Permanece firme


Tiempo de lectura: 3 min

Lectura bíblica: Mateo 5:10-12
Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Mateo 5:10
Cuando la maestra de Escuela Dominical preguntó quién estaba seguro de que iría al cielo y por qué, Raquel levantó enseguida la mano.
A Raquel le pareció una pregunta fácil. En pocas palabras explicó cómo Cristo había muerto por sus pecados y que por fe había confiado en él, y había comenzado una amistad eterna con Dios.
Cuando terminó de hablar, miró a su alrededor. Los demás chicos la observaban sorprendidos. Estaban asombrados de que ella había contestado voluntariamente la importante pregunta espiritual de la maestra.
De pronto, Raquel se sintió como la única chica en su clase de Escuela Dominical dispuesta a identificarse como creyente. Se puso colorada de vergüenza. Cuando la maestra le agradeció su excelente respuesta, Raquel deseó que la tragara la tierra.
Si te pusieras de pie sobre una silla en el patio de la escuela durante un recreo y te pusieras a predicar, puedes estar seguro de que tus compañeros se reirían de ti y que la monitora te haría bajar de la silla y callar. Pero a veces hasta los creyentes te pueden mirar mal por hacer lo correcto. Cualquiera que está dispuesto a ser contado como creyente tarde o temprano será perseguido, será tratado mal por lo que cree.
Pero Dios tiene una respuesta inusual para que pruebes la próxima vez que seas objeto de burlas por ser cristiano. ¡Quiere que lo festejes! ¿Por qué? Porque eres bienaventurado.
La palabra bienaventurado, creélo o no, en realidad significa ser feliz.
¡Qué raro es eso! ¿Ser feliz porque alguien se burla de ti? ¿A qué loco le gusta pasar vergüenza?
Pero Jesús dice que es para nosotros un honor sufrir por él.
Cuando permanecemos firmes en lo que creemos acerca de Dios y la verdad, obtendremos el apoyo de la mayoría de los creyentes y hasta nos ganaremos el respeto de algunos no creyentes. Por otra parte, ser bienaventurado no quiere decir que la vida será automáticamente fácil. Los demás nos observan. Algunos se burlan. Otros nos critican si hacemos algo mal, aunque sea algo insignificante.
Cuando se trata de elegir entre ganar un concurso de popularidad o ganarte la aprobación de Jesús, escoge siempre agradar a Jesús. A veces hacer lo correcto duele. Pero cobra ánimo. Si los amigos te rechazan por permanecer firme, no es realmente a ti que están rechazando. Es a Cristo.
PARA DIALOGAR: ¿Alguna vez has sido objeto de burla o ignorado por algo que dijiste o hiciste como resultado de seguir a Jesús? ¿Cómo te ayudaron Dios, tu familia y buenos amigos cristianos a encarar la situación?
PARA ORAR: Señor, queremos permanecer firmes en lo que creemos acerca de ti. Necesitamos tu sabiduría para saber cuándo y cómo hacer lo mejor. ¡Enséñanos!
PARA HACER: Arriésgate hoy: Permanece firme cuando tus creencias como cristiano te dan la oportunidad de decir algo que vale la pena.


Anterior

Siguiente