El Libertador


Tiempo de lectura: 3 min

Lectura bíblica: Mateo 4:18–22
Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. Mateo 4:19
Es probable que no te consideres un superhéroe, listo para ir a la batalla contra las fuerzas del mal. Después de todo, no eres rápido como una bala, ni potente como una locomotora ni capaz de saltar sobre altos edificios de un solo salto. Sobre todo, no te vistes con mallas largas como las de los super- héroes; ¡lo más probable es que ni tengas una parecida!
No obstante, he aquí una realidad maravillosa: Para todos los chicos en tu escuela y comunidad que no conocen a Cristo, puedes ser un superhéroe espiritual. Cuando ayudas a otros a confiar en Jesús, los rescatas de los poderes de Satanás y del pecado.
A la mayoría de los creyentes nos gusta la idea de seguir a Jesús. No obstante, quizá necesitemos que nos convenzan de que es una buena idea contar a otros acerca de Jesús. Quiero darte tres grandes razones por las que esta misión de superhéroe es una tarea que querrás aceptar.
Razón número 1: Los no creyentes a tu alrededor necesitan ser liberados del pecado. No importa lo felices que parezcan, si no han confiado en Cristo están separados de Dios. Jesús sintió compasión por la gente a su alrededor que no era salva. Dijo que “estaban acosadas y desamparadas como ovejas que no tienen pastor” (Mateo 9:36).
Razón número 2: El plan de rescate de Dios no dará resultado sin ti. Dios les pidió a sus primeros discípulos que les contaran de él a los demás: desde donde se encontraban (para ellos, eso era Jerusalén) hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8). Y en la actualidad todavía es necesario que alguien les cuente las Buenas Nuevas a las personas cercanas; y a las no tan cercanas. ¡Dios quiere que tú seas ese alguien! Como dijo el apóstol Pablo: “¿Cómo, pues, invocarán [las personas] a aquel [Dios] en quien no han creído? ¿Y cómo creerán a aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:14).
Razón número 3: Tú quieres rescatar a otros porque Dios te rescató a ti. Pablo dijo que el amor de Cristo lo impulsaba a querer sumarse a Dios en su misión de rescate (ver 2 Corintios 5:14, 15). Piensa en esto: ¿Qué sería tu vida hoy sin Cristo? Si estás contento de que, con amor, Dios te invitó a ser su hijo, entonces súmate a él invitando a otros a confiar en él. Cuanto más profundamente comprendas el amor de Dios por ti, más querrás ayudar a otros a encontrarlo.
Tu misión no es ningún secreto. La Palabra de Dios es clara: Eres un superhéroe espiritual. ¡Y no hay cosa mejor que puedas ser!
PARA DIALOGAR: ¿Qué excelentes razones tienes para contarles a otros acerca de Jesús?
PARA ORAR: Señor, ayúdanos a contarles a otros acerca de ti. Ayúdanos a recordar todas las excelentes razones que tenemos para ser superhéroes espirituales.
PARA HACER: Piensa en una persona que necesita saber del amor de Dios, y haz planes hoy para contárselo.


Anterior

Siguiente