Dios: Nuestro Padre Relevante


Tiempo de lectura: 5 min

¡Bienvenidos! Y gracias por acompañarnos en esta, nuestra más reciente publicación en nuestra serie de blogs de un año, que hemos llamamos “Juntos en una Aventura”. 


God Relevant Father

La presencia de un padre importa

Muchas personas estarían de acuerdo en que Will Smith hizo su carrera a través de su gran actuación en el viejo programa de televisión Fresh Prince of Bel-Air, una comedia conocida en nuestros países como  el Principe del Rap (youtube video en español)  en la que Will interpreta a una versión más joven y ficticia de sí mismo como un niño pobre de Filadelfia que se mudó con sus tíos ricos en Bel-Air.

Muchos también dirían que la mejor actuación de Will en Fresh Prince fue esa conmovedora escena paterna. (youtube video en español) Si viste esa escena, sabes de lo que estoy hablando. En ese episodio, el padre biológico de Will lo visita luego de abandonar a su familia 14 años antes. Promete llevar a Will a un buen viaje de padre e hijo, pero lo cancela en el último momento.

Will está desconsolado, aunque logra mantenerse indiferente mientras ve a su padre salir por la puerta y salir de su vida. Intenta sacudirse el dolor con la ayuda de su comprensivo tío, pero la presión sobre su corazón se expresa primero en rabia y luego en lágrimas. “¿Cómo es que no me quiere, hombre?”, Pregunta Will cuando su tío lo abraza con fuerza y ​​lloran juntos. La comedia típicamente divertida se sumergió en lo doloroso.

Ciertamente, esta no es la única escena televisiva / cinematográfica que presenta un “momento paterno” emocionalmente cautivante. ¿En cuántas películas puedes pensar en dónde el protagonista tiene una relación tenue con su padre? El momento más oscuro en estas películas suele ser cuando el padre rechaza a su hijo o hija. Y el momento más brillante es cuando el padre regresa y restaura la relación.

Padres. (Página en inglés: josh.org) Su existencia (o no existencia) en nuestras vidas cava profundamente, afectando nuestra alma. Aquellos de nosotros que crecimos con padres ausentes a menudo se nos dificulta pertenecer a un grupo o comunidad. Los que crecieron con padres abusivos a menudo luchan con la pasividad. Aquellos que crecieron con padres no queridos a menudo luchan con la aceptación. Estas son todas generalizaciones demasiado simplistas, pero los padres importan.Todos podemos dar fe de la verdad de esta declaración, basada en nuestra propia experiencia personal. Un padre es críticamente relevante para un niño.

¿No es interesante que en la Biblia, el Dios del cielo y de la tierra, infinitamente poderoso, omnisciente y perfectamente santo, se dirija a Sí Mismo como nuestro Padre? (En inglés) Click To Tweet

Dios: nuestro buen, buen Padre.

No es un accidente que Dios se llame a Sí Mismo nuestro Padre. El se presenta a nosotros de la manera más tierna, manteniéndonos con amor  desde el lugar más profundo en nuestra alma. Nunca es un padre ausente. Nunca es un padre abusivo. El nunca es un padre sin amor. Dios es el padre que nos ve, nos conoce y nos entiende. El ama nuestras personalidades y desea estar con nosotros. Seamos honestos: nuestros corazones claman por esta plena aceptación. ¡Dios es relevante para nuestra vida!

 

No quiero sugerir que nuestro Padre Celestial hace que nuestro padre terrenal sea irrelevante o sin importancia. O que Dios es el remedio instantáneo para cualquier herida paterna que experimentamos a medida que crecemos. Mi punto es que la relación que Dios ofrece  (Página en inglés: Josh.org) a cada uno de nosotros es profunda, va hasta lo más hondo. No es superficial, condicional o fugaz. Puede satisfacer las necesidades de cada persona, en cada cultura, porque Dios nos conoce completamente.

Dios está con nosotros cuando nadie más lo está. El nos ama cuando nadie más lo hace. El se hace presente en nuestras vidas y en las vidas de nuestros hermanos y hermanas mientras nos congregamos. No necesitamos estar perfectamente preparados antes de venir a Dios. Te lo digo: ¡el Dios de este universo es un buen padre!

Aquí mismo, ahora mismo, y en el Cielo, donde estaremos con El en persona. El cielo, por cierto, no se trata de rasguear en un arpa, de disfrutar de un grupo de vírgenes, o incluso de gobernar nuestro propio planeta. No se trata de escapar del deseo, de convertirte en parte del cosmos o de disfrutar de un interminable bufé de helados sin dolor de estómago.

¡El cielo se trata de nuestra relación personal con Dios! Apocalipsis 21:4 (NVI)  dice que en el cielo toda lágrima será borrada de nuestros ojos. Eso es hermoso, pero no la verdadera belleza del cielo. ¡La verdadera belleza del cielo es que El será el que enjugará nuestras lágrimas!

“¿Cómo es que no me quiere, hombre?” No es una pregunta que podamos hacer acerca de Dios. El nos quiere con fiereza, total e incondicionalmente. ¡Corramos hacia ese amor! Oh, que todo nuestro mundo anhelara y llegara a conocer  a nuestro Padre asombroso y absolutamente relevante.


Vea o descargue “Josh The Father Factor” 25 años de investigación compilada que documenta el impacto que los padres tienen en sus familias.

En nuestra próxima publicación del blog, veremos más de qué manera nuestra imagen personal se ve afectada por nuestras relaciones.

Ponerse al día: El post introductorio a esta serie.

Propaga el amor de Dios

Tags: , , ,