¿Los buenos terminan último?


Tiempo de lectura: 3 min

Lectura bíblica: Lucas 14:7-11
Cualquiera que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. Lucas 14:11
Te toca hacer la próxima jugada del partido. Estás preparado. Estás listo. Vas a hacer lo mejor que puedas, y luego miras una vez más al entrenador de baloncesto. Él te lanza una mirada que dice: “¡Juega sucio!”. Sabes que lo que quiere es que le des una zancadilla a tu contrincante.
Quizá tengas un entrenador como Leo “el bocón” Durocher. Jugó en varias ligas nacionales de béisbol en las décadas de 1930 y 1940 en los Estados Unidos de América, luego pasó a ser director deportivo de su equipo. Pero es más famoso por su dicho: “Las personas buenas terminan en último lugar”.
Durocher esperaba que sus jugadores ganaran a toda costa, incluyendo el uso de patadas, arañazos, mordidas y choques. Pero comparemos a Leo Durocher con otro jugador de las ligas nacionales de béisbol: Orel Hershiser. Fue el lanzador estrella de los Dodgers de Los Ángeles que ganó el Campeonato Mundial en 1988. Ganó 23 partidos ese año y lanzó un total de 59 entradas (estableciendo un récord) sin que le marcaran una carrera. Fue votado el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, y el mejor lanzador del año de la Liga Nacional.
Orel Hershiser es un hombre bueno. Y es cristiano. Después de lograr ese récord de entradas sin carreras, se puso de rodillas en el montículo para dar gracias a Dios. En el vestuario, le dijo a los reporteros que había cantado himnos en silencio durante el partido para mantenerse tranquilo. Esa noche, en una transmisión nacional de televisión, dijo: “Este no es un programa religioso, pero quiero darle gracias a Dios”.
Si los buenos son perdedores, ¿cómo es que Orel logró el primer lugar? Escucha la verdad:

  • Leo Durocher dice que las personas buenas terminan al último. Pero la Biblia dice: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad” (Mateo 5:5).
  • Leo Durocher dice que tenemos que abrirnos paso a la cumbre. Pero la Palabra de Dios dice: “Humillaos delante del Señor, y él os exaltará” (Santiago 4:10).
  • Leo Durocher dice que tenemos que pisotear a los demás para ganar. Pero la Biblia dice: “Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes” (Santiago 4:6).

La realidad es que el equipo de Durocher terminó en último lugar en algunas temporadas. Es cierto que a veces los hombres buenos también terminan al último. Pero ante los ojos de Dios, la persona humilde y bondadosa siempre será la ganadora.
PARA DIALOGAR: ¿Cómo te sientes cuando ganas de la manera más noble, por haber trabajado intensamente y por ser humilde?
PARA ORAR: Señor, tú sabes cuánto nos gusta ganar. Pero queremos ganar haciendo las cosas a tu manera.
PARA HACER: Piensa en una manera en que puedes demostrar una conducta correcta en tu deporte favorito o en los juegos del recreo, ¡y hazlo!


Anterior

Siguiente