¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

Identidad Personal: Mírate Como Dios te Mira

Tiempo de lectura: 7 min

Queridas amigas, en esta, la primera publicación de blogs de nuestra nueva serie que explora nuestra verdadera identidad, tenemos que preguntarte: ¿Cómo te ves a tí misma? ¿Cómo te ve el mundo? ¿Cómo crees que te ve Dios?


¿Estás basando tu identidad personal en tu título laboral? ¿Tu estado civil? ¿La talla de tu vestido? ¿El auto que manejas? ¿El número de “Me gusta” en tus selfies y las publicaciones en Facebook?

Sé honesta: te has clasificado y comparado con otras personas en todas o la mayoría de estas áreas, ¿verdad?

Y por la sencilla razón de que tu familia, amigos, educadores, y especialmente los medios de comunicación, se han metido en tu cabeza sin parar de que la belleza, el estatus, la riqueza y el poder definen tu valor como persona. Si faltan estos, dice nuestra sociedad, realmente no eres tan importante.

Incluso la iglesia debe asumir la responsabilidad de hacernos sentir que no estamos a la altura.

Con tanta presión social y manipulación para ser “exitosas”, puede ser difícil amarnos y aceptarnos a nosotras mismas. Para pasar incluso una sola hora sin sentirnos culpables. (¿Estás tratando de ser la madre perfecta? ¿Esposa? ¿Hija? ¿Empleada? ¿Cristiana?)

Lamentablemente, muchas mujeres, incluso las cristianas, son infelices, insatisfechas y abatidas a diario. ¿Por qué? Porque no están viviendo su verdadera identidad personal. ¿Estás entre este grupo de mujeres que están completamente agotadas por tratar de hacer o ser lo suficiente? ¿De gustarse a sí mismas lo suficiente para defenderse de la auto-condena?

La buena noticia: este círculo vicioso de comparación y auto-juicio puede romperse  si nos cerramos a las expectativas de los demás y basamos nuestras identidades en el único criterio que importa: ¡lo que Dios piensa de nosotras!

Alerta: “¡Eres a todo DAR!”¡Incluso en nuestros días más desordenados de caos, desastre y suciedad! ¡Dios nos ve como totalmente amadas, aceptadas y entendidas!

Mujer de Dios, es hora de llevar esta verdad a lo más profundo de tu alma. ¡Es hora de comenzar a vivir la verdad de tu valor inherente!

Entonces, ¿qué te hace a ti?

Comencemos esta serie de blogs sobre tu verdadera identidad personal con quien NO eres. No eres tus atributos físicos, tu educación, tu carrera o tus logros. Tu no eres tu origen étnico, tu pedigrí familiar o tu calificación crediticia. Estas son meras capas externas de tu identidad.

Veamos tres mitos que nuestra cultura asegura determina nuestro valor: nuestra apariencia, nuestro desempeño y nuestro estado. Tres mitos de los que probablemente te has enamorado. ¡Tres mitos que debes romper!

Mito # 1: Tu imagen determina tu identidad

Si no estás segura acerca de tu apariencia física, es probable que hayas caído en la mentira de que necesitas cumplir con los estándares de belleza de la sociedad. Cabello liso, bronceada, tonificada, delgada, ¿Es alguna vez suficiente? La sociedad nos bombardea diariamente con mensajes que nos dicen sutil y abiertamente que las personas hermosas son más valiosas, amadas, queridas, más felices. Este falso mensaje lleva a muchas mujeres a productos de belleza y cirugías plásticas para “arreglar” lo que se convencen de que está mal con ellas mismas.

Sin embargo, incluso después de todo eso, algunas mujeres no pueden sentirse hermosas. Porque no han solucionado el problema raíz de verse a sí mismas como defectuosas  

¡Amigas, como creaciones únicas de Dios, somos de un infinito valor y valiosas! Nuestra apariencia no cambia la visión de Dios de nuestra belleza intrínseca. ¿No dejarás de darle a los demás el poder de hacerte sentir bien contigo misma?

Mito # 2: Tu eres lo que haces

Este mito sugiere que nuestro desempeño determina nuestro valor y nuestra identidad personal. Amigas, vivimos en una sociedad orientada a tareas que asigna un valor basado en cuánto y qué tan bien las personas hacen su trabajo. Desafortunadamente, la medida de competencia es típicamente la comparación con otros. Es por eso que muchos de nosotros nos sentimos amenazados cuando otros tienen éxito. Los adictos al trabajo casi siempre basan su identidad en su rendimiento. Si no puedes satisfacer tu necesidad de cumplir con esto, probablemente te resulte muy difícil relajarte.

Como una persona sabia observó una vez, hemos sido creados como seres humanos, no-haceres humanos.

¿No dejarás de esforzarte para sentirte valorada? ¡Ya eres altamente valorada por el creador del universo!

Mito # 3: Tu eres alguien solo si tienes poder

¿Alguna vez te has preguntado, “¿Qué tan importante soy?” Si sientes la necesidad de evaluar constantemente tu nivel de influencia o control sobre los demás, has aceptado este mito. Déjalo ir. La Biblia es clara en que nuestra identidad como hijos de Dios no depende de nuestro estatus aquí en la tierra. Más bien, Dios nos pide que demostremos humildemente el corazón de un siervo.

El poder, incluso si lo logramos, es fugaz.

Ya sea que los demás las consideren “ser un alguien o un don nadie”, Dios las ve como alguien tremendamente valioso. ¿No confiarás en Él en eso?

La próxima semana hablaremos sobre la identidad equivocada con la que muchos de nosotras caminamos. ¡No te lo pierdas!


¡Un recorrido de 12 semanas sobre nuestra verdadera identidad personal!

Parte de comprender correctamente nuestra verdadera identidad personal requiere que sepamos cómo nos ve Dios. Como nuestro creador amoroso, Dios nos dice dos cosas: “Eres mi hija” y “Eres elegida”. ¿Sientes el corazón de Dios hacia ti? ¿Puedes poner en tu mente la verdad de que Dios estaba pensando en ti incluso antes de crear el mundo?

Deja que esa verdad se sumerja en la profundidad de tu corazón y tu mente. Puede tomar mucha determinación de tu parte, pero a medida que comiences a darte cuenta de lo valiosa que eres a los ojos de Dios, podrás romper las cadenas que te impiden aceptarte y amarte a ti misma. ¡Amigas, PODEMOS dejar la carga de lo que otras personas piensan y la opinión que tenemos para nosotras mismas!

Durante esta serie de blogs de 12 semanas, que publicaremos sobre identidad personal incluirémos una canción para recordarnos la verdad de cómo Dios nos ve. Nuestra canción de esta semana es Beloved “Amada” por Jordan Feliz. Jordan tiene toda la razón: Tu eres AMADA. ¡Acepta esta verdad para experimentar la verdadera alegría de ser TÚ!

See Yourself as God Sees You

See Yourself as God Sees You

Esta serie de blogs se basa en el libro de Josh, See Yourself as God Sees You.   ¡Adquiere tu copia en ESPAÑOL!

¡Es nuestra oración que durante esta serie llegues a reconocer y aceptar tu verdadera identidad personal! Pero si necesitas algo más específico,  envíanos una solicitud de oración a través de esta forma.

Propaga el amor de Dios