¿Qué convierte a los escépticos en creyentes? ¡Espera la respuesta muy pronto!

Conexiones: Construir y Mejorar las Relaciones

Tiempo de lectura: 8 min

¡Bienvenidos! Y gracias por acompañarnos en este, nuestro más reciente publicación en nuestra nueva serie de blogs de un año que llamamos “Juntos en una Aventura”. En esta publicación hablaremos de nuestra enorme necesidad de conexiones reales y profundas.

Cuando era niña, tuve el raro privilegio de crecer al lado de mi mejor amiga. Laura estaba allí cuando nací, y ha estado en mi vida desde entonces. Pero nuestra conexión no comenzó con nosotras. Nuestros papás también crecieron al cruzar la calle del frente el uno del otro y eran mejores amigos. Entonces, mi conexión con Laura fue algo integrada desde el primer día. Es por eso que la describo como más como mi hermana que solo mi amiga. 

Bromeo diciendo que tengo dos pares de padres, aunque ninguno está divorciado. Los padres de Laura han jugado un papel valioso y duradero en mi vida. Mientras Laura y yo crecíamos, nuestras familias estaban pasaban tanto tiempo juntas que literalmente formamos un sendero en nuestros patios de tanto caminar de una casa a la otra. Días festivos, vacaciones, cumpleaños, fiestas de pijamas, martes por la noche al azar, visitas de abuelos, bodas y funerales: lo hemos hecho todos juntos. Nuestras puertas siempre estaban abiertas, lo que me dio fuertes conexiones en mi vida.

Esta visión se expandió a otros en mi vida. Mis amigos sabían que eran bienvenidos en nuestra casa en cualquier momento y sabían que cuando vinieran, el olor a galletas caseras recién horneadas pronto llenaría el aire. No era que mis padres y yo siempre tuviéramos personas o que no tuviéramos límites, sino que creamos una sensación de apertura y aceptación en nuestro hogar.

Mientras crecía, di por sentado mis relaciones auténticas. Ahora, de adulta, me doy cuenta de lo raro que es para nosotros tener conexiones profundas y sólidas con los demás.


 


La lucha por vínculos es real

Ahora que tengo mi propia casa, veo un cambio en el entorno que me rodea. Aparte del saludo ocasional a nuestros vecinos, la mayoría de nosotros nos retiramos rápidamente a puerta cerrada. Tal vez por las redes sociales, nuestra adicción al tiempo frente a la pantalla o el hecho de que todos estamos increíblemente ocupados. Para algunos de nosotros, es impulsado por el temor de ser verdaderamente conocidos y vistos por otros.

Cualquiera sea la razón, el aislamiento de las conexiones profundas y significativas nos dejan a la mayoría de nosotros sintiéndonos solitarios, incluso cuando estamos en una habitación llena de gente.

Una conexión auténtica requiere enfocarse con esfuerzo y vulnerabilidad. Las familias luchan por pasar tiempo de calidad juntos. Los amigos no tienen tiempo para tomar un café, cenar o incluso caminar alrededor de la manzana junto con el perro. Muchos vecinos no saben quién vive a su lado, y la asistencia a la iglesia e incluso los grupos pequeños se convierten en una marca de verificación agregada a una lista de tareas pendientes ya repleta. Al final del día, ¿cuántos de nosotros tenemos un sueño inquieto solo después de revisar nuestros teléfonos para ver a quién le gustó nuestra publicación más reciente, filtrada y editada en Instagram o Facebook? 

Si somos honestos, la mayoría de nosotros probablemente admitiríamos que estamos pasando por nuestros días con poca o ninguna conexión significativa. No hay conversaciones honestas. No hay relaciones auténticas, vulnerables y genuinas. No hay comunidad real.

Podríamos construir este aislamiento para protegernos. Habiendo sido lastimado en el pasado, llegamos a creer que no es seguro abrirse a los demás. Nuestro miedo a ser conocidos, ser vistos y ser rechazados nos lleva a cerrarnos de los demás. Algunos de nosotros incluso crecemos con la presión de mantener una apariencia exterior perfecta mientras todo se desmorona por dentro. Todas estas cosas nos impiden tener las relaciones profundas que necesitamos … la conexión para la que fuimos diseñados.


No es así como Dios quiere que vivamos.

Estamos programados para una conexión auténtica. 

Estamos hechos para relaciones profundas y significativas. 

Estamos hechos para estar allí y para ayudarnos unos a otros. 

