Fallamos ante la Tolerancia Cultural


Tiempo de lectura: 9 min

¡Bienvenidos Amigos! Y gracias por acompañarnos en esta última publicación de nuestra nueva serie de blogs de un año que hemos llamado “Juntos en una Aventura”. En esta publicación, veamos la palabra “tolerancia” y si la sociedad empuja el significado deseado.

La tolerancia, tradicionalmente, se define como reconocer respetuosamente las creencias y opiniones subjetivas de los demás, sin respaldarlas ni aceptarlas. Como lo pone Josh McDowell, “… amar a alguien con quien puedes estar totalmente en desacuerdo”.

Hoy, sin embargo, la sociedad nos presiona para que aceptemos un nuevo significado: uno que dice ser “tolerante” con otro es aceptar todas las creencias subjetivas como válidas. (Página en inglés: josh.org) Que la dignidad y la autoestima de cada persona realmente dependan de que todos los demás respalden su “verdad” personal. Que cada persona tiene derecho a un código moral tan subjetivo que nadie más pueda juzgarlo, independientemente de su efecto en sí mismo o en la sociedad. Y que quienes lo “juzguen”, deben ser gritados y silenciados.

Como dijo Wendy Kaminar, abogada y escritora hace casi una década, el liberalismo contemporáneo implica un abrazo virtual a la censura; un enfoque terapéutico de los derechos; definiciones muy amplias de “daño”; y hostilidad a la libertad de expresión, conciencia y creencia. Se nos está vendiendo la noción de que la “tolerancia” debe proteger a todas las personas de sentirse “emocionalmente dañadas”. 

Por lo tanto, agrega, Kaminar, el surgimiento de defensores de la “igualdad” y la “diversidad” que creen que la sociedad debe sacrificar los derechos de la Primera Enmienda para garantizar un sociedad verdaderamente tolerante. “¿Cuánto tiempo?”, Pregunta, “hemos escuchado … ‘No creo en la censura, pero la libertad de expresión no incluye el derecho a ofender'”. Esto es más evidente en los campus universitarios, agrega, “donde los estudiantes son regularmente castigados por bromas, sátiras, insultos y discursos políticos que se consideran degradantes para algún grupo presumiblemente vulnerable ”. 

¿El resultado? La sociedad nos está preparando para vivir en un estado constante de ofensa. ¿Dónde está la tolerancia en eso? ¡Amigos, están jugando con nosostros!


tolerance

Tolerancia y amor

Trato de imaginarme a Jesús parado frente a una multitud comprometida con una gran sonrisa en su rostro mientras dice: “Tú lo haces y yo lo haré. ¡Todo y todo vale! ” 

Pero no puedo. Porque ese no es el mensaje de verdad que Dios tomó en forma humana para enseñar. Sí, Jesús afirmó el valor inherente de cada persona como hijos creados de Dios. Pero también siempre dirigió a las personas a vivir según el estándar de Dios, para que ellos (nosotros) pudiéramos crecer en su (nuestro) mejor ser y honrar a Dios.

La Biblia nos muestra claramente que el amor triunfa sobre todos. Debemos 1) amar a Dios y 2) amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Debemos vivir en paz los unos con los otros (Hebreos 12:14), y debemos perdonarnos rápidamente unos a otros (Efesios 4:32). Pero también debemos ayudarnos unos a otros a vivir dentro de los límites establecidos por Dios. Porque Dios odia el pecado. Debemos ofrecernos gracia (tolerancia), ya que Dios “limpia la basura en nuestro baúl”.

Como Dr. Henry Cloud, coautor del New York Times best seller, Boundaries, lo expresa: “La verdad sin gracia es un juicio, y puede matar el espíritu de alguien. El verdadero amor es gracia y verdad juntos. Preséntate con ambos en todo momento ”. Tal como lo hizo Jesús.


Abordar la intolerancia del cristianismo

Una de las razones por las que el mundo considera que el cristianismo es tan intolerante (Página en inglés: josh.org) es que muchos de nosotros consideramos que es nuestro derecho dirigir el juicio. Y no solo reservamos nuestras críticas para los que están fuera de la iglesia. Algunos de nosotros pensamos que nuestro trabajo es aplastar a nuestros hermanos y hermanas cristianos con condena.

“Cualquiera que haya estado en la iglesia durante mucho tiempo ha sido lastimado por personas en ella”, señala el Dr. Cloud. “Porque en el cuerpo de Cristo, encontramos algunas realidades duras: juicio, orgullo, egocentrismo, manipulación, abandono, abuso, control, perfeccionismo, dominación y todo tipo de pecado relacional conocido por la humanidad. Los muros de la iglesia no la protegen del pecado. De hecho, la iglesia por definición está compuesta de pecadores ”.

Pero la condenación nunca lleva a nadie a elevarse a un estándar más alto. Nuestros propios corazones primero deben ser tiernos, para ablandar los corazones de los demás. Es por eso que Jesús demostró primero que se preocupaba por las heridas y necesidades de las personas antes de hablar sobre su pecado. La tolerancia de Jesús por su humanidad los llevó a estar abiertos a admitir el pecado que estaba destruyendo sus vidas.

