¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

¿De dónde vino el mal?

Tiempo de lectura: 3 min

El mal tuvo que venir de alguna parte, ¿verdad? ¿Pero de dónde?

Sabemos que Dios es perfectamente bueno y santo, y que no hay maldad en él. Hay la capacidad para el mal en nosotros, sin embargo, como Dios creó a la humanidad con la libertad de elección. El mal viene de un abuso de buen poder llamado libre albedrío. Dios puede ser responsable de la posibilidad del mal existente en el mundo, pero fue en el uso de su libre albedrío, que Adán y Eva hicieron el mal una realidad en el mundo.

adam and eve

Por supuesto, Dios pudo haber creado un mundo sin el libre albedrío. Podríamos haber sido “programados” para hacer el bien y adorarlo perfectamente. ¡Qué agradable sería la vida! Sin embargo, en un mundo sin opciones, el verdadero significado de “te amo” se perdería. La capacidad de amar a los demás es nula y sin sentido sin el poder de elegir. Dios quería que nosotros experimentáramos la realidad de elegir amarlo. Junto con ese don, Dios sabía que el gran riesgo era la posibilidad del mal. Nuestra responsabilidad de actuar sobre esa posibilidad descansa en nosotros, no en Dios.

Así que Dios hizo posible el mal, pero los humanos lo hicieron real. A Eva le fue dado algo bueno por Dios. Se le dio el poder de elegir entre determinar por sí misma lo que consideraba correcto e incorrecto y permitirle a Dios establecer esos parámetros. Dios era, y es, el Soberano que decide entre el bien y el mal. Eva codició la sabiduría de Dios, y actuó por su creencia de que Dios estaba negando a su creación humana lo que era bueno. Eva probablemente no se dio cuenta del mal que estaba a punto de desatar, pero tú y yo somos muy conscientes de ello. Y como elegimos diariamente, entregar nuestro libre albedrío determina nuestro caminar con Dios.

Pregunta: es fácil juzgar a Eva, pero ¿has considerado que tú, también, podrías haber decidido que Dios te estaba reteniendo?

Pregunta: ¿Tu aprecias el regalo del libre albedrío, o deseas que todo el mundo nazca con un corazón que sigue a Dios?

sheribell

Contenido adaptado de 77 Preguntas profundas sobre Dios y la Biblia por Sherri Bell

Traducido por Pilar C. Quintero

Propaga el amor de Dios