¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

¿El Mundo te tiene Deprimido? 5 Hábitos Diarios que Ayudan

Tiempo de lectura: 6 min

COVID-19. Racismo. Violencia. Postura política. Egoísmo. Odio. Solo algo de la negatividad en nuestro mundo en este momento. Que disgusto!

Como pueblo de Dios, necesitamos hacerlo mejor. Probemos estos cinco hábitos (Página en inglés) diarios para amar mejor a Dios y a los demás.


Inspiration #hurthealedwhole


¿Nuestra capacidad de escuchar pacientemente a los demás? Hábito. ¿Nuestra disposición a sentir empatía? Hábito. ¿Nuestro enfoque constante en la gratitud? Hábito. Cada uno de nosotros debe desarrollar hábitos diarios que construyan nuestro mundo, no derribarlo. Nuestros hábitos deben reflejar el amor y la gracia de Jesús.


Hábito 1: Empiece el día con un “¡Gracias, Dios!”

Esta pequeña acción nos recuerda que debemos mantener una “actitud de gratitud”. Incluso cuando la vida duele, siempre hay algo por lo que estar agradecidos. Así que construye el hábito diario de mirar la vida con gratitud. Haz una lista de las cosas buenas del mundo; cosas que te hacen sentir bien y esperanzado. Quizás son mariposas … o que tienes lentes nuevos … o que te gusta la sandía en el verano. Entrena a tu cerebro para disfrutar de la sensación de sentirse agradecido. Predeterminado a la gratitud en lugar de quejarse.

Consejo: cuando algunos fumadores intentan dejar de fumar, se ponen una banda elástica alrededor de la muñeca. A medida que experimentan antojos de tabaco, tiran la banda de goma contra su piel para redirigir sus pensamientos. ¿Qué puedes usar para “canalizar” tu cerebro en gratitud?


Hábito 2: Recite diariamente las Escrituras

Seamos realistas y admitamos que la mayoría de nosotros no tenemos el hábito diario de hablar la Palabra de Dios en voz alta, mucho menos abrir nuestras Biblias diariamente. Pero nos estamos perdiendo al no hacer ambas cosas. Por estas dos razones: la Biblia nos dice que el poder de Dios se desata cuando hablamos las Escrituras, y la investigación muestra que las palabras que decimos cambian nuestro cerebro (Página en inglés) y por lo tanto, cómo nos sentimos y actuamos.

Hablamos de derrota, nos sentimos derrotados. Hablamos de odio, sentimos odio. Nos quejamos, nos sentimos desagradecidos. Pero hablar la Palabra de Dios restaura nuestra esperanza y confianza en su poder y providencia amorosa(Video en inglés de Joyce Meyer).Podemos descansar en la verdad de que Él tiene el control, a pesar de nuestras circunstancias.


Hábito 3: Centrarse en ser el fruto

La Palabra de Dios nos llama a llenarnos del fruto. El fruto del Espíritu (Página en inglés) incluye amabilidad, bondad, gentileza, fidelidad, paciencia, autocontrol, esperanza, paz y amor. Cada atributo representa un aspecto de la naturaleza de Dios. Entonces, cuando ofrecemos esto a otros, lo reflejamos al mundo. ¿Es esto fácil con nuestros egos que fácilmente se ofenden? No. Pero debemos seguir adelante, con Su ayuda, porque Él nos lo pide.

Ser el fruto requiere TRABAJO. Requiere que nos comprometamos a ponernos en segundo lugar, de esta manera Dios puede moverse a través de nosotros para ablandar el mundo. Esto solo se vuelve más fácil cuando lo convertimos en un hábito  diario. (Página en inglés) ¡Imagina ser tan auto-disciplinado por ser afrutado que ya no es una lucha! ¿Paciencia? No hay problema. ¿Amabilidad? Insignificante ¿Dulzura? Pan comido. ¿Amor? Se nos exuda tanto que la gente lo siente a través de nuestras palabras y acciones.


