a través de su amor y sus acciones. La evidencia es abundante, si elegimos verla. ¿Creeremos? (En inglés) Click To Tweet


En nuestra próxima publicación del blog, veremos cinco conceptos erróneos que los no creyentes tienen sobre los cristianos. (Una es que no nos divertimos. ¿Que qué? ¡jajaja!)

Ponerse al día: la publicación introductoria de estas series.

Traducido por Pilar C Quintero

Propaga el amor de Dios