Cuenta las cosas tal como son


Tiempo de lectura: 3 min

Lectura bíblica: 1 Pedro 3:13-17
Estad siempre listos para responder a todo el que os pida razón de la esperanza que hay en vosotros. 1 Pedro 3:15
Contarle a Dios que quieres compartir tu fe te puede entusiasmar. O te puede dar un miedo terrible. Quizá tengas miedo de que tus amigos te rechacen. O que no sabrás qué decir. O que podrías arruinar un mensaje increíblemente importante.
No te preocupes. Pensemos en algunas cosas que debes decir, o no. Vota “Sí” o “No” sobre si conviene incluir estas declaraciones cuando compartes tu fe.
(a) La razón por la que no crees en Jesús es porque te falta materia gris.
(b) Ser cristiano significa que tienes que andar por toda la escuela con el cuaderno lleno de frases cristianas, como lo hago yo.
(c) Mi iglesia es la única a la que van los verdaderos cristianos.
(d) Te contaría de Jesús, pero el solo pensar que pasaría la eternidad contigo me hace doler el estómago.
(e) Si confías en Jesús se te solucionan todos los problemas en tu vida, incluyendo tu mal aliento.
Bueno, eso cubre algunas cosas que no es conveniente decir.
La realidad es que cuando nos ponemos nerviosos, a veces decimos cosas inapropiadas. Pero no tenemos por qué ponernos nerviosos. Sin ser pesados u orgullosos, podemos sentirnos seguros al hablar de Jesús con los que no lo conocen. Aquí van algunas sugerencias útiles:

  1. Prepárate. No tienes que memorizar la Biblia a fin de que Dios te use para compartir tu fe. No obstante, puedes seguir aprendiendo. Y cada vez que compartes tu fe, sabrás más para la próxima vez.
  2. No te sientas amenazado. Estás representado a Cristo, por lo que él no te dejará solo. Cuando dialogas sobre el evangelio con tus amigos, el poder de Dios está obrando en ti.
  3. No discutas. Sencillamente comparte el evangelio con tu amigo, pidiéndole silenciosamente al Espíritu Santo que te guíe. Luego deja que tu actitud de verdadero interés sea lo que ayuda a convencer a tu amigo de que tu mensaje es cierto.
  4. No le tengas miedo a las preguntas. Tu amigo puede tener millones de preguntas. Si no sabes la respuesta a alguna pregunta, dile que la averiguarás para darle una respuesta en otro momento.

 
PARA DIALOGAR: ¿Cómo puedes prepararte de modo que estés listo para compartir a Cristo cuando él te da la oportunidad? ¿De qué manera pueden trabajar como familia para testificar juntos?
PARA ORAR: Pídele a Dios oportunidades para compartir a Cristo con tus amigos.
PARA HACER: ¿Cuál de las cuatro últimas sugerencias necesitas poner en práctica? Cuéntaselo a Dios y a un creyente que te merece respeto.


Anterior

Siguiente