¿Evangelios Históricos? | ¿Evangelios Confiables? Video 4

Tiempo de lectura: 6 min

Mi nombre es Mateo. Soy orador y autor del Ministerio Josh McDowell. Después de ver este video, no dudes en dejar un comentario aquí o a través de mis canales sociales, que se enumeran a continuación. Me encantaría saber de ti y ser una pequeña parte en tu lucha con estas preguntas importantes acerca de Jesús. ¡También te invito a suscribirte a mi canal!


¿Historia o alegoría? | ¿Son los Evangelios confiables?

En este video pregunto: ¿Pretendieron los  autores registrar la historia? Para ser claros, no estoy preguntando si están mintiendo o no. Estoy preguntando si ellos querían que sus lectores creyeran que los detalles que comparten sobre Jesús son reales y precisos. ¿Tuvieron lugar realmente?

Casi todos los eruditos del Nuevo Testamento, cristianos o no, dirían que sí. Los autores de los Evangelios esperan que sus libros sean tomados como hechos históricos, no como alegorías o ficción. Lucas es muy explícito al respecto desde el principio:

“Muchos han emprendido la tarea de hacer un relato de las cosas que se han cumplido entre nosotros, tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la palabra. Con esto en mente, como yo mismo he investigado cuidadosamente todo desde el principio, también decidí escribirte un relato ordenado, excelentísimo Teófilo, para que sepas la certeza de las cosas que te han sido enseñadas”.

El Evangelio de Juan hace una declaración similar cerca del final de su libro. Después de escribir sobre la vida, el ministerio, la muerte y la resurrección de Jesús, Juan escribe: “Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre”.

¿Por qué ambos afirmaron que Jesús era el Mesías? Porque están convencidos de que Jesús realmente hizo todas las cosas maravillosas que registraron.


Historia real, formato con propósito

Según el erudito del Nuevo Testamento Craig Blomberg, hay una pieza importante de evidencia implícita que no se puede pasar por alto. “Considere”, sugiere, “la forma en que están escritos los Evangelios: de manera sobria y responsable, con detalles incidentales precisos, con un cuidado y una exactitud obvios. No encuentras las florituras extravagantes y la mitología descarada que ves en muchos otros escritos antiguos”.

Abre los Evangelios en cualquier página y verás de qué está hablando.

Como ejemplo, Mateo rastrea el linaje de Jesús hasta Abraham:

Así sucedió el nacimiento de Jesús el Mesías: Su madre María estaba comprometida para casarse con José, pero antes de que estuvieran juntos, se encontró que estaba encinta por obra del Espíritu Santo. Como José, su esposo, era fiel a la ley y, sin embargo, no quería exponerla a la desgracia pública, tenía en mente divorciarse de ella discretamente. Pero después de haber considerado esto, un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María como tu esposa, porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: “La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel” (que significa “Dios con nosotros”).

Mateo adjunta a Jesús a un árbol genealógico real, y luego dice que Jesús cumplió la profecía de un nacimiento virginal. No se detiene en los detalles interesantes, como el ángel. Más bien, expone las cosas de una manera sencilla y práctica. El estilo de Mateo es lo que podemos esperar de alguien que habla desde una perspectiva histórica.

Encontramos otro ejemplo en Marcos 7. El texto se lee como un informe real del viaje de Jesús:

Entonces Jesús salió de las cercanías de Tiro y pasó por Sidón, bajó al mar de Galilea y entró en la región de la Decápolis. Allí unas personas le trajeron un hombre que era sordo y apenas podía hablar, y le rogaron a Jesús que pusiera su mano sobre él. Después de llevárselo a un lado, lejos de la multitud, Jesús puso sus dedos en los oídos del hombre. Luego escupió y tocó la lengua del hombre. Miró al cielo y con un profundo suspiro le dijo: “¡Ephphatha!”( amárico, palabra  que proviene de la lengua etiópica y que significa ” Ser abierto!”). En esto, los oídos del hombre se abrieron, su lengua se soltó y comenzó a hablar claramente.

En el tercer capítulo de su libro, Lucas también detalla cuidadosamente la vida de Jesús en tiempo real:

En el año quince del reinado de Tiberio César — cuando Poncio Pilato era gobernador de Judea, Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanias tetrarca de Abilene — durante el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Fue por todo el país alrededor del Jordán, predicando un bautismo de arrepentimiento para el perdón de pecados.


Confiando en los detalles

Creo que una de las razones por las que la gente se confunde con estas preguntas sobre la precisión histórica es porque los Evangelios tienen trasfondos espirituales, lecciones de vida y ocasionalmente un toque literario.

CS Lewis, un escritor cristiano de fama mundial, y académico de la literatura, hizo mucho trabajo con la alegoría. Al hablar del Evangelio de Juan, Lewis señala: “He estado leyendo poemas, romances, literatura de visiones, leyendas, mitos toda mi vida. Sé cómo son. Sé que ninguno de esos es como este Evangelio. De este texto, sólo hay dos puntos de vista posibles. O se trata de un reportaje. O bien, algún escritor desconocido del siglo II, sin predecesores ni sucesores conocidos, anticipó repentinamente toda la técnica de la narrativa moderna, novelística y realista”.

Sí, los evangelios tienen una agenda teológica obvia y fueron escritos para fortalecer y animar a la iglesia primitiva. Pero siguen siendo históricos. Incluso se pueden afirmar paralelos literarios como Jesús reviviendo el ministerio de los personajes del Antiguo Testamento sin negar el trasfondo histórico. Especialmente si estamos abiertos a la idea de que Dios eligió orquestar la historia de esta manera notable.

En el video 5 discutiremos si podemos confiar en la capacidad de los escritores de los Evangelios para recordar detalles con precisión. ¡Hasta entonces!


CONÉCTATE CON MATTHEW

Ministerio Josh McDowell:
Página de Matthew en el Ministerio de Josh McDowell

Vínculos sociales:
Facebook
Twitter
YouTube
Instagram

Matthew es un escritor y orador cristiano apasionado por que la iglesia esté unida, fortalecida y desatada para difundir las buenas nuevas de Jesús a todos. rincón del mundo. Con un enfoque en la apologética y el crecimiento espiritual, Matthew ofrece una voz fresca. Matthew tiene un M.Div de la Escuela de Teología Talbot.

Propaga el amor de Dios