Estamos hechos para ser familia. Fuimos creados para caminar por la vida juntos. 

En Génesis 2:22, Dios dice: “No es bueno que el hombre esté solo”.

En el Antiguo Testamento, aprendemos que el pueblo judío es el “Elegido” de Dios. Pero en el Nuevo Testamento, cuando Jesús entra en escena, El expande la definición de “familia” a todos nosotros. Nos convertimos en participantes de las promesas y la herencia de Dios cuando aceptamos a Jesús como Salvador, y al convertirnos en parte de la familia de Dios, obtenemos pleno acceso a una relación personal y sagrada con Dios.

Jesús demostró la visión extendida de Dios de la “familia” y Su diseño para la conexión durante Su ministerio. Jesús pudo haber hecho el ministerio solo, pero eligió hacerlo con otros.

Cuando le pidió a 12 hombres que dejaran su trabajo, dejaran sus hogares y lo siguieran, Jesús no solo estaba pidiendo 20 minutos. Les pidió toda su vida. Durante los siguientes tres años, Jesús y sus discípulos hicieron la vida juntos en una comunidad auténtica. Vivieron juntos, viajaron juntos y ministraron a otros juntos. También vemos en la Biblia que pudieron luchar libremente con preguntas y desafíos juntos debido a sus conexiones genuinas entre sí y con Jesús.

Jesús deseaba que camináramos juntos tanto que le dijo a John que cuidara a María como su propia madre mientras moría en la cruz. No deseaba que vivieran la vida solos.


¿Cómo podemos ofrecer conexiones reales a otras personas?

¿Qué pasa si usted y yo decidimos ser tan acogedores con los demás como Dios es con nosotros?

¿Qué pasa si nos comprometemos a arriesgarnos diariamente a abrir nuestros corazones y nuestras puertas a quienes nos rodean? ¿Qué pasaría si otros supieran que podrían entrar a nuestra casa y sentirse bienvenidos a venir como están? ¿Qué pasa si nos arriesgamos a ser completamente conocidos por otros? 

¿Cómo cambiaría la forma en que vivimos y funcionamos en este mundo? 

Podría significar que tú y yo elegimos sentarnos en nuestro porche delantero en lugar de en nuestros patios traseros. Puede significar que nos esforcemos por ver a un vecino, cuando nos damos cuenta de que no lo hemos visto en mucho tiempo. También podría significar eliminar algo de nuestros horarios agitados para ganar tiempo y espacio para tomar un café o un tiempo de calidad con un amigo.

Podría significar cambiar nuestra prioridad de tareas y listas de hacer a las personas.

Cuando mis amigos más cercanos y yo nos damos cuenta de que nuestros horarios no se alinean como solían hacerlo, hacemos tiempo el uno para el otro. Podríamos encontrarnos y dar un largo paseo. O hacer nuestras compras del mercado juntos. 

Mi infancia me inculcó un deseo de conexión y autenticidad. Esa sólida base me ha facilitado la comodidad de vivir una vida transparente y dar la bienvenida a otros para que hagan lo mismo.

Los recuerdos más dulces de mi vida involucran momentos de estar con personas que realmente me han visto en lo bueno, lo malo, lo feo y lo más vulnerable, y han elegido quedarse. Los recuerdos que tenemos cuando nos fuimos de tiendas, nos reímos de nuestro día o lloramos por un momento difícil juntos son los momentos que amo y aprecio. Más que completar una lista de verificación o usar el filtro perfecto en una publicación de redes sociales.


Su conclusión de esta publicación

Cuando eliges vivir la vida con conexiones auténticas, de hecho experimentarás más belleza y más de Dios en los momentos cotidianos de su vida. Profundiza tu vida conectándote con Dios y con los demás. Construye relaciones auténticas con los demás: permite personas sanas, y confiables se vuelvan tan cercanas y queridas que se conviertan en familia.

¡Encuentra una manera esta semana para conectarte con otros! Desconéctate de tu teléfono, invita a un vecino a tu casa a cenar o toma un café con un amigo. Ten una conversación auténtica y significativa.


En nuestra próxima publicación de blog, veremos por qué Dios se toma tan en serio lo correcto y lo incorrecto. El no se mueve en Sus límites. Entonces, ¿por qué creemos que nosotros podemos?

Ponerse al día: publicación introductoria de esta serie.

Traducido por Pilar C Quintero

Propaga el amor de Dios