Elegir los Límites de Dios porque Confiamos en Él


Tiempo de lectura: 6 min

¡Bienvenidos! Y gracias por acompañarnos en esta, nuestra más reciente publicación de serie de blogs de un año que hemos llamado “Juntos en una Aventura”. Hablemos de los límites, que necesitamos para tomar decisiones buenas y éticas. ¿En qué debemos basar los límites que establecemos en nuestra vida?

Como mencionamos en una publicación reciente, no es suficiente basar nuestra moralidad en los Diez Mandamientos u otros límites mencionados en la Biblia. Esto es porque no son las reglas en sí mismas las que crean un cambio duradero en nosotros, pero nuestra relación con su fuente: Dios. 

Josh McDowell ha grabado muchos videos acerca de tomar decisiones morales correctas, que pueden ver aquí. (Videos en inglés) En esta publicación, veamos dos analogías que Josh menciona en esos videos, para comprender mejor que los límites de Dios son buenos, no punitivos.


boundaries trust God

La fuente de los preceptos y principios

Como nos recuerda Josh, los límites bíblicos son SOLO importantes debido a la fuente de su autoridad moral. Los escépticos argumentan que la Biblia es “hecha por el hombre”, pero están equivocados. La Biblia es “inspirada por Dios, que dicta un alto estándar ético que la humanidad lucha por reflejar. Incluso en nuestros mejores días nos equivocamos. Un pequeño chisme aquí, un poco de envidia allá, un fallo de juicio aquí, un montón de desamor en todas partes.

Los límites de Dios no se tratan de su ego, sino de nuestra mejor vida. Como Josh explica magistralmente en sus videos, dentro de cada precepto bíblico – con cada “¡No debes!” – hay un principio moral basado en la persona, el carácter y la naturaleza de Dios. (5 attributes) Veamos dos ejemplos, entonces entendemos lo que Josh quiere decir.

Ejemplo # 1: El principio moral de la honestidad subraya el precepto “No mentirás”. Pero la razón de que mentir es moralmente incorrecto es porque Dios y Jesús son VERDAD.

Ejemplo # 2: El principio moral de respetar la santidad de la vida subyace en el precepto “No matarás”. Pero la razón por la que matar es moralmente incorrecto es porque Dios y Jesús son VIDA.

Del mismo modo, debemos buscar justicia porque Dios y Jesús son JUSTOS. Debemos buscar la pureza porque Dios y Jesús son PUROS. Debemos rechazar el odio porque Dios y Jesús son AMOR.


En pocas palabras, cualquier elección que podamos hacer que sea contraria a la naturaleza de Dios es moralmente incorrecta. Dios no nos dice cómo pensar y actuar para doblegarnos a su voluntad. Más bien, creó amorosamente pautas para nuestra protección y provisión.


Usemos el paraguas en la foto de arriba para simbolizar la protección de las pautas de Dios.

Cuando seguimos las reglas de Dios, nos mantenemos secos. Pero cuando elegimos voluntariamente caminar, ¡o correr! – bajo la lluvia, terminamos con ropa mojada, si no neumonía. “Siempre es un acto de amor de parte de Dios protegernos y proveernos”, dice Josh. “Pero cuando, a través de un acto de desobediencia por decisión propia, ignoramos los preceptos de Dios, nos alejamos de la protección y la provisión de esos preceptos”.

Una analogía que Josh comparte impulsa aún más este punto:

dos adolescentes aburridos una calurosa noche de verano, recuerde que un vecino tiene una piscina en el patio trasero. También recuerdan que los vecinos están de vacaciones. Deciden escabullirse para disfrutar de un refrescante baño. Se ríen entre dientes mientras claman sobre la alta valla del patio trasero, ignorando deliberadamente los letreros de “¡No traspasen!” Y “¡No naden!”.

Con cautela, la joven cruza el patio sin luz mientras su novio corre hacia el trampolín. Con un fuerte rebote, catapulta su cuerpo en el aire. La risa de ella se convierte en un chillido cuando llega al borde de la piscina y se da cuenta de que no hay agua en la piscina. El impacto de la zambullida le rompe el cuello y paraliza al muchacho en un instante.


Los propietarios no pegaron las advertencias para quitarle alguna diversión de la vida del joven, sino para protegerlo. En la elección de hacer caso omiso de las advertencias publicadas, se puso a sí mismo en peligro.


La perspectiva de la escalera alta de Dios

Al igual que este joven, a menudo no vemos los peligros inminentes. O minimizamos las consecuencias de entrar en pecado. “¿Cuánto puede doler?”, nos preguntamos. Lamentablemente, usted y yo tenemos una perspectiva muy limitada. Dios, por otro lado, ve todos los escenarios posibles, y sus alegrías y tristezas resultantes.

¿Alguna vez has entrado en uno de esos laberintos de maíz? (¡¿Del tipo que me estresa porque soy claustrofóbica Y una fanática del control?!) En cada cruce usted se pregunta: “¿Debería girar a la derecha? ¿O tal vez, a la izquierda? ”Y con cada giro equivocado y callejón sin salida, te confundes más sobre dónde estás en el laberinto y la ubicación del camino correcto que conduce a la salida. ¡Si solo tuvieras una vista aérea!

Si tuviera una guía, una fuente confiable, encaramada en una escalera muy alta, tendría ayuda para tomar las decisiones correctas y navegar con éxito por el laberinto. En la vida, siempre podemos tomar las decisiones correctas y disfrutar mucho de la vida siguiendo las pautas y límites de Dios.


Dios: “¿Crees que te amo y quiero bendecirte con provisión y protección? Entonces comprométete a mis límites. Son por tu propio bien, porque yo soy bueno “.


Desde su perspectiva eterna, Dios hace la vida con nosotros, preguntando: ” ¿Quieres evitar el dolor? Sigue mis preceptos; no te desvíes. ¿Quieres evitar esa adicción? Sigue mis preceptos; no te desvíes ¿Quieres tener éxito en los negocios? Sigue mis preceptos; no te desvíes ¿Quieres experimentar el amor verdadero y significativo? Sigue mis preceptos; no te desvíes ”.

Pero a veces se nos mete en nuestras cabezas que sabemos mejor que Dios. Entonces tomamos decisiones voluntarias fuera de Sus límites, y luego debemos sufrir las consecuencias.

Pase un tiempo reflexionando sobre su vida y sobre cómo al elegir vivir dentro de los límites de Dios lo ha protegido. Pero también mire las veces que voluntariamente se salió  de debajo de Su paraguas de protección y tuvo que soportar las consecuencias. Aquí está la cosa sobre el pecado: las repercusiones no siempre son evidentes de inmediato. A veces las personas piensan que se han salido con la suya. Pero el pecado finalmente exige nuestro pago.


“A menos que cada uno llegue a comprender que ‘Dios me ama’ y ‘puedo confiar en El’ “, agrega Josh, “nunca caminaremos por la vida dependiendo del carácter de Dios para tomar las decisiones correctas”.


En nuestra próxima publicación de blog, veremos más a fondo el tema de la verdad real y cómo identificarla.

Ponerse al día: La publicación introductoria de esta serie.

Traducido por Pilar C Quintero

Propaga el amor de Dios