Ayuda para superar el dolor


Tiempo de lectura: 3 min

Lectura bíblica: Gálatas 6:1-5
Sobrellevad los unos las cargas de los otros y de esta manera cumpliréis la ley de Cristo. Gálatas 6:2
—Cuando falleció mi abuela, fue como si me hubiera paralizado —admitió Ricardo—. Ni podía hacer mis tareas de la escuela, especialmente una investigación bastante difícil para la clase de estudios sociales. Pero Adrián me llamaba por teléfono todas las tardes para ayudarme. Poco a poco me fue orientado para poder seguir adelante. Hablábamos extensamente del tema, de fuentes de información, fuimos juntos a la biblioteca para consultar libros y elaboramos una lista de preguntas para hacerle al profesor cuando me estancaba. Adrián hasta me ayudó con el formato correcto de las notas de pie de página. No podía haber sobrevivido este semestre sin él.
Cuando la muerte se lleva a un ser querido, o cuando sufres cualquier otra tragedia que te cambia la vida, necesitas más que solamente consuelo para superar el dolor.
Tema para comentar: ¿Qué otros tipos de ayuda necesita el amigo que sufre?
Aquí va uno importante: Apoyo. Este es otro tipo de ayuda que puedes brindarle al amigo que sufre. Y es el tipo de ayuda que a muchos nos resulta fácil ofrecer. Pero, ¿qué diferencia hay entre consolar y apoyar? Fíjate en lo siguiente:
Uno brinda consuelo cuando comparte el dolor emocional del que sufre.
Uno brinda apoyo cuando lo ayuda de maneras prácticas.
La vida no se detiene después de un tragedia. Pero las profundas emociones que sientes te quitan toda la energía para seguir adelante. Cuando sufres, por lo general necesitas ayuda por un tiempo simplemente para poder realizar las tareas normales. Necesitas a otros para que te ayuden a llevar la carga.
Quizá no quieras admitir que necesitas ayuda. Pero no rechaces el apoyo que los demás te ofrecen. Dios puso Gálatas 6:2 en la Biblia porque sabe que hay momentos cuando necesitamos el apoyo de otros. Cuando suceden cosas malas, ese es el momento de dejar que otros nos den una mano, por ejemplo, que nos ayuden con las tareas escolares. Es una de las grandes ideas de Dios para satisfacer nuestras necesidades cuando más las necesitamos.
Pero, ¿qué pasa si necesito algo y nadie se acerca para ayudarme? Pide ayuda. No tiene nada de malo contarle lo que necesitas a un amigo de confianza o a un líder de la iglesia, y explicarle exactamente qué tipo de ayuda necesitas.
Dios no te diseñó para superar solo los momentos más difíciles de la vida. No puedes sobrevivir sin el consuelo y el apoyo de otros. Después de un tiempo, tus necesidades no parecerán tan graves como al principio, pero no esperes que las cosas enseguida vuelvan a ser como eran antes. ¡Deja que tus amigos y familiares te cuiden todo el tiempo que los necesites!
PARA DIALOGAR: ¿Has brindado consuelo y apoyo a algún amigo que sufre? ¿De qué manera le fuiste de ayuda?
PARA ORAR: Querido Señor, prepáranos para apoyar a las personas que sabemos que están sufriendo el dolor de una tragedia personal.
PARA HACER: Piensa en algún amigo que está sufriendo. ¿Qué necesita en este momento, consuelo o apoyo? ¿De qué manera puedes brindárselo?


Anterior

Siguiente