¿Puedes sentir el amor?


Tiempo de lectura: 3 min

Lectura bíblica: 2 Corintios 5:11-15
Porque el amor de Cristo nos impulsa. 2 Corintios 5:14
A ver, haz una lista rápida en tu cabeza de las personas que amas.
¿Quién califica para estar en tu lista?
¿tus padres?
¿tus abuelos?
¿tus hermanos, a lo menos algunas pocas veces?
¿tus amigos cercanos?
¿el pastor o maestro de Escuela Dominical o líder juvenil?
Aquí tienes otra pregunta: ¿Quién devuelve tu cariño?
Es probable que recibas un montón de cariño de un montón de personas, y animalitos domésticos. Pero, ¿notaste que falta alguien importante en la lista anterior? Hay alguien más que debe estar primero en la lista de personas que amas, y de tu lista de los que devuelven tu amor.
Es Dios.
Sí, te pedí que nombraras “personas”. Pero aunque Dios no es un ser humano, es un ser personal. Te creó y quiere que sientas su increíble amor por ti.
Existe un problema: Sentir el amor de Dios puede ser difícil. No podemos verlo y no podemos tocarlo. Muchas veces ni siquiera lo sentimos.
Dios nos da seres queridos por una gran razón: para que sintamos que su amor por nosotros es seguro. Si queremos conocer el amor de Dios, el amor humano nos brinda una pista enorme. Es una manera gigantesca en que demuestra su amor por nosotros. El apóstol Juan lo dijo así: “Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Y todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios” (1 Juan 4:7).
Cada vez que sentimos un amor humano, es Dios rodeándonos con sus brazos: los papás cambian pañales sucios, apaciguan pleitos, y proporcionan alimento y ropa y mucho más. Los esposos y esposas se comprometen a amarse toda la vida. Y cada vez que alguien atiende a una persona que no se puede cuidar a sí misma, prepara comida para un amigo enfermo, dona dinero para los pobres, ayuda a un vecino a mover muebles o realiza algún otro tipo de acción cariñosa, el amor de Dios brilla a través de su conducta.
Como creyente, eres alguien que muestra a otros el amor de Dios. Él obra por tu intermedio, porque “el amor de Cristo nos impulsa” (2 Corintios 5:14). El amor viene de Dios. Y las personas que sienten que tú realmente los quieres, percibirán el amor de Dios.
PARA DIALOGAR: Dios te ha rodeado de amor humano de manera que puedas saber que te ama. ¿Cómo percibes el mensaje de que Dios te ama?
PARA ORAR: Cuando recibimos el amor de nuestra familia, Señor, ayúdanos a recordar que eres el origen de ese amor. Gracias por demostrarnos tu amor de maneras tangibles.
PARA HACER: Haz visible hoy el amor de Dios demostrando amor por alguien que lo necesita.


Anterior

Siguiente