Crecimiento Espiritual

¡Conoce lo que crees sobre tu fe … y por qué es verdad! Encuentra recursos que expongan mitos comunes sobre Dios, Jesús, la Biblia y la vida; además de evidencias sólidas para ayudarte a comprender la fe que vives.

Los Atributos de Dios

Conoce a Dios

Videos

Descubre los Atributos de Dios

¿Alguna vez te has preguntado cómo es Dios?

Te invitamos a aprender más acerca de él y su naturaleza y carácter al comprender lo que dicen las Escrituras sobre los atributos de Dios.

Porque Dios es un Espíritu personal …

Buscaré una comunión íntima con Él.

“A ti levanto mis manos en oración; tengo sed de ti como la tierra reseca tiene sed de lluvia”. (Salmo 143.6)

Nuestro Dios maravilloso es gloriosamente incomprensible. Las siguientes son cuatro de las muchas formas en que Él está más allá de nuestro entendimiento.

Dios es infinito.
A diferencia de nosotros, Dios no tiene límites ni fronteras. No está confinado a la dimensión del espacio. Su amor, Su santidad, Su misericordia y todas sus otras cualidades son ilimitadas en su alcance y expresión.

Dios es autoexistente.
A diferencia de todo lo demás en el universo entero, Él no tuvo principio. Porque Él es el Creador, Él es el Único que existe fuera del orden creado.

Dios es eterno.
No está obligado por las dimensiones del tiempo. Él creó el tiempo como un contexto temporal para su creación. Con Dios, todo lo que ha sucedido o sucederá ya ha ocurrido dentro de su conciencia. ¡Dios abarca toda la eternidad!

Dios es auto-suficiente.
Toda la creación depende de Dios para su existencia, pero Él no necesita nada. No necesita nuestra ayuda. Solo nos ofrece el privilegio de estar involucrados con él en el cumplimiento de Sus propósitos.

Dios es gloriosamente incomprensible, pero también es un Espíritu Personal. A través de Su infinito amor y bondad, Él nos ha proporcionado una forma para tener una relación auténtica y personal con él.

Primero, Dios se nos reveló en Su Palabra, la Biblia. Las Escrituras nos proporcionan una descripción clara de cómo es Dios y de lo que es importante para él.

Segundo, Dios bajó del cielo para vivir en la tierra. Durante 33 años, los seres humanos pudieron observar al Dios encarnado a través de sus sentidos mientras caminaban y hablaban con Su Hijo, Jesús.

Tercero, Dios destruyó la barrera del pecado y el egocentrismo que nos separaba de nuestro Dios santo. Su Hijo perfecto, Jesús, murió en la cruz para pagar la pena por nuestros pecados.

Cuarto, Dios envió al Espíritu Santo a morar en los cristianos con Su presencia.

Nuestro Dios Creador hizo todo esto para que pudiéramos ir más allá de solo conocerlo. De hecho, podemos entablar una cálida amistad y una relación familiar íntima con él. ¡Qué oferta tan graciosa y que privilegio tan increíble!

“Me buscarán y me encontrarán cuando me busquen de todo corazón”. (Jeremías 29:13, Nueva Versión Internacional)

Él puede ayudarme con cualquier cosa.

“¡Oh Señor Soberano! Hicistes los cielos y la tierra con tu mano fuerte y tu brazo poderoso. ¡Nada es demasiado difícil para ti!” (Jeremías 32:17)

Dios simplemente declaró el universo en existir, un universo que los astrónomos estiman contiene más de 100 mil millones de galaxias. Pero todo el poder contenido en todo este universo no es más que una pequeña representación del poder ilimitado de Dios. La energía combinada de todas las tormentas terrestres, vientos, olas oceánicas y otras fuerzas de la naturaleza no iguala ni siquiera una fracción del poder todopoderoso de Dios.

El poder de Dios es inherente a su naturaleza. Todo el poder siempre ha sido suyo y seguirá siendo suyo por toda la eternidad. Cualquier poder que tenemos nos es dado por Dios.

Como Dios es todopoderoso, tiene la capacidad y la fuerza para hacer lo que le plazca. Su poder no está restringido ni inhibido por ninguno de sus seres creados. Las personas y las naciones son impotentes cuando son confrontados por su poder.

Nuestro asombroso Dios es capaz de hacer cualquier cosa, siempre y cuando no viole ninguno de sus otros atributos. Ninguna tarea es demasiado grande para él. Él nunca falla; y nunca está cansado, frustrado o desanimado.

Sin embargo, nuestro creador todopoderoso se preocupa por nosotros y anhela exhibir su poder en nuestras vidas.

David escribe: “Cuando miro el cielo nocturno y veo el trabajo de Tus dedos, la luna y las estrellas que has puesto en su lugar, ¿qué son simples mortales que debes pensar en ellos, seres humanos que debes cuidar de ellos? ” (Salmo 8: 3-4, NTV).

No importa a lo que te estés enfrentando, Dios puede ayudarte. Nada es demasiado difícil para él. Ninguna necesidad es demasiado grande para Él. Ningún problema es demasiado complicado para que Él lo resuelva. Ningún enemigo es demasiado fuerte para que él conquiste. Ninguna oración es demasiado difícil de responder.

La Biblia promete: “Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros”. (Efesios 3:20, Nueva Traducción Viviente).

Si nuestros corazones y motivos son puros y realmente buscamos hacer la voluntad de Dios, entonces no hay nada demasiado difícil para nosotros, ya que dependemos de su fortaleza.

“Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas”. (Filipenses 4:13, NTV)

  • Dios tiene el poder de crear cualquier cosa de la nada (Salmos 33: 6-9)
  • Dios tiene poder para liberar (Éxodo 13: 3)
  • El poder creativo de Dios está más allá de nuestra comprensión (Job 38: 1-11)
  • Dios habla y las cosas suceden (Sal. 29: 3-9)
  • Su poder de resurrección es inmensamente grande (E. 1: 19-20)
  • Su creación refleja su poder (Salmo 19: 1-4)
  • Su poderosa palabra sostiene todo (Hebreos 1: 3)
  • Él tiene poder sobre la muerte (Ap. 1:18)
  • Nadie puede desafiar lo que Dios hace (Dan. 4:35)
  • Se revela a sí mismo como el Dios todopoderoso (Génesis 17: 1)

Él siempre esta conmigo

“¿A dónde podría alejarme de Tu Espíritu? ¿A dónde podría huir de Tu presencia? Si subiera al cielo, allí estás Tú; Si tendiera mi lecho en el fondo del abismo, también estás allí. Si me elevara sobre las alas del alba, o me estableciera en los extremos del mar, aun allí tu mano me guiaría, ¡me sostendría tu mano derecha! ” (Salmo 139: 7-10, Nueva Versión Internacional)

Dios está siempre con nosotros. Debido a que Él es un Espíritu infinito, no está restringido a estar en un lugar a la vez. Llena cada centímetro de espacio en todo el universo con todos Sus maravillosos atributos personales. Aunque Dios es distinto de su creación, toda su creación existe dentro de él. En Hechos 17:28 se nos dice: “En Él vivimos, nos movemos y existimos” (New Living Translation).

Vivimos en su gloriosa presencia cada momento de cada día. Cuando estamos solos, Dios observa lo que hacemos. Cuando hacemos algo bueno que nadie más sabe, Dios lo ve y nos recompensará correspondientemente.

 Él también ve las cosas malas que hacemos en secreto. Hebreos 4:13 dice: “No hay nada en toda la creación que esté oculto a Dios. Todo está desnudo y expuesto ante sus ojos, y es a él ante quien rendimos cuentas”. (NTV).

De hecho, tenemos la presencia de Dios Todopoderoso que vive dentro de nosotros. El apóstol Pablo escribió: “¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?” (1 Corintios 3:16, NVI).

Dios quiere que vivamos “conscientemente” en Su presencia cada día. Su presencia permanente hace posible que estemos en comunicación constante con él y que dependamos de él en cada situación. Pero a menudo ignoramos su presencia porque estamos muy preocupados con nuestras propias vidas. Algunas veces incluso olvidamos que Él está con nosotros mientras estamos ocupados sirviéndole.

Sin embargo, la magnífica presencia de Dios es todo lo que necesitamos para cualquier desafío que pueda surgir en nuestro camino. Ninguna persona o circunstancia puede sacarnos de la presencia de nuestro Dios amoroso. Él siempre está con nosotros, escuchando nuestros gritos pidiendo ayuda. Él siempre está con nosotros, protegiéndonos del peligro. Él siempre está con nosotros, observando lo que hacemos. Él es nuestro Dios, Salvador, Señor y Maestro siempre presente, nuestro amigo más querido.

[Jesús dijo:] “Estaré con ustedes siempre”. (Mateo 28:20, NVI)

  • Toda la creación depende de su presencia (Col. 1:17)
  • La presencia continua de Dios trae satisfacción (Hebreos 13: 5)
  • Dios está en todas partes y nadie puede escapar de Él (Salmo 139: 7-12)
  • ninguna tarea es demasiado grande o demasiado difícil para Él (Jer. 32:17, 27)
  • Uno no puede esconderse de Dios (Jer. 23: 23-24)

Acudiré a él con todas mis preguntas y preocupaciones.

“Él determina el curso de los acontecimientos mundiales; Elimina reyes y coloca a otros en el trono. Da sabiduría a los sabios y conocimiento a los eruditos” . (Daniel 2:21)

Nuestro magnífico Creador Dios lo sabe todo y es la fuente de todo verdadero conocimiento, comprensión y sabiduría. Su conocimiento no está contaminado por ninguna distorsión o perspectiva equivocada. Es totalmente cierto y preciso.

Dios sabe las respuestas a todas las preguntas de la vida. A diferencia de nosotros, Dios nunca se sorprende ni se desconcierta, porque siempre está completamente consciente de todos los eventos pasados, presentes y futuros.

Él también sabe todo sobre ti: tus deseos, motivos y pensamientos. Dios sabe más de ti de lo que nunca sabrás de ti mismo.

El rey David escribe: “Oh Señor, has examinado mi corazón y sabes todo acerca de mí. Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto. Conoces mis pensamientos aun cuando me encuentro lejos. Me ves cuando viajo y cuando descanso en casa. Sabes todo lo que hago. Sabes lo que voy a decir incluso antes de que lo diga, Señor. Vas delante y detrás de mí. Pones tu mano de bendición sobre mi cabeza. Semejante conocimiento es demasiado maravilloso para mí, ¡es tan elevado que no puedo entenderlo! (Salmo 139:1-6, Nueva Traducción Viviente).

Cuando enfrentas desafíos o dificultades, puedes sentirte alentado de que Dios entiende lo que estás pasando. Él conoce tus presiones y problemas, y también conoce el propósito de tus pruebas. Dios promete: “Sé los planes que tengo para ti.… Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darte un futuro y una esperanza “(Jeremías 29:11, NTV).

Sean cuales sean tus circunstancias, sean cuales sean tus necesidades, Dios tiene la respuesta. Él sabe todo sobre tu situación y quiere ayudarte.

“Si alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y Él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento. Quien es así no piense que va a recibir cosa alguna del Señor”. (Santiago 1:5-6, Nueva Versión Internacional)

Jubilosamente me someteré a Su voluntad.

Toda la gente de la tierra no es nada comparada con Él. Él tiene el poder de hacer lo que quiera entre los ángeles del cielo y con los que viven en la tierra. Nadie puede detenerlo o desafiarlo, diciendo: “¿Qué quieres decir con hacer estas cosas?” (Daniel 4:35)

Dios es el soberano gobernante del universo. No hay mayor autoridad. Nuestro gran Dios posee todas las habilidades que necesita para tener el control absoluto de todo. Él es todopoderoso, por lo que nadie puede obligarlo a hacer nada en contra de Su voluntad. Él está presente en todas partes, por lo que nadie puede esconderse de él o escapar de Su escrutinio. Él lo sabe todo, por lo que no hay nada de lo que no se dé cuenta.