Hábito 4: Sé dueño de tus respuestas

Un extraño te menosprecia en Facebook y respondes con un tono igualmente cruel. Tu marido deja de cumplir una promesa y tú guardas rencor. Tienes una pelea con un amigo cercano y te niegas a ser el primero en reconciliarte. ¿La fruta a la que te pareces? Un nopal. (Página en inglés)

Dios nos recuerda que debemos estar llenos del fruto porque entiende que nuestro orgullo nos desvía tan fácilmente de ofrecer amor. Es por eso que Su Palabra lo expresa claramente: nuestros dos mandamientos más grandes son amar a Dios y amar a los demás. Amar a los demás (a veces incluso gustar a los demás) requiere que los veamos como Dios los ve: valiosos, importantes, apreciados y amados. Incluso cuando no estamos de acuerdo o no entendemos sus acciones. (Y no olvidemos que Dios siempre nos ve a través de este lente de increíble gracia, incluso cuando nos equivocamos).

Debido a que nuestro cerebro felizmente cree lo que le decimos, (Página en inglés) debemos tener cuidado de alimentarlo con la verdad. Si le decimos a nuestro cerebro que las personas “x” son egoístas, las personas “y” son imbéciles y las personas “z” son racistas, nuestro cerebro usará esos filtros para validar que tenemos razón. Pero, ¿qué sucede cuando alimentamos las mentiras de nuestro cerebro? ¡Mira alrededor!

El fruto del Espíritu (Video en inglés) nos reta a estar abiertos a los demás, no cerrados. Ser pacientes, no defensivos. Tener empatía, no ser rápido para juzgar. Debemos preguntarnos continuamente si estamos mirando a los demás a través de filtros incorrectos que hemos construido a partir de nuestro dolor  (Podcast en inglés) y prejuicios personales. El hecho de que pensemos que tenemos razón no significa necesariamente que lo estemos. 


Hábito 5: Comprometerse a madurar

Repartimos de lo que estamos llenos, pero no podemos ofrecer lo que no poseemos. Cuando llevamos heridas, tenemos que hacer el trabajo de curación para mejorar. Echa un vistazo a nuestro Movimiento de Resolución, (Página en inglés de Ben Bennett), que puede ayudar. El crecimiento es duro. Es mucho más fácil deslizarse o darse por vencido. Pero nuestro mundo tiene tanto dolor y agitación porque muchos de nosotros no estamos siendo intencionales para desarrollar el hábito de llenarnos del fruto. Si queremos un mundo fortalecido por la bondad, la paciencia, la alegría, el amor y el autocontrol, debemos parecernos a Jesús. WWJD? Produciría una fruta tan hermosa que los fanáticos de Pinterest babearían.

Algunos de nuestros hábitos los establecemos con intención. Pero en muchos de ellos simplemente nos deslizamos porque son fáciles, cómodos y nos permiten escapar sin madurar ni comprometernos a vivir con sacrificio. Pero un hábito que no produce nuestras mejores necesidades debe desaparecer. El mundo necesita lo mejor de nosotros para que no podamos desarrollarlo.

Una cita grabada en mi refrigerador es 1000 por ciento de verdad: “No eres la versión más alta de ti mismo que puedas imaginar. Eres la versión más baja de lo que aceptarás “. No sé quién escribió la cita, pero probablemente fue una persona sabia que también estaba llena del fruto. Dios nos llama a reflejar bien al mundo. Hay demasiado en juego para que seamos perezosos. En Juan 15: 8, Jesús dice: “Mi padre es glorificado cuando produces mucho fruto y de esta manera demuestras que eres mi discípulo”.


PRÓXIMOS PASOS:

  • Envíanos una solicitud de oración aquí.
  • ¿Quieres tener una relación con Jesús? Haz clic aquí.
  • ¿Quieres saber más sobre nuestro Movimiento de Resolución a la integridad? Haz clic  aquí.

Sheri escribe y edita para el ministerio de Josh McDowell.

Propaga el amor de Dios