Conocer íntimamente a “La Fuerza”


Tiempo de lectura: 3 min

Lectura bíblica: Proverbios 8:17-21
Yo amo a los que me aman, y me hallan los que con diligencia me buscan.
Proverbios 8:17
Tema para comentar: ¿En qué ocasión has oído a alguien describir a Dios de un modo que no concuerda con lo que la Biblia dice?
Este es un ejemplo que quizá hayas oído: ¿Recuerdas las tres primeras películas de La Guerra de las Galaxias? Lucas Skywalker era el gran héroe. En la primera película, Skywalker se encuentra con Obi-Wan Kenobi y se entera de que es un caballero jedi que ha luchado en unas guerras con el padre de Lucas. Obi-Wan le da a Lucas un sable de luz que había pertenecido al padre de Lucas y, en el curso de la conversación, menciona a “La Fuerza”.
—¿La Fuerza? —pregunta Lucas.
Obi-Wan responde:
—La Fuerza es lo que da al jedi su poder. Es un campo de energía creado por todos los seres vivos. Nos rodea y nos penetra. Une a la galaxia.
La idea de La Fuerza nos suena pavorosamente conocida, y no porque la escuchemos repetidamente en todas las películas de La Guerra de las Galaxias. La Fuerza es lo que muchos imaginan que Dios es. Se imaginan a Dios como una energía desconocida y sin forma.
Esa es una idea descabellada de Dios. Es un mito. Piensa seriamente en estas verdades:

  • Dios creó, rodea y dirige el universo.
  • Dios está presente en todas partes.
  • Dios es espíritu.
  • Dios no es una misteriosa e intangible fuerza energética que anda por allí.
  • De más importancia, Dios no es una cosa ni un algo: es una persona.

Lee una vez más Proverbios 8:17 al comienzo de esta página. Nota los pronombres personales que se refieren a él: “Yo… me… me… me ”. ¿Suena eso como algo que una energía cósmica diría?
Dios, el verdadero Dios, está interesado personalmente en ti. Sabe tu nombre. Le dice a su pueblo: “He aquí que en las palmas de mis manos te tengo grabada” (Isaías 49:16). “Él tiene cuidado de vosotros”, dijo el apóstol Pedro (1 Pedro 5:7). Jesús dijo que “aun vuestros cabellos están todos contados” (Mateo 10:30). Y Dios prometió que “oraréis a mí, y yo os escucharé. Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis con todo vuestro corazón” (Jeremías 29:12, 13). Esas son promesas personales que sólo pueden proceder de un Dios personal y lleno de amor.
PARA DIALOGAR: La Biblia es clara en decir que Dios es mucho más que una fuerza. ¿Cómo le explicarías a un amigo que el hecho de que Dios es personal es importante?
PARA ORAR: Señor, gracias por ser un Dios personal que está interesado en nosotros.
PARA HACER: Escribe una lista de las ideas erróneas que la gente tiene de quién es Dios. Conversa con tus padres sobre cómo podrías responder a tales ideas equivocadas.


Anterior

Siguiente