Nada ocurre sin Su permiso divino. Dios ordena las fuerzas de la naturaleza y las usa para lograr Sus propósitos divinos. Él estableció las leyes científicas que regulan el universo, y solo Él puede anular su efecto. Incluso Satanás y sus legiones de espíritus malignos pueden operar solo dentro de los límites prescritos por Dios.

Dios también dirige soberanamente a las personas, las circunstancias y eventos. Daniel explica: “[Dios] controla el curso de los sucesos del mundo; Él quita reyes y pone otros reyes”. (Daniel 2:21, Nueva Traducción Viviente). Sin la providencia sustentadora de Dios, ninguno de nosotros podría vivir otro día. “ya que la vida de todo ser viviente está en sus manos, así como el aliento de todo ser humano”. (Job 12:10, NTV).

¿Te sientes abrumado por las circunstancias? Anímate: Tu Dios amoroso todavía tiene el control y Él dirige soberanamente tu vida. Proverbios 19:21 dice: “Puedes hacer todos los planes que quieras, pero el propósito del SEÑOR prevalecerá” (NTV).

De hecho, las dificultades y el sufrimiento son herramientas en las manos soberanas de Dios con las cuales Él te forma a la imagen de Jesucristo. La Biblia promete: “Y sabemos que Dios hace que todas las cosa cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que Él tiene para ellos”. (Romanos 8:28, NTV).

Nuestro Dios soberano está dirigiendo activamente su creación en un curso que se ha trazado antes del comienzo de los tiempos. Pero dentro del contexto de su plan maestro, nos da a todos la libertad de elegir cómo participaremos. ¿Escogerás cooperar con él?

“Señor, yo sé que el hombre no es dueño de su destino, que no le es dado al caminante dirigir sus propios pasos”  (Jeremías 10:23, NVI).

  • Dios controla el tiempo y las estaciones (Dan. 2:21)
  • Dios liberó poderosamente a su pueblo de Egipto (Éxodo 12: 29-32; 13: 13-31)
  • Dios tiene dominio sobre los asuntos de las personas (Job 12: 13-25)
  • Dios controla la naturaleza para sus propósitos (Job 37: 2-13)
  • Dios escogió a su pueblo para ser como Cristo (Ro. 8: 28-30)
  • Dios escogió a su pueblo antes de hacer el mundo (Ef. 1: 4)
  • El propósito eterno de Dios es dar a conocer su sabiduría (Ef. 3: 10-11)
  • Él levanta y quita gobernantes (Dan. 2:21)
  • Él tiene un plan para su pueblo y lo llevará a cabo (Ef. 1: 5, 11)
  • El escogió a su pueblo para salvarlo y purificarlo (2 Tes. 2:13)
  • Él es el único Soberano (1 Tim. 1:17; 6:15)
  • El Creador cuida su creación (Salmos 104: 3-32)
  • El poderoso Creador reduce a los gobernantes humanos a nada (Isa. 40: 21-26)
  • La relación con Dios requiere adoración (Juan 4:24)
  • Dios tiene dominio sobre los asuntos de las personas (Job 12.13-25)
  • Dios controla la naturaleza para sus propósitos (Job 37: 2-13)
  • Dios escogió a su pueblo para ser como Cristo (Ro. 8: 28-30)
  • Dios escogió a su pueblo antes de hacer el mundo (Ef. 1: 4)
  • El propósito eterno de Dios es dar a conocer su sabiduría (Ef. 3: 10-11)
  • Él levanta y quita gobernantes (Dan. 2:21)
  • Él tiene un plan para su pueblo y lo llevará a cabo (Ef. 1: 5, 11)
  • El escogió a su pueblo para salvarlo y purificarlo (2 Tes. 2:13)
  • Él es el único Soberano (1 Tim. 1:17; 6:15)

Me dedicaré a Él en pureza, adoración y servicio.

“Entonces obedece a Dios porque eres Sus hijos. No vuelvas a caer en tus viejas formas de hacer el mal; no sabías nada mejor entonces Pero ahora debes ser santo en todo lo que haces, así como Dios,—quien te eligió para ser Sus hijos,—es santo. Porque Él mismo ha dicho: “Debes ser santo porque yo soy santo” (1 Pedro 1: 14-16)

Nuestro Dios es santo. Su carácter es perfecto en todos los sentidos. Su excelencia moral es el estándar absoluto de integridad y pureza ética. La santidad suprema de Dios lo separa infinitamente de su creación.

Mientras meditamos en la santidad suprema de Dios, no podemos evitar sentirnos abrumados por una sensación de asombro. El salmista nos dice: “Póstrense ante el Señor en la majestad de su santuario; ¡tiemble delante de él, toda la tierra!” (Salmo 96: 9, NVI).

Salomón escribe: “El comienzo de la sabiduría es el temor del Señor; conocer al Santo es tener discernimiento” (Proverbios 9:10, NVI). Temer a Dios no significa tenerle miedo, sino tener un respeto reverencial por su magnífica grandeza y autoridad ilimitada. La Biblia nos instruye: “Sirvan al Señor con temor; con temor ríndanle alabanza” (Salmo 2:11, NVI).

Has sido apartado por Dios para ser santo. En lugar de reflejar las opiniones y actitudes de este mundo pecaminoso, debes reflejar la belleza de Su santidad. Pero sólo puedes ser santo al poner tu fe en Jesucristo. A medida que la santidad de Dios trabaje en la estructura de tu ser, te volverás sensible al pecado y aprenderás a aborrecerlo como lo hace Dios.

La santidad de Dios exige tu devoción. El apóstol Juan advierte firmemente: “Queridos hijos, aléjense de todo lo que pueda ocupar el lugar de Dios en el corazón” (1 Juan 5:21, Nueva Traducción Viviente). ¿Dónde esta tu corazón? ¿Permaneces puro y fiel a tu Dios santo? La vida santa implica una decisión diaria de rendirse al señorío de Cristo.

