Apologética: ¿Disculparnos por Creer en Dios?

Tiempo de lectura: 5 min
apologetics evidence believe truth

Nuestra Directriz: “Ten una respuesta lista para lo que crees”.

Al contrario de lo que piensa el mundo, Jesús no les pidió a sus seguidores que creyeran con una fe “ciega”. Porque Él no necesitaba hacerlo. No era un timador, un mago o un estafador. Él era Dios. Dijo la verdad, y lo demostró una y otra vez.

Sabemos, tanto por las Escrituras como por el gran volumen de documentos históricos seculares y cristianos descubiertos por los eruditos hasta ahora, que Jesús caminó sobre la tierra, realizó milagros asombrosos, voluntariamente se dejó colgar en la cruz y habló con cientos de testigos después de que resucitó de entre los muertos.

La documentación histórica válida las afirmaciones de Jesús de quién dice ser. Tu fe, entonces, puede basarse en el fuerte fundamento de esta prueba.

Jesús quiere que seamos seguidores activos y comprometidos; que creamos en Él, pero que sepamos por qué lo seguimos. En esta serie de blogs de un año de duración, recorramos la evidencia destacada en Evidencia que Demanda un Veredicto, el clásico de apologética completamente revisado y ampliado por Josh y Sean McDowell. Al saber que nuestra fe no debe ser ciega, sino construida a partir de hechos históricos, ganamos el poder de compartir con confianza las Buenas Nuevas.


¿Fue Jesús un apologista? ¡Puedes apostar!

La palabra apologética no significa que te estás disculpando. Más bien, se refiere a tu defensa de lo que sabes que es verdad.

En el ámbito cristiano, entonces, un apologista es cualquier creyente que desafía la crítica y la distorsión del cristianismo al proporcionar evidencia de su credibilidad. Estamos hablando de una defensa racional, — no beligerante, ni respuestas sin lógica: “¡Dios lo dijo, eso lo resuelve, debes creerlo!” que muchos cristianos adoptan por defecto cuando los escépticos los desafían.

Como Douglas Grootuis lo expresa elocuentemente: “Contrariamente a las opiniones de los críticos, Jesucristo fue un pensador brillante, que utilizó argumentos lógicos para refutar a Sus críticos y establecer la verdad de Sus puntos de vista.”Añade,” la alta estimación de la racionalidad de Jesús y Su propia aplicación de argumentos indican [sic] que el cristianismo no es una fe anti-intelectual. Los seguidores de Jesús de hoy día, por lo tanto, deben emular Su celo intelectual, usando los mismos tipos de argumentos que él mismo usó.”

¿Captaste esa última parte? Celo intelectual. No hay fe ciega en eso.


Apologética: Consolida tu fe

Bien, lo tomamos por fe que Dios, a quien no podemos ver ni oír, está realmente con nosotros. Sentado en la silla del comedor frente a nosotros, tal vez, o en el asiento del pasajero mientras vamos al trabajo durante la hora pico. Pero incluso en Su presencia no asumimos una fe ciega.

Creemos que Dios siempre está con nosotros porque en Su Palabra nos dice que lo está. Y creemos lo que la Biblia nos dice, porque los documentos históricos a partir de los cuales se compiló realmente existen y han sido verificados como auténticos.

Es cuando los críticos desafían nuestra creencia en la Biblia, con argumentos como, “Nadie que conoció a Jesús personalmente escribió la Biblia”, que encontramos que nuestra fe vacila. Pero las buenas noticias: si queremos saber estas respuestas, están disponibles. Y después de investigarlos, estaremos equipados con respuestas listas la próxima vez que se nos pregunte.

Una de las razones por las que muchos de nosotros estamos cediendo ante la presión de la tolerancia cultural: no sabemos quién es Dios realmente, ni creemos cuánto nos ama, porque no estudiamos la Biblia ni aprendemos los hechos de nuestra fe.

Un cristiano que no lee su Biblia, pero que con gusto devora horas de televisión , demuestra cuán poco valor le da a conocer mejor a Dios. Debido a que no buscan activamente aumentar el conocimiento de su fe, muchos cristianos realmente no pueden decir POR QUÉ creen lo que creen. Amigos, necesitamos una base sólida de saber lo que sabemos para resistir las afirmaciones de nuestra cultura posmoderna de que Dios es “solo un mito” y que la “verdad” es subjetiva para cada persona.

Muchos estudiantes universitarios de primer año abandonan su fe cristiana después de que algún profesor los humilla públicamente agrediéndolos intelectualmente en clase. “¡Prueba las afirmaciones de Cristo!” grita el profesor. Al carecer de un conocimiento listo de los hechos, los estudiantes ceden, a menudo asumiendo que sus padres y pastores les enseñaron un sistema de creencias obsoleto. Con frecuencia, los estudiantes abandonan la iglesia cuando los líderes de la iglesia no responden a sus preguntas intelectuales sobre Dios y Sus caminos. “Tomarlo con fe” no funciona en este punto.

Los indagadores tienen preguntas. Para crecer en Cristo, las personas necesitan la libertad de cuestionar y buscar respuestas. Debemos querer que las personas se conviertan en seguidores dinámicos de Cristo que influyan en el mundo para Cristo debido a su inquebrantable convicción de la resurrección de Jesús.


Esta publicación de blog destaca el clásico de apologética actualizado de Josh y Sean McDowell, Evidencia que Demanda un Veredicto. Estamos seguros de que este recurso basado en hechos será una herramienta eficaz de evangelización para ti y fortalecerá tu fe al responder las preguntas más difíciles que te hagan los escépticos. Se lo que sabes, porque es verdad.

 

Propaga el amor de Dios

Propaga el amor de Dios