Jesús: la Verdad que lo Cambia Todo

Tiempo de lectura: 5 min

Bienvenidos de nuevo a nuestra serie basada en el clásico de apologética más vendido de Josh: Más que un Carpintero. Si has leído las cuatro publicaciones de enero, entonces estás al tanto de cómo Josh pasó de ser un escéptico acérrimo a un creyente atónito en la verdad de la muerte y resurrección de Jesús. Josh entonces tuvo que decidir si estaba dispuesto a llamar a Jesús “Salvador”. Para muchos, es una lucha.

El nombre “Jesús” parece molestar a la gente, señala Josh. Los avergüenza, los enoja o los hace querer cambiar de tema. Puedes hablar de Dios y la gente no necesariamente se molesta, pero menciona a Jesús y la gente quiere detener la conversación. ¿Por qué los nombres de Buda, Mahoma o Confucio no ofenden a la gente como lo hace el nombre de Jesús?

Josh decidió que era porque estas figuras religiosas no afirmaban ser Dios. O presentarse como el único camino hacia la verdad y la salvación, como lo hizo Jesús. ¡Qué exclusivo! A los humanos nos gustan las opciones, no las restricciones. ¿Y quién quiere admitir humildemente que es un “pecador” que necesita perdón y restauración?

truth-1

Más que un Carpintero blog #quiénesJesús

Nuestra verdad o la verdad de Dios?

En estos días, la espiritualidad se centra en la elección subjetiva. La sociedad defiende la selección selectiva: se nos alienta a crear una verdad espiritual que personalmente “funciona” para nosotros. El resto lo rechazamos alegremente. Aparentemente se puede encontrar a Dios aquí, allá y en todas partes, en el sabor que más nos gusta. La realidad, sin embargo, es que nuestra “verdad” personal nunca superará a la verdad inmutable de Dios, simplemente porque no somos Dios.

Josh afirmó una vez que el cristianismo, Dios y Jesús eran una broma que solo los “tontos” deberían aceptar. Tan comprometido estaba con estas afirmaciones, que en la universidad aceptó a los cristianos de los que se burlaban agresivamente. Se deleitaba en empujar a los estudiantes cristianos a dudar de su fe. Mientras algunos vacilaban, Josh consolidó su postura de que la base del cristianismo es inestable, si no pura fantasía.

Pero en los meses que Josh pasó investigando la verdad de la resurrección de Jesús, cuando los hechos se volvieron más de lo que él podía dejar de lado cómodamente y todavía se consideraba “intelectualmente honesto” , Josh tuvo que admitir que estaba equivocado. Los hechos apuntaron a que Jesús resucitó sobrenaturalmente, como afirmaron sus primeros seguidores. Y si Jesús era Dios en forma humana, entonces lo que Jesús enseñó acerca de Dios es una verdad inmutable.

Al aceptar que Jesús es Dios, el “espíritu infinito y perfecto en quien todas las cosas tienen su origen, soporte y fin”, como lo expresó el teólogo Augustus H. Strong, Josh finalmente pudo entender por qué los estudiantes que lo desafiaron a refutar el cristianismo no podían reclamar a Jesús como la fuente de su esperanza y alegría constantes. Debido a que lo siguieron, pudieron responder con confianza: “¿Quién soy yo? ¿Por qué estoy aquí? ¿A dónde voy?”


Some people choose to worship a deity with the head of an elephant. Others the head of a dog. Christians believe in a God so mighty that He refuses to be reduced to a recognizable form. His coming to us in human form was so we could tangibly grasp the great love, compassion, and mercy He has for us. The Creator of all invites us into an eternal, personal relationship with Him!


Accepting Jesus as a great teacher, compassionate healer, or even a revolutionary isn’t all that hard for most people. It’s accepting that God chose to be born to a virgin (!), in a smelly stable (!), to an ordinary family (!), to then die a humiliating and agonizing death to supposedly cover our sin (!) that they reject. Why would God show up so … weak? As Josh once did, many choose to set themselves as judge and jury of how God should show up to prove His existence and authority over all.

In rejecting God, some say, “I don’t need a savior” … “I’m the boss of my life, not God” … “Christianity is irrelevant in modern society” … “I can’t follow a God who allows so much evil in the world.” Josh similarly found such excuses intellectually solid, until he recognized this life-changing truth:

Nowhere else will we find the unconditional love, compassion, understanding, and connection that we innately crave daily. We can fight God’s preeminence, or get offended at the sacrifice Jesus made for us. But Jesus is the truth that changes everything for us.  

Like that group of Christian students, Josh finally recognized that he’d found the stability he’d long been chasing. Stay on this journey with us. There’s so much more to discover about Jesus!


Jesus: More Than a Carpenter!

> FREE Download: the first chapter of Josh’s book More Than a Carpenter. You can buy your copy here.

> Watch how More Than a Carpenter changed one reader’s life AND then introduced many others to Jesus!

> Want to start your personal relationship with Jesus? Click here.

Propaga el amor de Dios

Propaga el amor de Dios