El pecado trae muerte y destrucción, mientras que la santidad trae salud y bienestar. Dios quiere que tu mente y tu corazón se llenen de Sus santas cualidades. A medida que tu vida es transformada, proyectarás la luz de su santidad en la oscuridad de este mundo malvado. Entonces serás santo como Él es santo.

“Pero ahora sean santos en todo lo que hagan, tal como Dios, quien los eligió, es santo” (1 Pedro 1:15, NTV)

  • Dios guarda su santa reputación (Ezequiel 36: 21-23)
  • La santidad de Dios exige adoración exclusiva (Jos. 24:19)
  • Él disciplina a los creyentes para impartirles su santidad (Hebreos 12:10)
  • Su santidad es única (Éxodo 15:11).
  • Su santidad es el estándar para el comportamiento de los creyentes (Lev. 19: 2; 1 P. 1: 15-16)
  • Su santa presencia rechaza la impureza (Isaías 6: 3-5)
  • Nadie más es santo como Él es (1 Sam. 2: 2)
  • El Santísimo merece honor constante (Apocalipsis 4: 8)

Creeré en lo que Él dice y viviré  en concordancia.

Ustedes son verdaderamente mis discípulos si siguen obedeciendo mis enseñanzas. Y sabrás la verdad, y la verdad te hará libre”. (Juan 8: 31,32)

Nuestro Dios es la verdad absoluta. Es imposible para él ser de otra manera. De hecho, Dios es la fuente de toda verdad. Nuestro Dios, que está presente en todas partes y sabe todas las cosas, tiene una comprensión total de lo que es real, de lo que es correcto y de lo que es verdadero. Lo que él dice es completamente exacto.

Cuando Dios le dio al profeta Balaam un mensaje para entregar al rey de Moab, Balaam dijo: “Dios no es un hombre, por lo que no miente. Él no es un humano, por lo tanto no cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar?  ¿alguna vez prometió sin cumplir? (Números 23:19, NTV).

Lo que sea que Dios diga es absolutamente correcto. Lo que sea que Él promete siempre se cumplirá.

Dios quiere que sepamos la verdad. Jesús oró por sus discípulos, pidiéndole a Dios “Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad”(Juan 17:17, Nueva Versión Internacional). La Biblia nos ayuda a conocer y comprender la verdad acerca de él, acerca de nosotros y acerca de la vida.

Dios también nos manifestó la verdad en la persona de Jesucristo. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Juan 14: 6, NVI). Si bien muchas personas afirman saber la verdad, solo Jesús honestamente podría afirmar ser la verdad.

Dios también nos guía a la verdad a través de la obra de su Espíritu Santo. Jesús les dijo a sus discípulos: “Y Yo le pediré al Padre, y Él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: el Espíritu de verdad” (Juan 14: 16-17, NVI).

Jesús promete: “Ustedes son verdaderamente mis discípulos si se mantienen fieles a mis enseñanzas. Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres ”(Juan 8: 31-32, NTV). La verdad de Dios nos libera para vivir como Él lo había previsto.

Dios es nuestro ancla de la verdad en una sociedad de relativismo y falsedad. ¿Tus decisiones y estilo de vida demuestran que estás escuchando a Jesús? O ¿Has comprado las mentiras de la cultura popular? ¿Pasas constantemente tiempo descubriendo la verdad en la Palabra de Dios?

La verdad será encontrada solo por aquellos que la busquen diligentemente en los lugares correctos. Comprométete diariamente a caminar a la luz de la verdad de Dios.

“¡Enséñame tus caminos, oh SEÑOR, para que viva de acuerdo con tu verdad!” (Salmo 86:11, NTV)

  • saber que Dios es verdadero (Juan 3:33)
  • la vida eterna es conocer al único Dios verdadero (Juan 17: 3)
  • incluso si toda la humanidad miente, Dios permanece verdadero (Rom. 3: 4)
  • Dios es la verdad (Juan 14: 6)
  • Dios cumple sus promesas (Números 11: 22-23; 31-34)
  • Las palabras de Dios son verdaderas y completamente justas (Salmo 19: 9)
  • La verdad de Dios es eterna (Sal. 117: 2)
  • La palabra de Dios es verdad (Juan 17:17)
  • Las palabras de Dios son fieles y verdaderas (Apocalipsis 21: 5; 22: 6)
  • La verdad de Dios puede ser suprimida a nuestro riesgo (Rom. 1: 1 8ff)
  • Él es “el Dios de la verdad” (Sal. 31: 5; Isa. 65:16)
  • Dios no miente sino que cumple Su palabra (Núm. 23:19)
  • Él está lleno de gracia y verdad (Juan 1:14)
  • Su Espíritu guía a los creyentes a toda la verdad (Juan 16:13)
  • el Espíritu Santo se caracteriza por la verdad en todos los sentidos (Juan 14:17; 15:26; 1 Juan 5: 6)
  • la verdadera libertad viene de permanecer en la verdad de Dios (Juan 8: 31-32)

Viviré según sus estándares.

“Deseche su vieja naturaleza malvada y su antigua forma de vida, que está podrida por completo, llena de lujuria y engaño. En cambio, debe haber una renovación espiritual de sus pensamientos y actitudes. Debes mostrar una nueva naturaleza porque eres una persona nueva, creada a semejanza de Dios: justo, santo y verdadero”. (Efesios 4: 22-24)

Dios es justo, y toda la justicia en todo el universo tiene su origen en él. El salmista exclama: “Tu justicia, oh Dios, alcanza los cielos más altos… ¿Quién se compara contigo, oh Dios? (Salmo 71:19, Nueva Traducción Viviente).

Vivimos en una época en que la distinción entre lo correcto y lo incorrecto se vuelve cada vez más borrosa. Nuestra cultura ha adoptado el principio de la ética situacional, que propone que lo que es moralmente correcto varía de persona a persona y de situación a situación. Sin embargo, las normas de Dios no cambian; son intemporales.

