Adivina lo que oí decir de ti


Tiempo de lectura: 3 min

Lectura bíblica: Proverbios 19:19-23
Escucha el consejo y acepta la corrección, para que seas sabio en tu porvenir. Proverbios 19:20
Te anotas para jugar en el equipo de fútbol y te mueres de ganas de contárselo a tu amigo.
—¿El equipo de fútbol? ¿Estás bromeando? —se burla—. Eres un deportista terrible. La única posición que el entrenador te dejará jugar es la del lado izquierdo, ¡en la banca!
Duele cuando nos rebajan. Si no encaramos el resentimiento que sentimos, nuestra autoimagen empieza a marchitarse. Pero con la ayuda de Dios podemos convertir las palabras de desprecio en consejos útiles. Ayudas para hacerlo:

  1. Determina si te mereces la crítica. ¿Necesitas realmente darte un baño y dejar de dormir en la ropa que usaste durante el día? ¿Necesitas realmente dedicarle más tiempo a tus tareas de matemáticas? Si la crítica tiene razón, simplemente tienes que empezar a corregirte.

Cuando Cristy le dijo a Betty que era egoísta porque siempre era la que decidía a qué jugarían, Betty se puso a pensarlo seriamente. Después habló con su mamá y su hermana mayor, dos personas que sabía que serían honestas con ella. Coincidieron en que a veces Betty actuaba con egoísmo, y aceptó algunos consejos acertados en cuanto a ser más sensible hacia los demás.

  1. Determina no hacerle caso a la crítica que no mereces. Son muchas las críticas que no son acertadas. Si todos a tu alrededor están diciendo mentiras y cosas feas de ti, no te dará resultado meramente tener pensamientos alegres de ti mismo. Pero puedes lograr no hacerle caso a la crítica recordando lo que Dios dice acerca de ti en su Palabra. Ninguna crítica puede quitar el hecho de que eres un hijo muy querido de Dios. Eres de valor, eres aceptado y tienes talentos.

Cristy no sólo dijo que Betty era egoísta sino que también salió furiosa de la casa, gritando que no quería ser amiga de Betty. Entonces, Betty se acercó nuevamente a su mamá y a su hermana. Ellas conocían a la verdadera Betty. Aunque podían ser honestas en cuanto a sus defectos, también le recordaron todas las veces cuando había sido amable con sus amigas.
Cuando te preguntes qué deberías creer acerca de ti mismo, es muy importante recordar una cosa: Dios es el que tiene el concepto más acertado de ti. Y te ha rodeado de personas especiales para recordarte esa magnífica realidad.
PARA DIALOGAR: ¿Alguien te ha criticado últimamente? ¿Cómo reaccionaste? ¿Cómo te ayudaron tus amigos y familiares a superar el momento?
PARA ORAR: Señor, ayúdanos a recibir las críticas. Ayúdanos a aprender de lo que es cierto y rechazar lo que no es cierto.
PARA HACER: Elige una o dos personas sabias de confianza con quien puedas hablar cuando alguno te rebaja.


Anterior

Siguiente