Frutales: una Parábola en el Patio

Avatar
Lectura de: 3 minutos

En nuestro caminar cristiano, debemos examinar si nuestro objetivo principal es producir fruta o simplemente lucir bien. Una pregunta aún más difícil, “¿Estamos dispuestos a que el Señor pode nuestras vidas como Él lo crea conveniente?”


En 1986 estaba dirigiendo en casa un estudio bíblico en Bedford, Texas. Durante nuestro tiempo para compartir, hablamos sobre las cosas que estaban sucediendo en nuestras vidas.

En una ocasión, un miembro del grupo compartió que tenía un árbol de durazno en su patio trasero que estaba considerando cortar. Después de haber trabajado en huertos durante varios años, le pregunté por qué. Dijo que había hecho todo lo que sabía al respecto, pero que el árbol no produciría fruto. Supe de inmediato cuál era el problema.

fruitAsí que le hice esta propuesta: si me permitiera cuidar del árbol durante un año y hacer lo que quisiera hacerle, yo cortaría el árbol por él si todavía no produjera duraznos. Me preguntó qué haría yo diferente de lo que él ya había hecho, pero le dije que prefería mostrárselo. El aceptó.

El durazno, representado aquí, recibió todo lo que podía necesitar o desear, espacio para crecer, agua, fertilizantes, protección contra insectos, etc., y así poder madurar. A cambio, el árbol había estado ocupado. Había producido muchas ramas finas y muchas hojas. Pero no había hecho lo único que se suponía debía hacer: producir frutos.

Inmediatamente pensé en Juan 15: 1-11. El versículo 8 dice: En esto es glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto, y así probéis que sois mis discípulos“. Este árbol es la parábola perfecta de muchas iglesias y cristianos de hoy. Al igual que este árbol, podemos estar tan ocupados haciendo las cosas que consideramos importantes, que olvidamos que nuestro verdadero propósito es dar fruto.

fruit

Ahora, esperé tres meses antes de hacerle algo al árbol. Pero cuando casi todas sus hojas se habían caído, me puse a trabajar. Observe en esta segunda foto que no había una rama muerta en el árbol. Estaba sano y bien formado. Pero las apariencias pueden engañar.

Un ojo bien entrenado notará que el árbol estaba haciendo lo que un árbol hace mejor cuando se lo deja a la naturaleza: producir ramas y hojas. Incluso un árbol frutal perderá su mayor oportunidad sin una poda cuidadosa por parte de su cuidador. Los árboles frutales no se ven afectados por la poda; de hecho, es todo lo contrario.

El hecho crítico que necesita saber sobre los árboles frutales es que su fruto solo crece en madera nueva. La fruta nunca crecerá en la madera del año pasado. Así que este árbol estaba usando todos los recursos que se le habían dado para producir la única “fruta” que podía: su follaje.

Después de podar el árbol por un par de horas, se veía así. Normalmente habría eliminado aún más ramas, pero no quería que el árbol entrara en shock y muriera. Luego me fui a casa y me olvidé de él.

A finales de agosto, llamaron a mi puerta. Cuando respondí, el mismo hombre del estudio bíblico estaba parado allí, con tres cajas de duraznos de su árbol podado..

Comencé replicando que no quería tomar toda su cosecha, pero él me interrumpió. “Esto es solo parte de la fruta”, dijo. “De hecho, ya he dado fruta a otros, ¡y todavía tenemos más fruta de la que podemos usar!”

“Soy la vid verdadera, y mi padre es el jardinero. Él corta cada rama en mí que no da fruto, mientras que cada rama que da fruto la poda para que sea aún más fructífera”.

Concluiré con lo que Jesús enseña a sus discípulos en el versículo 11. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea perfecto”.


El bloguero invitado Vernon Ball, un pastor retirado, tiene 75 años de edad. En sus 50 años de predicación, Vernon pastoreó cinco iglesias y sirvió como pastor interino de otras cuatro. Es el autor del libro, El misterio de la fe. Un bisabuelo con 12 bisnietos, Vernon está actualmente involucrado en ministerios internacionales en el este de Asia. Su sitio web: Ballministries.com

Tags: , , ,


Previous Article