Las leyes de Dios son un reflejo de su propia naturaleza justa. Si rompemos las leyes de Dios, pagaremos las consecuencias. Pero no podemos mantener el estándar perfecto de Dios por nuestra cuenta. Solo al recibir a Jesús como nuestro Salvador y Señor, somos hechos justos.

El apóstol Pablo explica: “Dios nos hace justos a sus ojos cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo. Y eso es verdad para todo el que cree, sea quien fuere” (Romanos 3:22, NTV). Cuando confiamos en Jesús, Dios ya no ve nuestra pecaminosidad sino solo la justicia perfecta de Cristo que ahora nos viste.

Dios quiere que muestres su justicia en tu nueva vida. Puedes hacer esto a través de la fe mientras a diario “se deshacen de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir … En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo”(Efesios 4: 22–24, NTV). Esto es solo posible cuando constantemente sometes tu voluntad al Espíritu Santo y dependes en que Él te dé poder.

 Como cristianos, debemos aferrarnos a los estándares justos establecidos por el soberano gobernante del universo. Independientemente de las creencias y el comportamiento de la sociedad, Dios hará responsable a cada persona de acuerdo con sus decretos bíblicos. ¿Qué estándares de justicia estás siguiendo?

“Porque tú, SEÑOR, bendices al justo; cual escudo los rodeas con tu buena voluntad”. (Salmo 5:12, NVI)

  • Su justicia es absoluta (Sal. 71:19)
  • Él descarta la justicia (Salmos 97: 2)
  • Él es justo en todo lo que hace (Sal. 145: 17)
  • Se deleita en demostrar justicia (Jer. 9:24)
  • al final, el juez justo juzgará con rectitud (2 Tim. 4: 8)
  • la gente debe declarar humildemente que solo Dios es justo (Éxodo 9:27; 2 Crón. 12: 6)
  • el nombre del Señor: “El Señor es nuestra justicia” (Jer. 23: 6; 33:16)

El siempre me tratará de manera justa.

 Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba lo que le corresponda, según lo bueno o malo que haya hecho mientras vivió en el cuerpo. ” (2 Corintios 5:10)

Dios es absolutamente justo en todos sus juicios. Debido a su santa justicia, no puede ser sobornado ni corrompido de ninguna manera. Dios no puede ser engañado. Debido a que Él es omnisciente y está siempre presente, tiene todos los hechos a su disposición. Él conoce las circunstancias y los motivos, por lo que sus decisiones siempre se basan en la verdad absoluta. Dios también es un juez perfecto porque cuando pronuncia el juicio, tiene el poder y la soberanía para llevar a cabo el castigo. “ Él es la Roca, sus obras son perfectas. Todo lo que hace es justo e imparcial. Él es Dios fiel, nunca actúa mal; ¡qué justo y recto es él!(Deuteronomio 32: 4, NTV).

La justicia es un pilar de la sociedad, asegurando que los inocentes sean vindicados y los culpables sean castigados. Pero con demasiada frecuencia, este estándar de justicia se ve comprometido para beneficio personal por jueces corruptos y abogados sin escrúpulos. En consecuencia, muchas personas creen erróneamente que pueden manipular el sistema de justicia de Dios. Piensan que Dios es engañado con sus excusas y coartadas.

Pero debido a que Él es un Dios justo, su veredicto siempre tener razón. El rey David dijo: “justo es el SEÑOR, y ama la justicia” (Salmo 11: 7, Nueva Versión Internacional).

Porque Dios es justo, siempre te tratará de manera justa. Sin embargo, como soberano santo y justo de el universo, Dios no puede ignorar ningún acto de pecado. Dios odia el pecado con una santa pasión. El salmista escribe: “Despliegas nuestros pecados delante de ti, —nuestros pecados secretos— y los ves todos. … ¿Quién puede comprender tu enojo? Tu ira es tan imponente como el temor que mereces” (Salmos 90:8,11, NTV).

La ira de Dios por el pecado nunca debe ser subestimada. Debes tener un temor saludable de Dios para ayudarte a evitar cualquier cosa que viole tu relación con él.

Dios también recompensa el comportamiento correcto. Aunque su salvación está asegurada por la fe en Jesucristo, tus buenas obras confirman que eres un hijo de Dios y determinan las recompensas que recibirás de él. Servimos a un Dios justo, por lo tanto, lo que hagas en esta vida será importante para la eternidad.

“Dios nos juzgará por cada cosa que hagamos, incluso lo que hayamos hecho en secreto, sea bueno o sea malo” (Eclesiastés 12:14, NTV).

  • Se fija un día para su justo juicio del mundo (Hechos 17:31)
  • todo pecado es en última instancia contra un Dios justo (Salmo 51: 4)
  • todos los caminos de Dios son justos y merecen alabanza (Apoc. 15: 3)
  • Dios solo es el juez (Santiago 4:12)
  • Dios juzga a todas las personas con justicia (Sal. 9: 7-8)
  • La ley y los juicios de Dios son completamente justos (Salmos 19: 7-9)
  • Ejerce justicia hacia toda la humanidad (Génesis 18:25)
  • Él es justo en todos sus caminos (Dent. 32: 4)
  • Dios juzga correctamente el corazón, la mente y las obras (Jer. 17:10)
  • Jesús, nuestro justo defensor ante el Padre (1 Juan 2: 1)
  • el Mesías juzgará a todos con completa justicia (Isaías 11: 4-5)
  • el Mesías justo establecerá un pueblo justo (Jer. 33:16)
  • el Dios justo justifica a los que creen en Jesús (Ro. 3: 25-26)

Él está incondicionalmente comprometido con mi bienestar.