Conozco a una mujer cristiana que pasa la mayor parte de su tiempo señalando cómo otros están pecando (incluso escribe cartas cáusticas a pastores conocidos para decirles cómo están perdiendo la marca). Ella realmente es una de las personas más infelices que he conocido, en parte porque vive en un constante estado de ofensa, incluso por sus propios errores. La gracia y la tolerancia son, para ella, conceptos extraños. Ella ha aceptado sólo una parte del mensaje del Evangelio. ????

¿Dónde, amigos, hemos recibido el mensaje de que necesitamos juzgar el pecado antes de poder mostrar amor? Ciertamente no del ejemplo de Cristo.


Ver cómo la “tolerancia” cultural carece de tolerancia

Yo entiendo el temor de que la sociedad se ‘vaya al garete’ para hacer eco de la frase popular. Cuando la “verdad” y la “moralidad” se consideran totalmente subjetivas, tenemos motivos para preocuparnos de que la sociedad pueda implosionar. Pero la tolerancia cultural, en la forma en que la sociedad la define, no es el camino de “iluminación” que promete.

En una serie anterior de publicaciones de blog que hicimos en base al libro de Josh, The Beauty of Intolerance, (La belleza de la intolerancia)  destacamos tres formas en que la tolerancia cultural nos falla:

FALLO # 1: La tolerancia cultural promete completa libertad moral, pero nos encadena.

¡Ah, el encanto de las promesas vacías! Pensemos en las consecuencias de una sociedad en la que “todo vale”. Este es solo un ejemplo: en uno de esos programas populares de entrevistas en la calle, una joven declaró que está perfectamente de acuerdo con que un padre y una hija tengan una relación sexual, porque “a las personas se les debe permitir hacer lo que quieran”. De veras? Yowza Claramente ella no ha pensado en los resultados negativos de una sociedad que respalda tales relaciones.

FALLO # 2: La tolerancia cultural nos capacita para reaccionar ante la vida desde un estándar fluido de nuestras emociones subjetivas y experiencias de vida personal. La arena siempre estará cambiando.

Sin un estándar moral establecido, muchos de nosotros “viviríamos la vida” dependiendo de cómo nos sentimos. Mi madre!, nos abrimos a un montón de drama innecesario. “No lo siento, hombre” suena razonable, hasta que lo comparemos con la palabra de Dios. No tengo ganas de ser paciente. Dios me dice que sea paciente. No siento que tenga que ser el primero en perdonar. Dios me dice que restaure las relaciones antes de que se ponga el sol. No siento que deba dar mi tiempo. Dios me dice que sirva generosamente a los demás. ¡Se trata de mí,querida, y puedes irte si no te gusta!

FALLO # 3: La tolerancia cultural usa la vergüenza para controlarnos, mientras prueba su propia intolerancia.

Duele ser llamado un “fanático”. O un “hipócrita”. O “no amoroso”, “crítico”, o un “imbécil”. Porque estamos programados para la comunidad y la conexión, sentirnos marginados nos aplasta. Detesto a los acosadores, pero debo recordar que muchos de los que ahora gritan por una “verdad” subjetiva han sido programados en su pensamiento por los medios, las escuelas y otras fuentes que buscan una norma posterior a Dios. Algunos de ellos han sido intimidados por cristianos desordenados con los que se han topado. Pero muchos han sido engañados al creer que el cristianismo no tiene un efecto positivo en la sociedad, lo cual es simplemente falso.

I do understand the fear that society is “going to hell in a handbasket,” to echo the popular phrase. When “truth” and “morality” are seen as entirely subjective, we do have cause to be concerned that society might implode. But cultural tolerance, in the way society nows defines it, is not the path of “enlightenment” it promises.


Tolerancia, el estilo de Jesús

Amigos, demostremos al mundo que está mal que la Iglesia solo busque controlar y condenar. Donde hay gritos, respiremos amables susurros. Donde hay fuego abrasador, derramemos agua refrescante. Donde hay odio, reflejemos el amor de Dios. Traigamos la verdad inquebrantable de Dios. Esta es la tolerancia que Jesús modeló. 

En pocas palabras: los cristianos no obtienen un pase por ser atrevidos con los demás. Si alguna vez le has dicho a alguien: “¡Dios te odia!”, Pide perdón. Jesús vino para mostrarle a toda la humanidad hasta dónde llegaría para reconciliarnos con El mismo. Jesús murió por TODOS. Lo que significa que Dios no odia a NADIE. Y a medida que nos invita a una relación diaria, El tolera nuestros momentos de fracaso a medida que nos lleva a madurar y reflejar su carácter. ¡Piensa en esa gracia increíble! Imagínense lo poco que confiaríamos y lo amaríamos si su respuesta diaria a nosotros fuera una gran condena. ????

La tolerancia cultural nos falla. ¡Pero podemos mostrar la tolerancia que Cristo nos demuestra y cambiar el mundo!


En nuestra próxima publicación de blog, veremos la publicación de blog de Matt sobre las principales religiones y filosofías no cristianas populares que compiten por su atención.

Ponerse al día: La publicación introductoria de esta serie.

Traducido por Pilar C Quintero

Propaga el amor de Dios

Tags: , , ,