Ganar Mental y Emocionalmente durante COVID-19


Tiempo de lectura: 9 min

Gran dificultad económica. Desconexión social. Pérdida de seres queridos. Incertidumbre. Perdida de trabajo. Xenofobia. Racismo. Falta de seguridad. Los efectos del COVID-19 son interminables y despiadados. Estos efectos no solo amenazan nuestra salud física sino también nuestra salud mental, social y espiritual. Amenazan nuestra capacidad de ganar mental y emocionalmente.

Continua leyendo, o mira el video en ingles haz clic aquí para ver el video.

Bridging the Gap blog #hurthealedwhole

No importa a lo que te enfrentes durante este tiempo, no estás solo. No estabas destinado a estar solo. Nunca fuiste destinado a experimentar esta realidad. Fuiste hecho para prosperar, siendo creado a semejanza de Dios con un valor infinito, diseñado para una conexión saludable con Él y con los demás. fuiste diseñado para experimentar la garantía de seguridad, para saber que todo estará bien.

Pero la realidad es que lo que estamos experimentando hoy en nuestro mundo no se ajusta a esa cuenta, esa necesidad, ese anhelo. Entonces, ¿qué hacemos en este momento de pérdida, dolor y sufrimiento? ¿Cómo procesamos lo que estamos experimentando y no estar condenados a nuestra ansiedad,desesperación y dolor? ¿Cómo elegimos la salud en lugar de lidiar con nuestro dolor pegados a la television viendo compulsivamente Netflix o navegando sin parar por las redes sociales, comiendo en exceso, bebiendo, o viendo pornografía? ¿Cómo cruzamos por lo que sucede dentro de nosotros en medio de tanto dolor, pérdida e incertidumbre? ¿Cómo no solo sobrevivimos, sino que encontramos una manera de avanzar y prosperar?


Después de años de experimentar ansiedad, confusión emocional, desesperanza y pensamientos suicidas y luego encontrar esperanza y curación, quiero compartir un proceso por el que he trabajado que me ha ayudado a vencer mental y emocionalmente.

Este es un proceso que no debe apresurarse, a veces toma semanas o incluso años. Pero quiero exponer esto para alentarte y recordarte que hay esperanza. Las cosas se pondrán mejor. Y hay una manera de limitar el dolor de lo que estás experimentando, no de una manera que lo minimice, sino de una manera que te ayude a no estar solo y no caer en las mentiras y la trampa del Enemigo.

  1. Aflígete por las pérdidas

Las pérdidas durante este tiempo son inmensas. Pérdida de ingresos financieros, muerte de seres queridos, incertidumbre, desconexión con los demás, pérdida de rutinas normales, actividades o pasatiempos, por nombrar algunos. El dolor de las pérdidas que estás experimentando es real. Sé honesto contigo mismo sobre tus miedos, sentimientos, preguntas, heridas y luchas. Está bien no estar bien. Está bien llorar y llorar la realidad de lo que estás experimentando.

Eclesiastés 3: 4 nos recuerda que hay “un tiempo para llorar y un tiempo para reír; un tiempo para afligirse y un tiempo para bailar “. Está bien no tenerlo todo junto y llorar las pérdidas que estás experimentando, de hecho es bueno hacerlo. Me recuerda cómo lloró Jesús en Juan 11 cuando murió su amigo Lázaro. Si Él, Dios, se tomó el tiempo para sentir y llorar, cuán importante es para nosotros.

te animo a que escribas las pérdidas que estás experimentando. Permítete sentir las emociones que estas te traen. Siéntate con esas emociones y habla con Dios sobre ellas. Sé honesto con él acerca de tu dolor, frustraciones y preguntas. Visualízalo estando allí contigo, consolándote.

  1. Identifica los Mensajes

Pérdida, experiencias dolorosas y la incertidumbre conducen a mensajes que terminamos creyendo. Estos mensajes a menudo no son ciertos. Tal vez estés experimentando dificultades económicas: haz perdido tu trabajo o tu negocio esta sufriendo la recesión. ¿Qué mensajes has creído de esas experiencias?  ¿Será algo como: “Dios no se preocupa por mí”, “No soy lo suficientemente bueno o dotado porque los demás no fueron despedidos pero yo sí”, o “No importa cuánto lo intente, simplemente no puedo proveer para mi familia. Soy inadecuado”.

Tal vez has experimentado la soledad: amigos, familiares o compañeros de trabajo no te están contactando, o te sientes tan desconectado. ¿Qué mensajes has creído? ¿Será “la gente no se preocupa por mí”, “no soy querido” o “no debo importar”? Las mentiras y las pérdidas vienen en todas las formas y tamaños

Esta ha sido la táctica del enemigo desde el primer día en el Jardín del Edén. Para torcer la verdad, engañarnos y hacernos creer mentiras sobre Dios, nosotros mismos y los demás. En Génesis 3, Adán y Eva cayeron en una mentira del enemigo y desobedecieron la orden de Dios de no comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal.