“¿Puede algo separarnos del amor de Cristo? ¿Significa que ya no nos ama si tenemos problemas o calamidades, si somos perseguidos, si tenemos hambre o frío, estamos en peligro o estamos amenazados de muerte? “No, a pesar de todas estas cosas, la victoria abrumadora es nuestra a través de Cristo, que nos amó. Y estoy convencido de que nada puede separarnos de su amor, la muerte no puede y la vida no. Los ángeles no pueden, y los demonios no pueden. Nuestros temores por hoy, nuestras preocupaciones por el mañana e incluso los poderes del infierno no pueden mantener alejado el amor de Dios. Ya sea que estemos muy por encima del cielo o en el océano más profundo, nada en toda la creación podrá separarnos del amor de Dios que se revela en Cristo Jesús, nuestro Señor “. (Romanos 8:35, 37-39)

Dios es la fuente de todo amor. Sale del gran depósito de su bondad. El amor impregna todos Sus atributos. Mientras que las personas a veces violan los estándares de honestidad, rectitud y moralidad para complacer a los demás, Dios nunca compromete su integridad. Su amor no suprime ni niega ninguno de Sus otros atributos.

El amor de Dios es incondicional. No se basa en lo bueno que eres o lo que haces para complacerlo. Él te ama porque Él es Dios y tú eres Su creación. El amor de Dios nunca falla. El salmista proclama: “Pues el SEÑOR es bueno. Su amor inagotable permanece para siempre” (Salmo 100: 5, NTV). El amor de Dios no terminará por decepción o cambio de corazón. Él define el amor, Él genera el amor y Él demuestra cómo se ve el verdadero amor.

John explica: “‘En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados” (1 Juan 4:10, NTV). Jesús dio su vida en tu nombre; no podría haber sacrificado más. El amor de Dios por ti es supremo.

Nosotros, a su vez, debemos amar a Dios de todo corazón. Jesús declaró: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primer mandamiento y el más importante” (Mateo 22: 37-38, NTV). Dios, en su soberanía, nos ha creado para encontrar nuestro mayor gozo y satisfacción al amarlo.

Dios también nos permite ser canales de su amor sobrenatural. Por nuestra cuenta, somos incapaces de amar como deberíamos, pero Dios tiene para nosotros un suministro interminable de su amor divino. Nos corresponde reclamar, disfrutar y compartir con otros.

Cuando los creyentes comienzan a amar a Dios, a sus prójimos como a sí mismos y a sus enemigos, la sociedad cambiará para mejorar. Entonces, el mundo de hoy, como en el primer siglo, se maravillará cuando vean y experimenten el poder transformador del amor de Dios.

“Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor”. (Romanos 8:39, NTV)

  • como padre, Dios corrige a sus amados hijos (Prov. 3:12)
  • los creyentes deben imitar el amor universal de Dios (Mateo 5: 44-45)
  • los planes eternos están motivados por su amor (Ef. 1: 4-5)
  • Dios ama y preserva a su pueblo piadoso (Salmo 37:28)
  • Dios ama a su pueblo, incluso cuando son infieles (Oseas 3: 1)
  • Dios merece gracias por su amor perpetuo (Salmo 100: 5)
  • Dios amó al mundo lo suficiente como para enviar a su Hijo a morir (Juan 3:16)
  • Dios ama a los que aman a su Hijo (y lo obedecen) (Juan 14:21)
  • Su amor se vierte en los corazones de los creyentes (Rom. 5: 5)
  • Dios es amor, y los que conocen a Dios aman a los demás (I Juan 4: 7-8, 20-21)
  • nada puede separar al creyente de su amor (Rom. 8: 38-39)
  • amar a los enemigos y a los malvados es ser como Dios (Lucas 6:35)

El perdona mis pecados cuando sinceramente los confieso.

Ten piedad de mí, oh Dios, por tu amor inagotable. Por tu gran
compasión, borra la mancha de mis pecados. Crea en mí un corazón limpio, oh Dios. Renovar un
espíritu correcto dentro de mí. No me desterres de tu presencia, y no tomes tu santo
Espíritu de mi parte. Devuélveme nuevamente el gozo de tu salvación, y hazme dispuesto a obedecer
Tú.” (Salmo 51) o “Si le confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos y
para limpiarnos de todo mal “. (1 Juan 1: 9)

Dios es el maestro de la misericordia. Su propia naturaleza desea liberarte de la miseria y la angustia autoimpuesta que experimentas debido a tu pecado.

Toda la humanidad se beneficia de la misericordia de Dios hasta cierto punto. Jesús declaró: “Él da la luz de su sol tanto a los malos como a los buenos, y envía la lluvia sobre los justos y los injustos por igual” (Mateo 5:45, Nueva Traducción Viviente). Pero Dios también tiene una misericordia soberana que muestra a los que son suyos. En agradecimiento, esta es la misericordia que debes compartir con los demás.

Dios te muestra misericordia porque se preocupa compasivamente por ti. El profeta Isaías dice: “Porque el Señor consuela a su pueblo y tendrá compasión de sus pobres” (Isaías 49:13, NVI). Tu padre amoroso se preocupa por lo que estás pasando. Los evangelios están llenos de ejemplos de cómo Jesús se movió con compasión y actuó para ayudar a aquellos que estaban enfermos, sufriendo y necesitados. Considere al ciego, Bartimeo, o los diez leprosos. Jesús extendió sus manos y los sanó. O la mujer que fue encontrada en el adulterio: le habló con compasión y la perdonó.

Para experimentar la misericordia de Dios, debes arrepentirte de tus pecados y aceptar el perdón de Dios. La Biblia promete: “Pero, aun cuando nos hemos rebelado contra ti, tú, Señor nuestro, eres un Dios compasivo y perdonador” (Daniel 9: 9, NVI).

 Dios quiere que a su vez seas misericordioso con los demás. En el Sermón del Monte, Jesús declaró: “Dios bendice a los compasivos, porque serán tratados con compasión” (Mateo 5: 7, NTV). De hecho, Jesús dijo: “pero si te niegas a perdonar a los demás, tu Padre no perdonará tus pecados” (Mateo 6:15, NTV). La misericordia de Dios fluye hacia aquellos que muestran misericordia hacia los demás.

 Tu amoroso Padre celestial está comprometido con tu bienestar. Por su gran compasión, Él generosamente te otorga su gracia y misericordia. Dios demuestra su gracia al colmarte de bendiciones que no mereces. Él muestra su gran misericordia al retener el castigo que tan legítimamente mereces.

“Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos”. (Hebreos 4:16, NTV)

  • Dios nunca cederá al mostrar misericordia a sus hijos (Salmo 23: 6)
  • Dios escuchará nuestras súplicas de misericordia (Sal. 30: 8)
  • Por misericordia, Dios lava nuestras transgresiones (Salmo 51: 1)
  • Debido a que Dios es misericordioso, no se ha escondido de nosotros (Salmos 69:16)
  • La misericordia llega a aquellos que confiesan sus pecados (Prov. 28:13)
  • La misericordia se da a los que son misericordiosos (Mateo 5: 7).
  • Dios desea mostrar misericordia a su pueblo en lugar de hacer que su pueblo trate de obtener su propia justicia (Mateo 9:13)
  • Dios muestra misericordia a los que temen su nombre (Lucas 1:50)
  • Nuestra misericordia de los demás debería ser una imitación de la misericordia de Dios para con nosotros (Lucas 6:36)
  • Conocer la misericordia de Dios nos anima a seguirlo (Rom. 12: 1)

Confiare en el en que siempre cumplira sus promesas.

“Recuerda que las tentaciones que vienen a tu vida no son diferentes de las que otros experimentan. Y Dios es fiel. Evitará que la tentación se vuelva tan fuerte que no puedas enfrentarte a ella. Y cuando seas tentado, Él te mostrará una salida para que no te rindas”. (1 Corintios 10:13)

La fidelidad está en el corazón de todo lo que Dios es y hace. Su veracidad, santidad, amor, integridad y otros atributos aseguran su fidelidad. Él es incapaz de ser de otra manera.

Dios es fiel para protegerte de la tentación y de el malvado. Pablo escribió: “Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, Él les mostrará una salida, para que puedan resistir” (1 Corintios 10:13, NTV). Cuando tengas la tentación de pecar, no te concentres en el atractivo de la tentación sino en la fidelidad de Dios para liberarte de esa situación.

Dios es fiel para perdonarte incluso cuando eres infiel. Como todavía estás en un cuerpo de carne, tienes tendencia a pecar y, en última instancia, a ser infiel. Qué alentador es recordar la promesa de Dios: “Si somos infieles, Él permanece fiel, pues Él no puede negar quién es” (2 Timoteo 2:13, NTV). Pero debes ser sincero en tu arrepentimiento y no abusar de la gracia de Dios. La Biblia dice: “pero si confesamos nuestros pecados a Dios, Él es fiel y justo para perdonarnos nuestros  pecados y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1: 9, NTV).

Dios es fiel para purificarte de la injusticia. Es el plan de Dios para que tu te  vuelvas santo y avances en su reino. Y Él es fiel para que esto suceda. Pablo declaró: “Estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que  Cristo Jesús vuelva” (Filipenses 1: 6, NTV).

Dios es fiel para cumplir sus promesas. Hebreos 10:23 dice: “Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa” (NTV). Dios está listo y puede entregar todo lo que ha prometido.

Dios es fiel para ayudarte en tus necesidades. ¡Él nunca te fallará! Él es fidedigno. Él es digno de confianza. No puede ser de otra manera. ¡Tu Dios santo y amoroso es fiel!

“De modo que, si sufren de la manera que agrada a Dios, sigan haciendo lo correcto y confíenle su vida a Dios, quien los creó, pues Él nunca les fallará”. (1 Pedro 4:19, NTV)

  • perdona al arrepentido (1 Juan 1: 9)
  • Dios es fiel a los fieles (Dent. 7: 7-11)
  • Dios merece gracias por su constante fidelidad (Salmo 100: 5)
  • Dios es fiel a través de la calamidad (Lamentaciones 3: 22-23)
  • Dios madura fielmente a los creyentes (1 Tes. 5:24)
  • Dios es fiel para cumplir sus promesas (Hebreos 10:23)
  • Su fidelidad perdura (Salmo 119: 90)
  • Su fidelidad es inconmensurable (Salmos 36: 5)

Mi futuro es seguro y eterno.

“¿Quién ha hecho hechos tan poderosos, dirigiendo los asuntos de la raza humana a medida que avanza cada nueva generación? Soy yo, el SEÑOR, el primero y el último”. (Isaías 41: 4)

Dios nunca cambia. De hecho, es imposible que Dios cambie. Las influencias que causan cambios en tu vida no tienen efecto en Dios. Él nunca será más fuerte o más débil. Su conocimiento y sabiduría no aumentarán ni disminuirán. Dios no arriesga ni cambia sus valores. Y Dios no tiene cambios de humor. La vida y sus incertidumbres pueden sacudirte, pero Dios, — la Roca por los Siglos —  no se mueve. Si te aferras a Él, su fuerza te sostendrá.

El propósito inmutable de Dios te da un significado eterno. El Salmo 33:11 dice: “Pero los planes del SEÑOR  se mantienen firmes para siempre; sus propósitos nunca serán frustrados” (NTV). El plan de Dios es inmutable. Existió al comienzo de la creación y sigue siendo el mismo hoy. ¡Y tú eres parte de Su plan! Pablo explica: “Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás” (Efesios 2:10, NTV).

 Las maneras inmutables de Dios te aseguran una orientación inquebrantable. El Salmo 18:30 dice: “El camino de Dios es perfecto. Todas las promesas del SEÑOR demuestran ser verdaderas” (NTV). Los principios de Dios para la vida nunca cambian. Sus pautas, dadas en las Escrituras, producen vidas fructíferas cuando las seguimos.

La Palabra inmutable de Dios te provee con la verdad eterna. Isaías declaró: “La hierba se seca y las flores se marchitan, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre” (Isaías 40: 8, NTV). Las palabras y los mandamientos de Dios son eternos.

