Declaración de Fe

Lo que Creemos

La única base de nuestra creencia es la Biblia, la infalible Palabra escrita de Dios, los sesenta y seis libros del Antiguo y Nuevo Testamentos. Creemos que fue inspirada por el Espíritu Santo, de manera singular verbal y total, y que fue escrita sin error en los manuscritos originales. Es la autoridad final y suprema en todos los asuntos a los que se refiere.

Aceptamos aquellas áreas de enseñanza doctrinal en las cuales, históricamente, ha habido un consenso general entre todos los verdaderos cristianos. Debido al llamado especializado de nuestro movimiento, deseamos permitir la libertad de convicción en otros asuntos doctrinales, provisto que cualquier interpretación está basada solamente en la Biblia y que tal interpretación no llegue a ser un obstáculo para el ministerio para el cual Dios nos ha llamado.

Explícitamente afirmamos nuestra creencia en las enseñanzas básicas de la Biblia, como se declaran a continuación:

  • Hay un Dios verdadero, existente eternamente en tres personas – Padre, Hijo y Espíritu Santo – cada uno de los cuales posee igualmente los atributos de la Deidad y las características de la personalidad.
  • Jesucristo es Dios, la Palabra viviente, quien se hizo carne a través de Su concepción milagrosa por el Espíritu Santo, y Su nacimiento virginal. Por lo tanto, Él es deidad perfecta y verdadera humanidad unidas en una persona para siempre.
  • ÉL vivió una vida sin pecado y voluntariamente hizo expiación por el pecado de los hombres al morir en la cruz como sustituto, satisfaciendo así la justicia divina y logrando la salvación para todos aquellos que confían en ÉL solamente.
  • ÉL se levantó de los muertos en el mismo cuerpo, aunque glorificado, en el cual había vivido y muerto.
  • Él ascendió corporalmente al cielo y se sentó a la diestra de Dios Padre, donde Él, el único mediador entre Dios y el hombre, intercede continuamente por los suyos.
  • El hombre fue creado originalmente a la imagen de Dios. Él pecó al desobedecer a Dios; por lo tanto quedó separado de su creador. Esa caída histórica trajo a toda la humanidad bajo la condenación divina.
  • La naturaleza del hombre está corrompida, por lo que es totalmente incapaz de agradar a Dios. Cada hombre necesita la regeneración y renovación del Espíritu Santo.
  • La salvación del hombre es completamente una obra de la gracia de Dios y no es resultado, total o parcial, de las obras humanas piadosas o de ceremonia religiosa. Dios imputa su justicia a aquellos que ponen su fe en Cristo solamente para su salvación y de este modo los justifica delante de ÉL.
  • Es el privilegio de todos los que han nacido de nuevo del Espíritu tener la seguridad de su salvación desde el mismo momento en que confían en Cristo como su salvador. Esta seguridad no está basada en cualquier tipo de mérito humano, sino que es producida por el testimonio de Dios en su palabra escrita.
  • El Espíritu Santo vino al mundo para revelar y glorificar a Cristo y para aplicar la obra salvadora de Cristo a los hombres. ÉL convence y lleva a los pecadores a Cristo, les imparte nueva vida, los habita continuamente desde el nacimiento espiritual y los sella hasta el día de la redención. Su llenura, poder y control son apropiados en la vida del creyente por fe.
  • Cada creyente está llamado a vivir en el poder el Espíritu Santo que mora en él de tal manera que no satisfaga los deseos de la carne sino que lleve fruto para la gloria de Dios.
  • Jesucristo es la cabeza de la Iglesia, Su cuerpo, el cual está integrado por todas las personas vivas y muertas, quienes han sido unidas a ÉL, mediante la fe salvadora.
  • Dios amonesta a Su pueblo para reunirse regularmente para adoración, participación de las ordenanzas, para edificación a través de las Escrituras y para alentarse mutuamente.
  • Al morir físicamente el creyente entra inmediatamente en una relación eterna y consciente con el Señor y espera la resurrección de su cuerpo para gloria y bendición eterna.
  • Al morir físicamente el no creyente entra inmediatamente en una separación eterna y conciente del Señor y espera la resurrección de su cuerpo para juicio y condenación eternos.
  • Jesucristo vendrá nuevamente a la tierra – personal, visible y corporalmente – para consumar la historia y el plan eterno de Dios.
  • El Señor Jesucristo ordenó a todos los creyentes proclamar el evangelio en todo el mundo y discipular hombres de todas las naciones. El cumplimiento de esa Gran Comisión requiere que todas las ambiciones mundanas y personales sean subordinadas a un compromiso total a Aquél que nos amó y se entregó a Sí mismo por nosotros.

What We Do

Josh McDowell Ministry exists to serve others until the whole world hears about Jesus Christ.

The Vision of Josh McDowell Ministry:

True followers of Jesus everywhere who live, defend and share their faith.

For more than 50 years, the ministry of Josh McDowell has touched people around the world. The following stories show that every ministry book purchased, donation given, event attended, and prayer prayed advances the mission so that the whole world will hear about Jesus Christ and that lives will forever be changed. Do you have a story how Josh McDowell Ministry changed a life? Let us know!

Read more stories here >

Please join us! Josh McDowell Ministry works hard to provide innovative solutions for influencers around the world to effectively lead their young people and congregations into a relationship with Jesus Christ so that they can live healthy and fulfilling lives.

When you help Josh McDowell Ministry you extend our reach…and help us change the world! Every donation makes a difference. Every prayer makes a difference. Every share makes a difference.

Send God’s Truth to Seekers in Closed Countries

We need your help today to equip our missionaries in North Africa and the Middle East with vital evangelism tools. When faced with the reality of imprisonment, harsh beatings, verbal abuse and even death, few people jump at the chance to preach the gospel.

Read More

You’re Invited to Join Truth Builders

Truth Builders are the Ministry’s most committed supporters.

When you join Truth Builders, your monthly gifts will help provide steady ministry support directly where most needed to help share the gospel, explain the message of Jesus and equip people to live out their faith.

Read More

Share the Gospel Online

Online initiatives provide the perfect platform to meets the spiritual needs of people globally by reaching into any geographic or political region in the world — going where missionaries can’t go — and sharing truth with those who may otherwise seem inaccessible.

Read More