Adán y Eva comieron la fruta e inmediatamente se llenaron de vergüenza, creyendo no solo que habían hecho mal sino que estaban equivocados. La mentira que comenzó sobre Dios terminó en una mentira sobre ellos también. El enemigo quiere usar todo lo que pueda para hacernos creer mentiras, a menudo usando nuestras pérdidas y experiencias dolorosas. No ignoremos esta táctica clave suya en nuestras vidas.

  1. Replantea los mensajes

Piensa en estas experiencias y pérdidas dolorosas. ¿Cuál es la verdad sobre la situación? Por ejemplo, en dificultades económicas, recuerda que están ocurriendo eventos que están fuera de tu control. Recuerda las palabras de Jesús en Mateo 6:26, “Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?” Recuerda que Dios te proveerá y que eres tan valioso.

En la soledad, recuérdese que Jesús dijo: “…Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20). Recuerda que en Cristo eres un hijo amado de Dios (1 Juan 3: 1), elegido y deseado (Juan 15:16) y la obra maestra de Dios (Efesios 2:10), ya sea que las personas lo reconozcan o no. Pero también recuerda que los demás también pueden sentirsen solos o no deseados, y que tu tienes la oportunidad de comunicarte con ellos y experimentar la satisfacción de tus necesidades además de las de ellos.

Siéntate con Dios y experimenta intelectual y emocionalmente la verdad. Siente lo que se siente ser amado, aceptado y adecuado. Regresa a estas verdades y experimenta cuando vuelva a aparecer la tristeza, la vergüenza o las mentiras.

  1. Conéctate con otros

Comparte con personas de tu confianza las pérdidas y el dolor que está experimentando. Conectarte con otros libera dopamina y oxitocina en nuestros cerebros, lo que genera una sensación de conexión y satisfacción. También afirma la realidad de que no estamos solos y que somos entendidos. Envía un texto o haz FaceTime con un amigo o ser querido. Sal a caminar con alguien que conoces, mientras mantienes el distanciamiento social. Programa una reunión en línea con un terapeuta, entrenador o mentor. 

Recuerda, nos necesitamos unos a otros. En el relato de la creación, Dios dijo que no era bueno para el primer ser humano, Adán, estar solo o sin otro ser humano (Génesis 2:18). Hebreos 10:25 incluso llega a instruirnos a “no descuidar el encuentro”, debido a lo importante que es la conexión social y espiritual para cada uno de nosotros.

  1. Aferrate a la esperanza

Piensa en los desafíos que has enfrentado en el pasado y cómo Dios te ayudó a superarlos. Aún estás aquí Estás leyendo esto. Lo has logrado. Piensa en cómo podrías ayudar a otros a través de sus luchas en el futuro, como resultado de lo que has pasado. Trata de tener una visión de lo que Dios podría hacer en tu vida a través de esto.

El libro de Viktor Frankl, La búsqueda del significado del hombre, (Man’s Search for Meaning), mostró el poder de una visión del futuro. Frankl encontró fuerzas para seguir luchando por su vida en un campo de concentración nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Con exceso de trabajo, desnutrido, intentando sobrevivir al frío invierno, con amigos muriendo a su alrededor, comenzó a imaginar que algún día sería libre del campo de concentración, dando conferencias a la multitud sobre la psicología de los campos de concentración. Todos sus desafíos se convirtieron en experiencias que informarían su trabajo futuro. Encontró un propósito en su dolor y una mayor recompensa por la que luchar.

Por el contrario, aquellos que perdieron la esperanza en torno a Frankl comenzaron a deteriorarse, sucumbiendo a enfermedades y crisis mentales, perdiendo la voluntad de continuar y rindiéndose a la desesperanza y la muerte. Frankl sobrevivió a los campos de concentración y finalmente fue liberado por los soldados estadounidenses. Luego escribió libros, obtuvo su doctorado y dio conferencias en todo el mundo.

También somos testigos del poder de la visión en la vida de Jesús en Hebreos 12: 2, quien “…por el gozo que le esperaba, soportó la cruz”. Ese gozo fue recibir “…toda autoridad en el cielo y la tierra” (Mateo 28:18) y darles a usted y a mí el “…derecho a ser hijos de Dios” (Juan 1:12).

Puedes animarte porque Jesús te ve, se preocupa y llora contigo. Él ha vencido al mundo (Juan 16:33), está gobernando y reinando sobre todo lo que está sucediendo en este tiempo (Salmo 47: 8), y algún día hará que todo sea correcto y nuevo (Apocalipsis 21).

Por último, permíteme animarte a que sigas estos próximos pasos para ganar mental y emocionalmente durante COVID-19.

1. Trabaja a través del proceso de los cinco pasos en este artículo, comenzando con una pérdida o experiencia dolorosa.

2. Considera reunirte en línea con consejero   o explorar más recursos de asesoramiento en josh.org/find-help (Páginas en inglés)

3. Visita josh.org/resolution y obten más recursos sobre nuestra nueva iniciativa global para ayudar a las personas a superar sus heridas, luchas, y prosperar.

4. Conéctate conmigo en Instagram, Facebook o en nuestro sitio web y comparte cómo puedo orar por usted.


Ben Bennett es un comunicador con el Ministerio Josh McDowell. Obtenga más información en www.Josh.org/Ben.

 

Propaga el amor de Dios

Tags: , , , , ,