El compromiso inmutable de Dios garantiza la seguridad eterna. Si has confiado en Jesucristo como tu Señor y Salvador, puede estar seguro de la vida eterna. Dios está eternamente comprometido con tu redención, tu crecimiento espiritual y tu destino eterno. El compromiso de Dios contigo es tan fuerte como es Él eternamente constante. Las tormentas de la vida cambian continuamente, pero Dios sigue siendo el mismo. Es consistente y confiable. Él es tu ancla. Puedes contar con Dios porque Él nunca cambia.

“Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre”. (Hebreos 13: 8, NTV)

  • Dios nunca cambia (Mal. 3: 6)
  • Dios es constante en todo momento (Hebreos 13: 8)
  • Dios es bueno, todo el tiempo (Santiago 1:17)
  • Él no miente y es fiel a su palabra (Números 23:19)
  • Su amor no tiene fin (Lam. 3: 22-23)
  • aunque el universo cambiará, Dios nunca lo hará (Salmos 102: 25-27; Hebreos 1: 10-12)

¿Quieres conocer a Dios personalmente?

¿Qué necesitas para comenzar una relación con Dios? ¿Dedicarte a obras de caridad? ¿Ser una mejor persona para que Dios te acepte? Te sorprenderá que ninguna de esas cosas funcione. Pero Dios ha dejado muy claro en la Biblia cómo podemos conocerle.

Los siguientes principios explicarán cómo puedes comenzar personalmente una relación con Dios, en este momento, a través de Jesucristo…

PRINCIPIO 1

Dios te ama y te ofrece un plan maravilloso para tu vida.

EL AMOR DE DIOS

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. 1

EL PLAN DE DIOS

[Cristo nos dice] “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” [una vida completa y con propósito]. 2

¿Por qué la mayoría de las personas no experimentan la vida abundante? Porque …

PRINCIPIO 2

Todos pecamos y nuestro pecado nos ha separado de Dios.

SOMOS PECADORES

“Todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” 3

El hombre fue creado para vivir en comunión con Dios; pero debido a su voluntad terca y egoísta, escogió su propio camino y su relación con Dios se interrumpió. Esta voluntad egoísta, caracterizada por una actitud de rebelión activa o indiferencia pasiva, es una evidencia de lo que la Biblia llama pecado. 

ESTAMOS SEPARADOS

“Porque la paga del pecado es muerte” [o sea separación espiritual de Dios] 4

Este diagrama ilustra que Dios es santo y que el hombre es pecador. Un gran abismo lo separa. El hombre está tratando continuamente de alcanzar a Dios para establecer una relación personal con Él a través de sus propios esfuerzos, tales como vivir una buena vida, filosofía o religión, pero siempre falla en su intento.

La tercera ley explica la única manera de cruzar este abismo …

PRINCIPIO 3

Jesucristo es la única provisión de Dios para nuestro pecado. A través de Él podemos conocer y experimentar el amor y el plan de Dios para nuestra vida. 

Él MURIÓ EN NUESTRO LUGAR

“Dios demuestra Su propio amor hacia nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. 5

ÉL RESUCITÓ DE LOS MUERTOS

“Cristo murió por nuestros pecados … fue enterrado … fue resucitado al tercer día, de acuerdo con las Escrituras … se apareció a Pedro, luego a los doce. Después de eso, se apareció a más de quinientos … ” 6

ÉL ES EL ÚNICO CAMINO A DIOS 

“Jesús le dijo: ‘Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí’”.  7

Este diagrama ilustra que Dios ha cruzado el abismo que nos separa de Él, al enviar a Su Hijo, Jesucristo, a morir en la cruz en nuestro lugar para pagar la condena por nuestros pecados.

No es suficiente conocer estos tres principios …

PRINCIPIO 4

Debemos recibir individualmente a Jesucristo como Salvador y Señor; entonces podemos conocer y experimentar el amor y el plan de Dios para nuestras vidas.

DEBEMOS RECIBIR A CRISTO

“A todos los que lo recibieron, a ellos les dio el derecho de convertirse en hijos de Dios, incluso a aquellos que creen en su nombre .” 8

RECIBIMOS A CRISTO A TRAVES DE LA FE

“Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se glorie”. 9
Cuando Recibimos a Cristo, Experimentamos un Nuevo Nacimiento

RECIBIMOS A CRISTO POR MEDIO DE UNA INVITACION PERSONAL

[Cristo dice]  “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él…” 10

Recibir a Cristo significa volverse a Dios, abandonando nuestra vida egocéntrica (arrepentimiento), confiando en Cristo para que venga a nuestra vida y nos perdone nuestros pecados. De esta manera podrá hacernos la clase de personas que Él quiere que seamos. El hecho de sólo estar de acuerdo intelectualmente de que Jesucristo es el Hijo de Dios y de que murió en la cruz por nuestros pecados, no es suficiente. Ni es suficiente el tener una experiencia emocional. Se recibe a Cristo por fe, como un acto de nuestra voluntad.

UNA VIDA AUTO-DIRIGIDA

Usted tiene el control y Jesús no tiene influencia en su vida. Gente como esta nunca ha recibido a Jesús en sus vidas. Siguen siendo culpables y separados de Dios por su pecado.

CRISTO-DIRIGE MI VIDA

Jesús tiene el control y lo estás siguiendo como Señor. Personas como esta han recibido a Jesús en su vida. Han sido perdonados y experimentan el amor de Dios.

Tú puedes recibir a Cristo ahora mismo por fe, mediante la oración.

Orar es hablar con Dios. Dios conoce tu corazón y no tiene tanto interés en tus palabras, sino más bien en la actitud de tu corazón.

La siguiente oración se sugiere como guía. Si esta oración expresa el deseo de tu corazón, entonces tú puedes hacerla ahora mismo y Cristo vendrá a tu vida, como Él lo prometió.

“Señor Jesús, te necesito. Gracias por morir en la cruz por mis pecados. Te abro la puerta de mi vida y te recibo como mi Salvador y Señor. Gracias por perdonar mis pecados y por darme vida eterna. Toma control del trono de mi vida. Hazme la persona que Tú quieres que yo sea”.

Videos de Crecimiento Espiritual