¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

Instantánea de la Sublime Gracia

Tiempo de lectura: 4 min

¿Ha experimentado personalmente la gracia de Dios … el gozo y el alivio de ser perdonado, agradecido de ser amado y aceptado? 

La siguiente historia personal, recientemente compartida por una de mis oradoras cristianas favoritas, hace un gran trabajo ayudándonos a comprender la asombrosa gracia que Dios nos da. ¡Sigue leyendo!


Hacia la Plenitud blog #hurthealedwhole


Durante más de 50 años, el Ministerio de Josh McDowell ha llevado a los indagadores a un conocimiento más profundo de la verdad y el poder de Dios. Le ofrecemos nuestros conocimientos acumulados de investigación (Página en inglés) para ayudarlo a encontrar la verdad y el aliento para vivir una vida sana y completa en Cristo.


Abundante, Gracia Sublime

Esta oradora compartió que al principio de su matrimonio hizo algo que la llenó de vergüenza. Tanto es así, que sintió que tenía que ocultárselo a su marido. Así que todos los días, durante siete meses, cargó silenciosamente con el peso de su acción. Quería confesarle su pecado a él, pero se encontró continuamente buscando evasivas porque temía su reacción. 

¿Y si confesar cambiaba su forma de verla? ¿Y si decidía dejar de amarla… marcharse?

Cuando finalmente se lo dijo, mientras las lágrimas caían por su rostro, su respuesta fue simplemente envolver sus brazos alrededor de ella y tenerla cerca por un largo rato. Luego le escuchó pronunciar las palabras que ella había estado temiendo: “necesito salir de la casa por un tiempo”.

En las horas que él se había ido, ella caminaba ansiosamente, una parte de ella estaba segura de que él no regresaría. Pero su corazón dio un vuelco cuando él regresó a casa, con los brazos llenos de delicados tulipanes amarillos, su flor favorita.

Este hombre piadoso no se había ido para castigarla, sino para conseguir en tantas tiendas como fuera necesario hasta reunir el hermoso despliegue de flores. El simbolismo de su gran y generoso gesto: él quería que ella comprendiera, más allá de una sombra de duda, que él le estaba ofreciendo su gracia del tamaño de Dios.

Aquí en Texas nos encanta decir: “Ve a lo grande o vete a casa”. En efecto, el gran gesto de su esposo decía: “Te perdono, te amo y te acepto, así como Dios me ofrece Su sublime gracia cuando lo arruino”.

Instantánea de la Sublime Gracia Click To Tweet

Cuando tú y yo confesamos humildemente nuestro pecado a Dios, Él no nos hace revolcarnos y humillarnos y hacer un montón de buenas obras para inclinar la balanza de la dignidad a nuestro favor. Más bien, nos ofrece gracia (Página en inglés) instantánea, desde su pozo de amor sin fondo.

Dios no nos ofrece una sola flor amigos, sino un ramo exuberante, para asegurarnos de que “comprendamos” que Él ha eliminado por completo la mancha de nuestra ofensa y no la ve más. Estamos limpios. Perdonados. Entendidos. Aceptados.

La Biblia declara que Dios nos ve como santificados, justificados (Páginas en inglés) y redimidos. Dice el Salmo 103:12: “Cuanto está el oriente del occidente, Hasta aquí ha quitado de nosotros nuestras rebeliones”. Sin dudas, quejas o peros. Sin escapatorias. Jesús selló este trato por nosotros en la cruz.

Es posible que tengamos que dejar atrás las consecuencias debido a nuestro pecado, pero cada paso está cubierto por Su asombrosa gracia, liberándonos de la vergüenza (Página en inglés) y la culpa que paralizan el alma. ¡Regocijémonos en eso!


¿Estás agobiado por el pecado que estás tratando de esconder de Dios? (Alerta: Él ya lo sabe). Dios no se centra en tu perfección, sino en tu progreso. ¡Corre hacia Él! ¡Él quiere restaurar tu relación con Él a través de Su incesante gracia!


PRÓXIMOS PASOS:

  • ¿Podemos orar por ti? Sería nuestro honor. Haz clic aquí.
  • ¿Quieres tener una relación con Jesús? Empieza aquí
  • ¿Tiene vergüenza de no poder deshacerse, a pesar de la gracia de Dios? Dirígete a nuestro Movimiento de Resolución.

Sheri escribe y edita para el Ministerio Josh McDowell.

Propaga el amor de Dios